De la desilusión al hartazgo: 9 jóvenes andaluces de la generación Z comparten por qué se han sentido olvidados en estas elecciones

Juan Manuel Moreno Bonilla, candidato del PP a las elecciones andaluzas, en el cierre de campaña.
Juan Manuel Moreno Bonilla, candidato del PP a las elecciones andaluzas, en el cierre de campaña.

REUTERS/Marcelo del Pozo

Este domingo los andaluces están llamados a votar. Pero hay un grupo demográfico que se ha sentido poco interpelado durante estas dos semanas de campaña. Los jóvenes. La generación Z o centennials, los sucesores de los millennials y los nacidos entre el 96 y el 2002, aproximadamente.

Business Insider España ha podido hablar con una docena de jóvenes Z andaluces. Muchos estudian, algunos ya están experimentando sus primeras experiencias profesionales. Otros tantos siguen votando en Andalucía, aunque vivan fuera de ellas, desplazados para buscar espacios en los que encontrar mejores condiciones laborales.

Hay quienes confían en que Andalucía debe contar con más voz propia. No se mira exactamente a formaciones catalanistas o vascas que defienden el autogobierno en sus regiones: se mira también a experiencias como las de Teruel Existe. Otros aceptan que la situación económica andaluza ha mejorado tras cuatro años de Gobierno popular.

Sin embargo, los jóvenes andaluces siguen cobrando menos que en 2008 y son los que más lejos están de recuperar el nivel precrisis. "Siento que mi tierra no sale adelante; tienes que hacer malabares para un sueldo digno", reconocía uno de estos jóvenes electores en este reportaje de Business Insider España.

Un andalucismo cultural está transformando a la 'generación del mollete' que vota este 19-J, y así podría revolucionar el panorama político de la comunidad en unos años

Jóvenes electores que politólogos como Jesús Jurado ya tildan de la generación del mollete: son los primeros andaluces nacidos con el Estatuto de Autonomía en vigor, en una comunidad en la que las instituciones han impulsado ese sentimiento que ahora puede definirse como nuevo andalucismo.

Lo poco que tienen en común estos jóvenes andaluces, de los que 9 de ellos se han animado a prestar su voz para que aparezca en este artículo, es el hecho de que en muchos casos se han sentido olvidados en campaña. Algunos asumen la cita con las urnas con cierta apatía, e incluso lamentan que su voto cambiará poco lo que dicen los sondeos.

Otros lo hacen con hartazgo. Creen que los políticos siguen sin saber llegar a los jóvenes y que incluso centran su campaña en criticarse los unos a los otros, lo que deja a muchos de estos votantes con pocas ganas de depositar la papeleta en la urna.

Así abordan 9 de estos jóvenes andaluces de la generación Z las elecciones en Andalucía de este domingo 19 de junio.

Andrés Luengo, 24 años, Madrid: "La política andaluza debe reiniciarse"

Andrés Luengo, joven andaluz.

Andrés es uno de tantos malagueños que desde hace un tiempo se marchó de Andalucía. Él reside en Madrid, desde donde trabaja desde hace año y medio en marketing digital. "Si en Andalucía hay de lo mío, yo no lo he encontrado. Compañeras y compañeros de la carrera sí han encontrado su hueco allí, pero las condiciones son distintas. Los contratos son de peor calidad y cobran bastante menos".

Este joven andaluz echa de menos su tierra, sobre todo Málaga, aunque el vivir en la capital tampoco le desagrada. "Al margen de lo laboral, la calidad de vida que tenemos allí no la tenemos en Madrid. Aunque aquí hay muchísimo ambiente, muchísima gente. También estoy a gusto aquí".

Ante las elecciones de este 19 de junio, Andrés confiesa que "nunca" ha tenido dudas, ya que no se ha planteado otra papeleta que la que ha escogido. Pero sí reconoce "dudas" por pensar "que las cosas se podrían hacer de otra forma". "Con tanta fragmentación se va a permitir una entrada de la extrema derecha en el Parlamento con más contundencia", lamenta.

"La política andaluza debería reiniciarse". No quiere sonar "radical", pero opina que Andalucía necesita "un partido" que siga la línea de lo que ha sucedido en Cádiz, que impulse una "voz propia" de la región. "No hay que irse a Cataluña o al País Vasco para encontrar ejemplos. Teruel también tiene su propio partido", enfatiza.

Juan Diego Martínez, 22 años, Málaga: "Tenemos oportunidades que anteriores generaciones no han tenido"

Juan Diego Martínez, joven andaluz.

Juan Diego, Juandi, vive en Málaga, aunque es de Huércal-Overa, Almería. Estudia Comunicación Audiovisual en la capital de la Costa del Sol y avanza a Business Insider España haber votado por correo con algunas dudas, aunque optó al final por una papeleta que no sabía "ni que existía". "Me ha resultado curiosa".

Este joven universitario de 22 años razona pausadamente por qué no votaría a ninguno de los grandes partidos. Al PSOE le achaca la corrupción en Andalucía. A Adelante Andalucía o a Por Andalucía, la posibilidad de que apoye al PSOE. A Vox, el hecho de que es un partido que quería acabar con las autonomías. A Ciudadanos, su debacle.

Los jóvenes andaluces cobran menos que en 2008 y son los que más lejos están de recuperar el nivel precrisis: "Siento que mi tierra no sale adelante; tienes que hacer malabares para un sueldo digno"

Y al PP, que parte como favorito en las múltiples encuestas electorales que se han publicado estos últimos días, la posibilidad de que participase de una gran coalición entre populares y socialistas. "No sé si llegaría a darse, entiendo que no. Pero es un partido en el que se hacen la cama los unos a otros", opina, recordando la reciente crisis que acabó suponiendo la salida de Pablo Casado.

Aborda esta cita con las urnas reconociendo que en su entorno muchos jóvenes pierden la esperanza en la política por las promesas incumplidas. Habla específicamente de la situación de los jóvenes. "Tenemos unas oportunidades que anteriores generaciones no han tenido". "A lo mejor no se incentiva ese ambiente de emprendimiento e innovación". "Tal vez el problema esté ahí".

Lucía Muñoz, 23 años, Córdoba: "La gente preferirá un partido que no discrimine"

Lucía Muñoz, joven andaluza.

Lucía estudia en Córdoba un grado medio en Producción Agropecuaria, y en conversación con este medio plantea seguir acabando con todos los estigmas que, denuncia, han sufrido muchos andaluces. "Por ejemplo, el de que todos somos unos gandules". Por eso abre la puerta a que la región pueda optar por alternativas que reivindiquen contar con "una voz propia".

Pero se enfrenta a su cita con las urnas "con un poco de temor" por "el ascenso de algunos partidos". "Hace poco leí justamente sobre eso, que por lo visto la mayoría de la gente de mi edad prefiere a Vox". ¿Es así? ¿Lo ha notado ella en sus círculos de amistades? "Te puedo asegurar que no. En absoluto", responde rápida y riendo.

"Tengo confianza porque sé que la gente pensará con cabeza y preferirán un partido que no les discrimine", abunda. Aunque reconoce que las elecciones pillan un poco hastiados a los chicos y chicas de su generación. "Muchos candidatos dicen que cuando lleguen a ser presidentes la sanidad, la economía, todo estará mejor. Pero una cosa es decirlo y otra cumplirlo".

"Moreno Bonilla lleva casi 4 años y la sanidad pública está hecha un desastre. Pides una cita en el médico y tardan muchísimo en dártela", lamenta.

Pablo Bermúdez, 18 años, Cádiz: "La política debe ser útil pero aquí se basa mucho en atacarse el uno al otro"

Pablo Bermúdez, joven andaluz.

Pablo atiende a este medio apenas unos minutos después de haber hecho uno de sus exámenes de Selectividad. Es de Cádiz capital, Cádiz Cádiz, y piensa estudiar Arquitectura. Con la mayoría de edad recién cumplida, las andaluzas de este domingo serán la primera vez en las que pueda depositar su voto. Y él sí lo tiene claro.

"He visto los debates en televisión. La política es muy importante, aunque por ciertos motivos ajenos a ella, la gente joven le tiene desinterés. Lo que se conoce de ella en el día a día no es precisamente lo mejor, ni como debería desarrollarse. La política debe ser útil a la sociedad pero en este país se basa mucho en el contraatacarse el uno al otro", considera.

El Gobierno andaluz ha sido una de las coaliciones más estables de los últimos años, pero eso se le ha vuelto en contra a Ciudadanos en su campaña

Con todo, tiene la sensación por lo que lee en medios que Andalucía "está en pleno crecimiento". "Antes para ir con mis amigos a cualquier lugar era impensable porque era un gasto importante en autobuses. Ahora, con la tarjeta joven de transportes, he notado mucha mejoría". Pablo tiene una web en la que vende ropa, y agradece la tarifa plana de la cuota de autónomos.

"Siempre va a haber margen de mejora. Lo principal debe ser seguir bajando impuestos", lanza este joven gaditano, que votará este domingo por primera vez.

Marina Silva, 21 años, Sevilla: "El debate me pareció más un debate de niños"

Marina Silva, joven andaluza.

Marina estudia Arquitectura en Sevilla aunque es de Barbate, un pueblo de Cádiz. Está a punto de cumplir los 22 años, y nota a sus amistades "cansados y desilusionados". "Como que no tienen emoción por las elecciones, no tienen ganas". Ella, particularmente, está indecisa y no sabe si decantará su voto por un partido u otro. Está entre dos.

Tampoco le gustó los debates de candidatos que pudo ver por la tele. "No me gusto el debate en sí, no me gustaron las reacciones de la gente, que he visto que han sacado otras conclusiones distintas a las mías. Me pareció más un debate de niños".

Esta joven andaluza cree que un debate mejor permitiría incentivar más el voto, ilusionar a los votantes. "A día de hoy tengo la impresión de que no se tiene tanta consideración con la gente joven". No se sienten interpelados ni llamados a votar, ni a los que todavía viven en Andalucía, ni quienes tienen que pedir el voto por correo porque viven fuera.

Sobre su futuro profesional, no descarta tener que marcharse de Andalucía, aunque espera no tener que hacerlo. "En arquitectura hay muchas salidas pero el trabajo está más limitado", señala. De la situación actual de Andalucía, hace hincapié en cómo está la sanidad. "Hemos tenido el factor pandemia", reconoce. "Pero he visto listas de espera de hasta un par de años".

José Tinoco, 22 años, Madrid: "Se sobreentendía que la juventud es de izquierdas, pero la cosa está cambiando"

José Tinoco, joven andaluz.

José Tinoco es otro andaluz que vive en Madrid. Trabaja como guionista de televisión. La política le apasiona, pero en este período electoral sí ha notado a su entorno algo más desencantado. "En Andalucía, con el vuelco que se tuvo en 2018, sí ha cambiado bastante la percepción".

Esta vez le ha costado lo mismo decidirse que cuando tuvo que elegir una papeleta para su voto en 2018. "Sabíamos que iba a haber un cambio a mejor pero todavía hay muchas cosas que mejorar". A pesar de todo, tiene la impresión de que la gente está "bastante contenta con el Gobierno de Juanma Moreno". Económicamente, "Andalucía ha resistido bastante bien la pandemia".

"La gente de mi edad ha pegado un vuelco a la derecha importante. Creo que se sobreentendía que la juventud es de izquierda pero creo que la cosa está cambiando, sobre todo en generaciones venideras". Llegó a Madrid para estudiar porque en Cádiz "las oportunidades laborales son muy limitadas". "Andalucía se está quedando prácticamente para el turismo", lamenta.

Con todo, personalmente dice estar a gusto en Madrid. Aunque reconoce que si en el día de mañana se decide a formar una familia, sí echaría de menos estar cerca de sus padres para que los hijos tengan lo mismo que él ha tenido: poder ir a la playa con los abuelos. "Lo más probable es que nos tengamos que quedar en Madrid, pero en Cádiz la vida es mucho más cómoda".

Elena Sánchez, 22 años, Granada: "Si sabes que ha habido mucha corrupción con el partido, me echa atrás"

Elena Sánchez, joven andaluca.

Elena es de Jaén, pero desde hace unos años vive en Granada, donde estudia Filología Hispánica. Tiene claro que va a votar, pero reconoce que lo hace sobre todo empujada por su familia. Ella, en cambio, no tiene tan claro a quién votar. "Creo que voy a votar en blanco. No me gusta ningún partido ni siento que me represente ninguno".

"Por así decirlo, los veo a todos iguales", lamenta.

España quiere que las empresas empiecen a participar en el 'sandbox' del Reglamento de Inteligencia Artificial después de este verano

El de Elena es el caso de muchos jóvenes en Andalucía. En su entorno siempre se ha votado al PSOE, aunque ella no sabe si hacer lo propio. Asocia las siglas del partido que ha gobernado la Junta cerca de 40 años con los escándalos de corrupción que han asolado la comunidad. "Si sabes que ha habido mucha corrupción con el partido, es una cosa que me echa atrás".

Además, lamenta la tasa de paro andaluza. Ella no tiene claro si podrá seguir en Andalucía cuando deje la universidad y comience a trabajar. Le gustaría probar suerte en Granada. Pero eso, que se escapa de su ámbito de actuación, no es exclusivo a ella. El resto de sus amigos tampoco tiene claro a quién votar. Ve a todos los candidatos "en la misma situación".

Anaís Vargas, 19 años, Valencia: "La ilusión de votar por primera vez se disuelve viendo los sondeos"

Anaís Vargas, joven andaluza

Anaís estudia en Valencia un grado en Diseño Gráfico, aunque es natural de El Ejido, en Almería, uno de los bastiones de Vox. Ha votado por correo, aunque ha tenido que hacerlo en mitad de un viaje a Barcelona. Reconoce con pudor que ni se enteró de la convocatoria de elecciones: lo descubrió cuando la llamaron para participar en una encuesta electoral por teléfono.

En cuanto colgó, pisó el acelerador para informarse, leer los programas electorales y tratar de hacer un voto bien razonado. Va a ser la primera vez que participe en unas elecciones. "No tenía casi idea del panorama político andaluz". Vio el debate, y cree que los partidos ignoran la forma de acercarse a los jóvenes. "No sé si se han dado cuenta del poder que tienen las redes".

"La ilusión de votar por primera vez se disuelve viendo los sondeos", lamenta. "Ver que en los sondeos predomine que vuelva esta coalición de la derecha desilusiona bastante. Me informo sobre todo lo que la izquierda andaluza puede aportar, pero veo que Andalucía regresará  donde estábamos hace 4 años".

No tiene claro si la gente joven tendría más interés en participar en las elecciones si estas fuesen unas generales y no unas andaluzas. Reconoce que desde que vive en Valencia echa de menos su pueblo, aunque intuyendo cómo podrían ser los resultados electorales allí, "ese cariño" que todavía le tiene a su localidad "cae un poco", reconoce.

Nuria González, 26 años, Málaga: "Veo media hora del debate y me quitan las ganas de votar"

Nuria González, joven andaluza.

Nuria González es de La Carolina, un pueblo de Jaén, aunque ahora está estudiando un Máster en Diversidad Biológica y Medioambiente en Málaga. Como muchos de los entrevistados para este artículo, tenía dudas a la hora de a quién votar. En realidad, sí tuvo siempre algo claro: "A quién no iba a votar".

"Pero dentro de lo que me quedaba para votar, ahí ya no lo tenía claro.  Tampoco he votado a lo que me gusta, no tengo claro que me guste algo. He ido a lo que menos me disgusta. Hay partidos que directamente descartas".

Protección de Datos impone una multa de 10.000 euros a una mujer que grabó a niños inmigrantes de un colegio y difundió un vídeo humillándolos

Nuria cree que los principales partidos todavía no saben "cómo llegar a la gente joven". "A mí me gusta cuando te dicen las cosas más claras y tú preguntas y te contestan a lo que preguntas". "Me intenté ver el primer debate. El segundo ya pasé. El primero lo empecé y lo quité. Dije: voy a intentar enterarme para ver qué voto. Te pones a verlo y, sinceramente, ¿te enteras de algo?".

"Al final veo media hora de un debate y me quedo igual. Es más: me quitan las ganas de votar. Es que no iba a votar, de hecho". Lo hará, al final, animada por su familia. Aunque también reconoce que tras estos cuatro años de Gobierno, no nota que se haya producido un "cambio" que a ella le haya afectado. "Ni para bien ni para mal".

Otros artículos interesantes:

Andalucía se prepara para su anticipo electoral: las elecciones serán el 19 de junio

La Junta de Andalucía vuelve a recurrir a robots para automatizar el pago de ayudas a 80.000 autónomos

57,4 millones para Andalucía y 3 para La Rioja: así se reparten las ayudas del Gobierno para modernizar la FP

Te recomendamos