Pasar al contenido principal

Los 8 mayores errores que puedes cometer después de hacer deporte

Jóvenes haciendo deporte en el gimnasio
Pxhere

Bien, has conseguido levantarte del sofá para ir al gym y tras dos horas ahí metido sales triunfante, creyendo que ya has cumplido por hoy, ¡enhorabuena!. Lo que tal vez no sabes es que tu entrenamiento no se queda en las máquinas: hay algunos errores que puedes cometer después de hacer deporte que reducirán los efectos positivos del ejercicio.

Eso es, todo el esfuerzo que has invertido, sudando la gota gorda mientras intentabas mantener la compostura frente a los monitores, puede ser inútil si no cuidas tu alimentación después de entrenar.

Rhiannon Lambert, experta en nutrición deportiva y autora de Re-Nourish, habló con el periódico británico Independent para desvelarles todo lo que debes evitar tras hacer ejercicio para sacarle el máximo provecho a tu entrenamiento. Con la llegada del verano y su fiel acompañante "la operación bikini", tal vez sea conveniente adoptar más de uno de estos consejos sobre tu nutrición post-entrenamiento.

1. La hidratación

Puede que los actores del anuncio de powerade o similares tengan una forma física envidiable, pero Lambert advierte que rehidratarse con bebidas deportivas es un error. "La mayoría de las bebidas deportivas tienen lo equivalente de hasta dos tercios de azucar que un refresco", explica la nutricionista. En cambio aconseja beber agua después de entrenar; para calcular la cantidad multiplica tu peso por 0,03, y el resultado serán los litros que deberías beber.

2. Sustituir suplementos alimenticios por comida

"Uno de los errores más comunes que comete la gente después de entrenar es creer que una vitamina sintética es lo mismo que los nutrientes de la comida de verdad", explica Lambert. La experta explica que los suplementos jamás pueden sustituir la comida, el ejercicio y suficientes horas de sueño.

3. Los alimentos bajos en grasa o light

 Lambert manifiesta que la comida dietética suele darte más hambre, y acabas comiendo más. Mejor sustituye las galletas bajas en calorías por una pieza de fruta.

4. Cuida el tamaño de tus porciones

El deporte ayuda, pero no hace milagros. Si tu objetivo es perder peso asegúrate de quemar más calorías de las que consumes, pero las cantidades dependen de cada persona. Eso si, tampoco te pases: seguir una dieta demasiada baja en calorías ralentiza tu metabolismo y puede hacerte perder músculo.

5. La báscula

Bájate de la báscula y saca tu cinta métrica. Lambert mantiene que tu progreso no se refleja en los kilos que pierdas, sino en la forma de tu cuerpo. Así, la experta afirma que nuestro peso varía cada día en función del líquido o alimentos que hayamos consumido, siendo un referente poco fiable.

6. Consumir poca proteína

Si tu objetivo es ganar músculo y fuerza es fundamental comer alimentos ricos en proteínas. Cuidado con los batidos y barritas, pueden tener ingredientes y endulzantes artificiales que no nutren adecuadamente.

7. Saltarte una comida

Lamber aconseja no saltarte una comida después de entrenar. Come unos 45 minutos tras hacer deporte.

8. Medicación

En atención a un reciente estudio, tomar un antiinflamatorio después de hacer deporte puede reducir la eficacia del entrenamiento, sobre todo si tu objetivo es fortalecer el músculo.

Te puede interesar