Pasar al contenido principal

8 consejos para perder peso sin hacer dieta avalados por la ciencia

Hacer ejercicio y deporte
GettyImages

Muchas personas se someten a dietas muy estrictas sin resultados. Adelgazar no es una ciencia exacta y depende de demasiadas variables que pueden afectar a cada persona de forma distinta.

Por eso hay una serie de trucos y consejos para perder peso al margen de la dieta que incluso te pueden ayudar prescindiendo completamente de ella.

Al igual que las dietas milagro no existen, las rutinas milagro tampoco. Beber el doble de agua no te hará perder peso más rápidamente y tampoco lo hará levantarte más temprano, pero eso no significa que no haya formas de hacer que tu cuerpo comience a eliminar grasa más rápido, o al menos facilitar las condiciones ideales para que eso ocurra.

8. Mantente hidratado. Si odias beber agua, revitalízala con cítricos o tómala carbonatada

Agua con limón
Shutterstock

Ewoldt afirma que los pacientes a menudo confunden la sed con el hambre. "Muchas veces, la gente sólo parece estar algo deshidratada", argumenta.

Probablemente, les iría mejor si tomasen un poco más de H2O. Un estudio de 2016 con una muestra de más de 18.000 estadounidenses, mostraba que aquellos que bebían más agua se saciaban más e ingerían menos calorías diariamente. También consumían menos cantidades de azúcar, grasas y colesterol que los pacientes 'deshidratados'.

7. Mastica cereales como quinoa o arroz negro

Plato de quinoa
Shutterstock

Todos los cereales como la avena, el trigo agrietado y el pan de trigo integral son una gran forma de satisfacer tu apetito. Además, son ricos en potasio, hierro y vitamina B.

Estos alimentos ricos en fibra tardan más en ser digeridos por el cuerpo y pueden servirnos como combustible durante horas. Eso los convierte en una opción mejor que los granos procesados ​​y despojados de nutrientes como panes blancos, pasteles harinosos y arroz blanco.

6. Duerme lo suficiente

Si no duermes las suficientes horas al día -sobre todo de noche- tienes más probabilidades de sufrir sobrepeso. Así lo prueba un estudio publicado en la revista Nature, en el que se establece un claro vínculo entre falta de sueño y obesidad.

Por lo tanto, no deberías dormir menos de 7 horas diarias, puede que más, dependiendo de tus necesidades.

Ejercicio físico con frío
Getty Images

5. Haz ejercicio por la mañana

El ejercicio en ayunas es más efectivo para quemar grasa, un truco para adelgazar que hay que manejar con cuidado. Al no haber reservas de glocógeno que quemar para generar energía, tu organismo comenzará más rápido a quemar grasa para mantenerse activo.

No obstante, lo recomendable es hacerlo bajo la supervisión de un experto, pues si abusas corres el riesgo de sufrir una hipoglucemia.

4. Prepara tu snack antes de que te entre hambre

Seguramente sabes que ir a la compra con hambre no es buena idea. Acabas comprando montones de comidas que no necesitas y que probablemente tienen cantidades ingentes de grasa y azúcar.

Esto tiene su explicación: cuando tu organismo detecta que la energía es baja, activa el modo de emergencia. Comienza a demandar la fuente de energía más rápida que haya a mano, y eso ahora mismo se traduce en forma de snack hipercalórico.

Por lo tanto, si vas a preparar el bocadillo o snack de media mañana, será mejor que lo hagas cuando tienes el estómago lleno. Además, intenta que sea bajo en calorías.

Dieta mediterranea
GettyImages

3. Come sin abusar cuando tengas hambre

Una forma de perder peso sin hacer dieta es comer cuando tienes hambre. Sí, lo que has leído: por lo mismo que hemos explicado en el punto anterior, tu cuerpo “desea” comidas hipercalóricas cuando tiene hambre.

La mejor forma de evitar que esto ocurra es saciarlo con algún snack cuando comience a despuntar el hambre. Así evitas darte atracones por pura necesidad después

2. Olvídate de edulcorantes

Los edulcorantes artificiales suelen ser acalóricos, pero esto no significa que sean totalmente ideales para perder peso. Aunque no aportan calorías, hay evidencia científica suficiente para relacionarlos con la diabetes tipo 2 y el sobrepeso.

El motivo es que alteran la microbiota del estómago y modifican los niveles de tolerancia a la glucosa. La única alternativa sana al azúcar parecer ser no endulzar los alimentos.

1. La grasa puede ser tu mejor amiga

Las grasas han sido demonizadas durante décadas como responsables de la obesidad y los problemas cardiovasculares. Aunque no se puede decir que esto sea falso, sí que ha servido para que los efectos negativos del azúcar pasen desapercibidos hasta ahora.

No obstante, no todas las grasas son iguales. Las de origen vegetal y las lácteas pueden ayudarte a perder peso. Esto ocurre porque tienen un efecto saciante que evita que te entre hambre durante varias horas después de consumirla.

Los yogures o el aguacate son buenas opciones para el desayuno si quieres perder peso sin hacer dieta.

Te puede interesar

Lo más popular