Un nuevo estudio sugiere que solo el 13% de las personas que contraen el coronavirus desarrollan síntomas

BI
  • Un nuevo modelo sugiere que solo entre el 13% y el 18% de los casos de COVID-19 son sintomáticos, según los datos recogidos en la ciudad de Nueva York de marzo a junio.
  • Esto podría significar que más del 80% de las infecciones por coronavirus son asintomáticas.
  • El modelo también sugiere que los casos no sintomáticos podrían representar al menos el 50% de la transmisión.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una de las características más peligrosas del coronavirus es que las personas infectadas suelen transmitirlo a otras antes de saber que están enfermas, o sin llegar a presentar síntomas.

Los científicos siguen tratando de rastrear la tasa de casos asintomáticos de coronavirus ocultos en la población. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estiman que alrededor del 40% de los casos de COVID-19 son asintomáticos, y un estudio realizado el mes pasado descubrió que alrededor del 50% de la transmisión proviene de personas sin síntomas. 

Ahora, un nuevo estudio sugiere que los casos asintomáticos podrían representar una gran mayoría de las infecciones. Los investigadores de la Universidad de Chicago crearon un modelo que incorporaba las pruebas de anticuerpos realizadas en la ciudad de Nueva York de marzo a abril, los casos registrados en la ciudad de marzo a junio y los cambios en la capacidad de análisis de Nueva York durante ese tiempo.

Los resultados sugirieron que solo entre el 13% y el 18% de los casos de COVID-19 eran sintomáticos, entre uno de cada cinco y uno de cada siete.

"Hay mucha gente asintomática, mucho más de lo que muchos estudios han supuesto", declara a Insider Rahul Subramanian, uno de los autores del estudio.

Todo lo que debes saber sobre el aducanumab, el medicamento pionero contra el alzhéimer que divide a la comunidad científica

La mayoría de las personas que contraen el coronavirus no desarrollan síntomas

Las infecciones asintomáticas son difíciles de detectar y cuantificar, ya que la mayoría de las personas que se sienten bien no están dispuestas a ir al médico o a hacerse las pruebas. 

El modelo de Subramanian pudo distinguir entre los casos sintomáticos que no se registraron debido a la falta de pruebas y los casos asintomáticos, es decir, personas que nunca enfermaron o que no supieron que estaban enfermas debido a síntomas muy leves.

La estimación resultante del equipo puede ser mayor que la de otros porque su modelo utilizó una definición más amplia de los casos asintomáticos: incluyó a personas cuyos síntomas eran tan leves que nunca entraron en contacto con el sistema sanitario.

Pero otros modelos también pueden subestimar la prevalencia de las infecciones asintomáticas al basarse en datos del inicio de la pandemia, advierte Subramanian. Por ejemplo, las primeras conclusiones sobre la tasa de casos asintomáticos en cruceros o en residencias de ancianos pueden no ser ya válidas para la población general. 

Retrasar la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca podría ser efectivo, según los primeros datos

Como mínimo, según Subramanian, su estudio indica que la mayoría de los casos de coronavirus no presentan síntomas.

BIBI

Los casos no sintomáticos podrían alimentar al menos el 50% de la transmisión

En la actualidad, los investigadores suelen estimar que el valor reproductivo del coronavirus se sitúa entre 2 y 3, lo que significa que una persona enferma infecta a otras dos o tres, de media. Pero si el modelo de Subramanian es correcto, el coronavirus podría propagarse más fácilmente de persona a persona de lo que los científicos pensaban.

Un escenario posible, señala, es que los casos asintomáticos alimenten la transmisión tanto como los sintomáticos, generando un valor reproductivo global de 3 a 4. Otra opción plausible es que una pequeña proporción de personas sintomáticas impulse la mayor parte de la transmisión. En ese caso, las personas sintomáticas tendrían un valor reproductivo de alrededor de 4 a 8. (De hecho, las investigaciones han sugerido que las personas asintomáticas suelen ser menos infecciosas que las que desarrollan síntomas).

Subramanian dice que los dos escenarios están "igualmente bien respaldados" por su modelo. El modelo también determinó que las infecciones no sintomáticas son responsables de al menos el 50% de la transmisión del coronavirus.

BIBI

La inmunidad del rebaño sigue siendo un objetivo lejano

Subramanian señala que es importante no subestimar la amenaza de la transmisión asintomática, especialmente a medida que las nuevas variantes más contagiosas se extienden.

Incluso la ciudad de Nueva York (donde el 22% de la población ya se había infectado en abril de 2020) probablemente aún no haya alcanzado la inmunidad de rebaño, dijo.

Ese es el umbral a partir del cual el virus ya no puede propagarse fácilmente de persona a persona, pero cuál es exactamente ese nivel puede ser un objetivo móvil.

6 datos que debes conocer de las reacciones alérgicas de las vacunas del COVID-19

"Cuando hay una nueva variante del COVID, si el número de reproductores es mayor, eso significa que el virus va a poder propagarse aunque haya menos personas susceptibles", reflexiona Subramanian.

Ahora más que nunca, añade, es importante identificar el mayor número posible de casos asintomáticos para frenar la transmisión.

"Sean cuales sean las medidas de salud pública que se quieran tomar —el uso de mascarillas, el distanciamiento social— hay que asegurarse de tener en cuenta a las personas que no tienen síntomas", dice. "No hay que limitarse a las personas sintomáticas".

LEER TAMBIÉN: Un nuevo estudio sugiere que la vacunación en Israel está reduciendo la transmisión además de proteger contra la enfermedad

VER AHORA: Las claves del fenómeno Spotify en la otra gran guerra del streaming y por qué su futuro va mucho más allá de la música