8 técnicas de estudio para preparar oposiciones (o cualquier tipo de examen) de forma eficaz

estudiante
Primero en Upday Cintillo

De nada servirá pasarte horas y horas delante del temario si no sabes cómo afrontar el aprendizaje de forma que realmente sea efectiva. Puede que incluso hayas comprobado que algo que pensabas que sabías realmente voló de tu mente antes de darte cuenta.

Y es que leer no es estudiar, aunque lo creas. Tampoco aprenderse las cosas como un papagayo. La clave está en que para memorizar y dominar realmente un conocimiento debes entenderlo. 

Subrayar, hacer mapas mentales, y asegurarse un entorno que invite a la calma son algunas técnicas que te ayudarán a lograrlo. Pero la manera de aproximarse a la información también juega un papel fundamental.

Lo que, entre otras cosas, implica hacer conexiones entre conceptos, formularse preguntas  y evaluar tu ritmo de aprendizaje cada cierto tiempo. 

7 trucos para estudiar mejor y te resulte más sencillo aprender

La base de toda buena metodología para estudiar, como proponen estas 8 técnicas de estudio aquí descritas con las que prepararte de manera eficaz para unas oposiciones o cualquier tipo de examen que debas pasar.

El método Plema

personas estudiando, ordenador

Es uno de los más usados y efectivos a la hora de facilitar el estudio, independientemente de la materia o la edad.

La metodología PLEMA se basa en 5 pasos, de los cuales toma cada una de sus letras (Prelectura, Lectura, Esquema, Memorización y Autoevaluación). 

Cuántas horas debes estudiar cada día para tener éxito en el examen (y consejos para que tus estudios cundan)

Cada uno de estos términos sirven en su conjunto para memorizar y lograr un aprendizaje eficiente. Esto se logra al ayudar a relacionar cosas aprendidas con recuerdos anteriores, no memorizar nada que no se comprenda y acceder al cerebro por vía visual y motora a través de la repetición escrita de lo aprendido. 

  1. En la frase prelectura se hará una aproximación al tema.
  2. El segundo paso conllevar una lectura activa buscando las ideas y términos principales. Todo debe quedar claro y comprensible, ya que entender es un paso fundamental para recordar cosas a largo plazo.
  3. En el esquema el estudiante debe realizar resúmenes, mapas conceptuales, notas, tablas... cualquier herramienta que ayude a plasmar la información de forma concentrada y clara.
  4. En la fase de memorización se deberá comprobar que se es capaz de explicar de manera extendida todo lo sintetizado en el paso anterior.
  5. La autoevaluación aconseja dar una explicación oral del temario para asegurarse de que se domina por completo.

Método Feyman 

Estudiar en grupo

Esta técnica de estudio está pensada para aprender absolutamente cualquier cosa de forma efectiva y rápida.

Se inspira en la manera de acceder al conocimiento del físico Richard Feynman. El premio Nobel creyó que la verdad radica en la simplicidad y que las cosas se entienden cuando se conciben de forma simple. 

7 consejos para estudiar cuando estás cansado y con sueño

De ahí que los pasos de esta técnica se basen en explicar los conceptos que debas manejar como si se los mostrarás a un niño. Si no eres capaz de hacerlo, no lo entiendes y por tanto podrías fallar, quedarte atascado u olvidarlo, por ejemplo, en el examen.

  1. Comienza estudiando el temario o aquello que debas memorizar para tu prueba.
  2. Para saber si ya lo dominas, explica los conceptos con tus propias palabras como si trataras de enseñárselo a alguien que no esté familiarizado con el tema. 
  3. Si ves que te atascas en algún punto o no eres capaz de verbalizarlo de manera distinta a al manual, vuelve a ese punto y repasa de nuevo.
  4. Vuelve sobre los pasos 2 y 3 hasta que logres una explicación natural.

Solo cuando puedas explicar el tema en términos simples lo habrás entendido. Lo que significa que el conocimiento se quedará en ti y no volará fuera como suele pasar con lo memorizado.

Método Chunking

Una adolescente estudiando en la cama

Este método permite vencer las limitaciones de la memoria, consiguiendo almacenar más información al compartimentalizarla. Resulta ideal para aprenderse listados o fechas.

Tanto números como letras se recuerdan más fácilmente si aparecen formando secuencias, como explican desde Cerem. Por lo que esta metodología lo que busca es agrupar la información en fragmentos (chunks), lo que facilita su posterior recuerdo.

Además para agrupar la información, esta deberá ser clasificada y ordenada, lo que favorecerá que las ideas queden más claras en la mente.

4 errores que cometes al estudiar y que te impiden lograr tus objetivos

Cómo se pone en práctica:

La presentación de la información debería dividirse de 3 a 5 partes. Cada una de esas partes, a su vez, podría dividirse en ese mismo número de fragmentos. 

Es decir, la idea base es buscar un patrón común de la información para trocearla en partes, lo que ayude a recordar. Por ejemplo, en Historia puede utilizarse el chunking para aprenderse  fechas, listado de presidentes o dinastías. Por ejemplo, en este último caso se realizarían agrupaciones de 3 personas, los dos progenitores y el sucesor al trono. 

Estudio de asignaturas científicas como Tecnología o Física resultaría útil aprenderse fórmulas relacionadas en grupos de 3 a 5, en lugar de intentar memorizar 20 o 30 sin orden lógico.

Sistema Leitner 

madre e hija estudiando

Esta técnica de aprendizaje se basa en el uso de tarjetas didácticas. Estas son herramientas de apoyo al estudio ya que favorecen la memorización de una información.

Se crean fácilmente. Un lado de la tarjeta tiene una pregunta y el otro lado la respuesta. La clave que sean lo más precisas posibles.

El sistema Leitner, creado por el periodista científico alemán Sebastian Leitner, marca cuándo necesita estudiarse cada tarjeta para asegurar su comprensión.

Para ello establece una serie de cajones o cajas en las que guardarlas en función de cómo se dominen.

sistema leitner

Cada carta comienza en la Caja 1. Si aciertas una carta, la mueves a la siguiente caja. Cuando te equivoques retrocedes una.

Tomando estas reglas como referente la técnica establece el siguiente periodo de estudio:

  • Todos los días — Caja 1
  • Cada 2 días — Casilla 2
  • Cada 4 días — Casilla 3
  • Cada 9 días — Casilla 4
  • Cada 14 días — Casilla 5

Práctica espaciada

Un hombre estudia con la luz de un flexo.

La práctica espaciada o distribuida conlleva estudiar durante un período de tiempo más largo del habitual. 

En lugar de tratar de meter todo el material en una o 2 sesiones de estudio, (lo que hace que se almacene en tu memoria a corto plazo) reserva tiempo cada cierto tiempo para repasar. Divide el material en temas y aborda cada uno en el transcurso de un par de semanas. 

9 alimentos que son el mejor combustible para estudiar, estar concentrado y mejorar el rendimiento mental

Esto permite que la mente tenga tiempo para formar conexiones entre las ideas y los conceptos para que el conocimiento se pueda desarrollar y recordar fácilmente más adelante, aseguran desde Oxford Learning. Es decir, cuando lo haces de manera más espaciada, el material se asimila en tu memoria a largo plazo.

Para probar esta técnica, marca el siguiente esquema temporal de estudio:

  • Día 1: sesión de estudio inicial
  • Al día siguiente vuelve a  revisar
  • Después de 3 días repasa de nuevo
  • Después de 1 semana haz otra revisión
  • Después de 2 semanas: vuelve a estudiar

Eso sí, para poder poner en marcha esta técnica necesitas planificar con tiempo. Puede ser una buena idea de aplicar al inicio de un semestre o al empezar a abordar el temario de una oposición.

Método SQ3R

estudiante estudiando en su habitación

El método SQ3R es una técnica de comprensión de lectura que ayuda a los estudiantes a identificar hechos importantes y retener información de forma más efectiva. 

Recomendada por la universidad de Salud de St. Agustine (EEUU), el nombre SQ3R (o SQRRR) es un acrónimo que representa los 5 pasos del proceso de comprensión de lectura. 

  1. Encuesta: en lugar de leer todo el libro, comienza por hojear el primer capítulo y tomar notas sobre los encabezados, subtítulos, u otras características destacadas, como gráficos.
  2. Pregunta: hazte preguntas sobre el contenido del capítulo, como: ¿De qué trata? ¿Qué sé ya sobre este tema? ¿Qué aspectos parecen más relevantes? Lo que promueve una lectura activa.
  3. Leer: ahora lee el capítulo por completo y busca las respuestas a las preguntas que formulaste.
  4. Recita: después de leer una sección, resume con tus propias palabras lo que has extraído de esa lectura. Trata aquí de recordar e identificar los puntos principales y responder cualquier pregunta del segundo paso.
  5. Revisión: una vez que hayas terminado el capítulo, es importante revisar el material para comprenderlo completamente. Examínate sobre las preguntas que te hiciste y vuelve a leer las partes que necesite.

Abordar cada capítulo del temario aplicando este esquema te facilitará una comprensión y memorización total y duradera de la información.

Método PQ4R

Estudiar

Similar al método SQ3R, la metodología PQ4R es otra de las técnicas sugeridas por la universidad para la mejora de la memorización y la comprensión de un tema

Nuevamente su nombre es un acrónimo que representa los 6 pasos del proceso.

  • Vista previa: hojea el material con el objetivo de hacerte una primera idea del temario.
  • Pregunta: hazte preguntas relacionadas con el tema, como, ¿que aprenderás de este? ¿qué sabes sobre este tema? o ¿cómo se relaciona con otros contenidos?
  • Lectura: lee la información de manera más detenida y trata de identificar las respuestas a las preguntas del paso anterior.
  • Reflexiona: Explícate a ti mismo lo que has leído, intentando responder a las preguntas marcadas. Si no puedes hacerlo, vuelva atrás para identificar la información que te falta.
  • Explicación: con tus propias palabras, habla o escribe un resumen de la información que acabas de leer.
  • Revisión: Revisa el material una vez más y responde cualquier pregunta que aún no haya sido respondida. Cada vez que encuentres dificultades para hacerlo regresa a esa información para entenderla

El truco de productividad que te puede servir para rendir al estudiar

Estudiante online, ordenador

"Hay que ser consciente de que el tiempo es muy valioso, y vale más estar sentado dos horas estudiando de forma real que estar cinco haciendo de todo menos estudiar", advertía previamente la opositora conocida en redes como @opoprofe, con más de 70.000 seguidores de sus consejos y técnicas de estudio.

Es decir que si quieres rendir debes dejar de distraerte y procrastinar. Y para ello, existe una técnica realmente eficaz (más allá de apagar las alertas de tu móvil mientras estás concentrado).

Conocida con el peculiar nombre de  (10+2)*5, el truco de productividad cuyo objetivo consiste en acabar con todas las excusas posibles para que te pongas manos a la obra cuando antes.

Bill Gates, Elon Musk y otros grandes directivos utilizan estos 6 trucos para ser más productivos

Consiste en dividir cada hora productiva en 5 ciclos compuestos por 10 minutos de trabajo más 2 minutos de descanso. Al saber que solo debes concentrarte durante breves períodos, es más fácil mantenerte centrado en la tarea.

El esquema por tanto queda así: 10 minutos de trabajo y otros 2 de descanso son 12 minutos en total. Multiplica 12 por 5 y tienes 60 minutos, es decir, una hora.

Ahora pensarás que 10 minutos de estudio pueden ser muy escasos. Pero puedes tomar esta técnica como base para marcar los ritmos que consideres que puedes soportar antes de "necesitar" un parón.

Por ejemplo, puedes determinar ciclos de 30 minutos de estudio concienzudo y después un descanso de algo más, como 10 minutos, con los que aliviar la necesidad de desconectar.

Otros artículos interesantes:

7 trucos para estudiar mejor y te resulte más sencillo aprender cualquier tema, según esta opositora con más de 39.000 seguidores en su cuenta de Instagram en la que comparte sus mejores técnicas

21 cursos gratuitos y con certificación oficial que puedes empezar en 2022 con los que conseguir algunas de las habilidades más demandadas

Oposiciones de Correos 2022: todo lo que debes saber para cubrir uno de los 5.377 puestos de trabajo indefinidos

Te recomendamos