Pasar al contenido principal

8 cosas inteligentes que hacen las personas que tienen asesores financieros

A financial adviser helps clients develop good money habits.
Un asesor financiero ayuda a los clientes a desarrollar buenos hábitos económicos. Hero Images/Getty
  • No todo el mundo necesita un asesor financiero, pero resulta difícil pasar por alto sus beneficios.
  • Aquellos que trabajan con uno tienen más probabilidades ser felices, así como de tener confianza y estabilidad en sus vidas financieras y personales.
  • También saben exactamente qué hacer cuando reciben un aumento de sueldo, no arriesgan en sus inversiones y equilibran el gasto actual con el ahorro a largo plazo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

No todos necesitan un asesor financiero, pero es difícil pasar por alto los beneficios de trabajar con un profesional.

Estés empezando tu carrera, formando una familia, generando riqueza, ahorrando para futuros objetivos, planeando jubilarte pronto, o simplemente necesites algunas estrategias para administrar mejor tu dinero en el día a día, un asesor financiero a sueldo puede ser un recurso invaluable.

Los que cobran una tarifa lo hacen normalmente de una de estas tres maneras: una cuota fija de retención, por hora o una de activos bajo administración (AUM). Es un error común pensar que tienes que ser rico o estar bien posicionado en tu carrera para contratar a un asesor financiero. Dependiendo de tus necesidades, y cuánto acceso quieras darle al asesor, puedes pagar entre 100 a 300 dólares (90 - 270 euros) por hora por una reunión.

Las investigaciones demuestran que las personas que trabajan con asesores financieros tienen más probabilidades de proyectar felicidad, confianza y estabilidad en sus vidas financieras y personales.

Sigue leyendo para descubrir 8 cosas inteligentes que hacen las personas que tienen asesor financiero:

1. Saben aprovechar al máximo un aumento de sueldo

Asesora financiera
Getty Images

Un aumento de sueldo o ascenso siempre es motivo de celebración con una buena cena o auto regalo. Pero también es una oportunidad para evaluar tus ingresos y aumentar los ahorros para objetivos específicos.

Las personas que trabajan con asesores financieros, en primer lugar, tienen sus objetivos trazados. Saben para qué están ahorrando, ya sea un anticipo, grandes vacaciones, la matrícula universitaria de sus hijos o una jubilación cómoda. Cuando se produce un incremento del salario, saben exactamente hacia dónde dirigir el dinero extra.

2. Tienen un fondo de ahorros de emergencia

Un grupo de jóvenes planificando su ahorro
Getty Images

Las personas que se reúnen con un asesor descubren rápidamente que unos ahorros de emergencia son la base de cualquier plan financiero sólido. Como asesor financiero titulado en prácticas, aprendí que nuestra prioridad número uno es alentar a los clientes a tener una reserva de efectivo para gastos de emergencia, o al menos trabajar para construirla, antes de ahorrar agresivamente para la jubilación o la inversión.

3. Siguen consejos imparciales

Asesor financiero conociendo a sus clientes
Getty Images

Nuestros amigos y familiares pueden ser excelentes expertos, pero sus consejos rara vez son objetivos, especialmente cuando se trata de nuestro dinero.

Es necesario contratar a alguien ajeno. Tomarán la mejor decisión para ti con la cabeza fría, ya que ellos no se juegan nada. Los clientes que buscan ayuda profesional pueden establecer objetivos sobre cómo gastar, ahorrar e invertir su dinero en sus propios términos.

4. No juegan con sus propias inversiones

asesora
Pexels

Es fácil entrar en pánico por la especulación de una recesión, pero las personas que se reúnen con un asesor financiero saben que es mejor mantenerse en el mercado durante una crisis (y un eventual repunte) que actuar por miedo y jugar con las inversiones o venderlo todo.

El mercado de valores es una de las mejores herramientas que tenemos para generar riqueza, y los expertos trabajan con los clientes para garantizar que lo aprovechen al máximo.

5. Equilibran el gasto con el ahorro

Ahorro para la jubilación
Getty Images

Encontrar el sentido común para empezar a ahorrar para la jubilación a los 25 años puede ser un desafío: nadie quiere sentir que está sacrificando las alegrías de hoy por las promesas de mañana. Los asesores financieros ayudan a los clientes a lograr un equilibrio entre cuidar las prioridades hoy y establecer un futuro rico.

Una encuesta de Northwestern Mutual concluyó que el 61% de las personas que trabajan con expertos en este campo tienen "claridad para equilibrar el gasto actual con el ahorro a largo plazo", en comparación con el 50% de las personas que no trabajan con un profesional.

6. Tienen un plan

Aportar al plan de pensiones para desgravar
Getty Images

No debería sorprender, pero un buen asesor financiero ayuda al cliente a diseñar un plan para su dinero. No solo se van con una instantánea de sus finanzas actuales, sino que tienen una lista clara de objetivos financieros y los pasos que deben seguir para alcanzarlos.

La encuesta de Northwestern Mutual también establece que el 81% de las personas que trabajan con asesores tienen metas específicas establecidas para los próximos cinco a diez años y el 73% tiene un plan para aguantar los altibajos económicos. Esto se compara con el 67% y el 30% de las personas que lo hacen solas, respectivamente.

7. Están debidamente asegurados

Calculadora de finanzas personales
Getty Images

Los asesores están capacitados para ayudarte a lidiar con todos los aspectos de tu situación financiera, incluido el seguro. Solo pagan honorarios, no reciben compensación cuando los clientes compran o invierten en ciertos productos, por lo que su objetivo principal es proteger el bienestar financiero de sus clientes.

En una reunión inicial con un cliente, pedirán que revisen todas las pólizas de seguro (seguro de vida, seguro de salud, seguro de hogar, seguro de vehículo, etc.) para asegurarse de que no estén aseguradas en exceso o por debajo de su valor.

8. Ahorran impuestos

Cómo funciona el Impuesto de Sociedades
Getty Images

La planificación fiscal es un gran dolor de cabeza para la mayoría. A menudo es más fácil pagar lo que se debe y dejarlo así.

Sin embargo, un buen asesor revisará la declaración de la renta de un cliente para identificar formas en que puede (legalmente) minimizar los impuestos ahora y en el futuro, ya sea contribuyendo más a una cuenta 401 (k) o IRA o invirtiendo de manera eficiente.

Y además