9 sencillas estrategias de lectura que mejorarán tu memoria y tu inteligencia

Los lectores activos retienen más que los lectores pasivos.
Los lectores activos retienen más que los lectores pasivos.
Jacob Lund/Shutterstock
  • La lectura activa es una estrategia para mejorar tu retentiva.
  • Existen muchos métodos simples y creativos para retener más información sobre cualquier cosa que leamos.
  • Por ejemplo, hojear el texto antes de profundizar en la materia es una forma de familiarizarse con los temas importantes de un libro y saber a qué debemos prestar más atención.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Muchas personas reconocen haber olvidado la mayor parte de lo que han leído, sin importar si les interesaba mucho la materia o no.

Sin embargo, el hecho de que olvidar este tipo de cosas sea algo común, no significa que debamos conformarnos. Existen muchas estrategias simples y creativas para retener mejor la información que lees, ya sean novelas, artículos de noticias o textos de tipo científico.

Leer más: Estas técnicas y consejos te ayudarán a envejecer con buena memoria

Ya sea porque empiezas el curso dentro de poco, o porque quieres enriquecer tu experiencia con la lectura, a continuación tienes las técnicas más prácticas. Descubre si eres capaz de recordarlas todas mañana:

Familiarízate con el tema que vas a leer

El bloguero y programador Ryan Battles recomienda adquirir algunos conocimientos básicos antes de sumergirse en un texto en particular.

"Cuanto más comprendas el tema del que trata, más atención prestarás a las cosas destacables", escribió. Esto se debe a que es más fácil establecer la relación entre la nueva información y lo que ya sabes.

Añade que hasta podemos leer un artículo en Wikipedia sobre la materia de la que trate el texto antes de empezar con él.

Primero, hojea el texto

Un artículo de Bill Klemm, profesor de neurociencia, destaca el skimming (hojear) como una estrategia clave para retener información. Klemm ha escrito varios libros como The Learning Skills Cycle sobre cómo aprender y mejorar la memoria.

Aconseja leer el texto en busca de temas importantes y palabras clave de antemano, para ayudarte a comprender el contexto cuando profundices en la materia. La idea no es saltarse todo el proceso de lectura, pero sí estar familiarizado con los temas generales, ya que te ayudará a recordar los detalles.

La lectura previa puede ayudarte a buscar cosas específicas en un texto rápidamente. También puede mantener tu mente alerta a hechos específicos y palabras clave. Esta es una técnica útil que requiere concentración. Los estudiantes universitarios pueden encontrar de gran utilidad este método al prepararse para un examen.

Tómate tu tiempo

Puedes notar que estás asimilando más información si lees lo más rápido posible, especialmente si se trata de un contenido extenso.

No obstante, un estudio de 2016 de la Association for Psychological Science sugiere que existe un equilibrio entre velocidad y precisión, tal y como informó Quartz anteriormente. En otras palabras, lo más probable es que cuanto más rápido leas, menos puedas asimilar y recordar. Tómate tu tiempo para leer y probablemente comprenderás más.

Toma notas en la página

Nunca leas sin un lápiz.

Según un artículo de la revista Behavior Research Methods, las estrategias de lectura activa pueden ayudarte a entender conceptos complicados. Danielle S. McNamara, profesora investigadora de la Universidad Estatal de Arizona, introdujo el concepto de lectura autoexplicativa, en el que el proceso de tomar notas y explicarte el texto a ti mismo te ayuda a comprender mejor el material.

Otra técnica es practicar la paráfrasis del texto en tus propias palabras. De esa manera, puedes asegurarte de comprender el contenido antes de pasar al siguiente párrafo.

Lee en voz alta

El psicólogo Art Markman escribió en un artículo de Psychology Today que leer en voz alta puede ser una estrategia útil. Refiriéndose a un artículo del Journal of Experimental Psychology sobre el "efecto de producción", Markman explicó que el cerebro procesa la memoria de elementos como una lista de palabras. El estudio de 2010 administró 8 experimentos de lectura, 2 de los cuales incluyeron leer una lista de palabras en voz alta y en silencio.

Los resultados mostraron que las palabras pronunciadas en voz alta se recuerdan mucho mejor que las leídas en silencio.

Hazte preguntas sobre el contenido.

Si estás leyendo un libro de texto, la pregunta puede ser tan sencilla como "¿Cuál es la idea principal de este párrafo?" Si está leyendo ficción, puedes preguntarte: "¿Cuáles son los motivos del personaje?" y "Si pudieras reescribir esta lectura, ¿cómo sería tu versión?".

Lee en papel

Los libros electrónicos son herramientas convenientes si quieres llevarte una tonelada de libros de vacaciones o para descargarlos en un momento, pero una copia impresa puede ser mejor para tu memoria.

Las investigaciones sugieren que también podrían socavar la fuerza de tus recuerdos. En un estudio de 2014 dirigido por Anne Mangen de la Universidad de Stavanger de Noruega, a 50 participantes se les dio el mismo cuento para leer. Mientras que la mitad de ellos leyeron las 28 páginas en un Kindle, la otra mitad lo hizo en un libro con formato de bolsillo. Los resultados pusieron de manifiesto que los lectores del libro de bolsillo recordaban mejor la cronología de la historia.

Mangen cree que posiblemente se deba a que las pilas de páginas en las manos crean una "sensación táctil de progreso" que no se obtiene con un Kindle. (Por supuesto, es posible que las personas que están más acostumbradas a leer online no tengan este problema).

Procura leer sin distracciones

Corta cualquier distracción durante un período de tiempo determinado cuando estés leyendo.

Según un artículo de Science Daily, la multitarea y las distracciones pueden afectar a tu capacidad para recordar. En un experimento entre estudiantes universitarios de UCLA, 192 participantes se dividieron en 6 grupos para diferentes pruebas de memoria. Algunos grupos leyeron una lista de palabras con toda su atención, mientras que a otros se les dieron distracciones durante la prueba.

Los resultados mostraron que los estudiantes lograban recordar palabras que eran "más importantes", pero las distracciones deterioraron su memoria en general.

Expón la información a otros

Peter Doolittle, psicólogo educativo que dio una charla de TedGlobal en 2013, detalló la importancia y las limitaciones de la "memoria de trabajo" o la parte del cerebro que nos permite dar sentido a lo que está sucediendo en el momento. El experto explicó que parte de recordar información es reflexionar sobre lo que leemos o encontrar ejemplos personales para respaldar el tema.

De manera similar a por qué la gente se une a los clubes de lectura, hablar sobre lo que leemos con nuestros amigos y compañeros puede ayudarnos a comprender mejor el contexto.

Escoge libros que te aporten

Asegúrate de saber por qué decides leer un libro. ¿Qué te intriga al respecto? ¿Tendrá un efecto perceptible en tu desarrollo personal o contribuirá a evadirte por un momento?

Cuando algo te impresiona, existe una mayor probabilidad de que recuerdes lo que has aprendido y puedas contárselo a otros.

Así que elige los libros con cuidado, empieza tantos como quieras y que no te avergüence terminar solo aquellos que te hayan encantado.

LEER TAMBIÉN: Radiografía de la lectura en España: así es como leemos los españoles

LEER TAMBIÉN: 4 trucos para fortalecer el cerebro y mejorar tu memoria, según un experto

LEER TAMBIÉN: Así es como Yanjaa se convirtió en campeona mundial de memoria

VER AHORA: Todos los interrogantes sobre el coronavirus que siguen sin respuesta

    Más:

  1. Listas
  2. Inteligencia
  3. Libros
  4. Consejos