9 mitos sobre el azúcar que son absolutamente falsos

Comer azúcar
GettyImages

La Organización Mundial de la Salud ha recomendado no tomar más de 12 cucharillas de azúcar al día, poco más de lo que contiene una lata de refresco.

Todo el mundo ama el azúcar: además de disfrutar de las comidas que contienen azúcares naturales, también añadimos azúcar a un montón de productos, como el pan, los cereales, el yogur, los refrescos y una larga lista.

A la luz de estas nuevas recomendaciones de la OMS, hay algunos mitos sobre el azúcar que merecen ser mencionados. Por ejemplo, la sociedad desprecia el azúcar como adictivo, tóxico e incluso como motor de enfermedades, pero no es verdad.

Algunos estudios desmontan el mito que dice que el azúcar es igualmente dañino para todo el mundo. En un libro reciente, titulado "The Gluten Lie", el profesor Alan Levinovitz, de la Universidad James Madison, nos dice por qué.

Con ayuda de los estudios que Levinovitz cita y de otros expertos, hemos desmontado cinco mentiras sobre el azúcar. Aquí están todas.

El azúcar causa hiperactividad en los niños

Fox

Si tus hijos son hiperactivos, no culpes al azúcar. Muchos estudios científicos han intentado sin éxito encontrar evidencia que apoye esta creencia.

Levinovitz rastrea el mito hasta el año 1974, cuando el Dr. Wiliam Cook escribió una carta a la Academia Estadounidense de Pediatras que más tarde se publicó, en la que decía "Sólo en los últimos tres años me he dado cuenta de que el azúcar...es un factor causante de hiperactividad".

La carta no incluye una investigación científica rigurosa y según el National Institute of Mental Health: "La idea de que el azúcar refinado causa trastorno por déficit de atención o hace peores los síntomas es popular, pero hay más evidencia científica en contra que a favor".

El azúcar natural es mejor que el procesado

Food Inc.

Algunos gurús de lo natural te pueden haber hecho creer que una barrita de granola hecha con mel natural en lugar de con jarabe de maíz de alta fructosa es mejor para ti. Se equivocan.

"Los científicos se sorprenderían al oír hablar de la 'clara superioridad' de la miel, y es que hay un consenso casi anónimo que avala que los efectos biológicos del jarabe de maíz de alta fructosa son los mismos que los de la miel" escribe Levinovitz.

El azúcar en productos naturales como el azúcar o en los sintéticos como los dulces es igual. El problema es que los dulces y otros productos relacionados suelen tener más azúcar por unidad, y eso se traduce en más calorías. Esa es la diferencia que deberías vigilar acerca del mito sobre si el jarabe de maíz es malo y venenoso.

Los niños que beben refrescos tienen más probabilidades de ser obesos

En "Fed Up", la popular película que analiza algunas de las supuestas causas de la epidemia de obesidad en EEUU, oyes la alarmante estadística de que "un refresco al día incrementa la probabilidad de un niño de ser obeso en un 60%".

Incluso los autores del estudio de donde viene este dato saben que sus descubrimientos "no pueden probar causalidad" según escribieron en un documento del 2001. (Pero eso no es lo que los autores antiazúcar de "Fed Up" quieren que pienses).

Sí, beber muchos refrescos hipercalóricos es dañino para tu salud, pero no es el único factor que ha provocado una epidemia de obesidad.

La CDC de EEUU advierte a los padres de que pueden proteger a sus hijos contra la obesidad promoviendo un estilo de vida saludable, una aliemntación sana y ejercicio, dos cosas que harán más por su hijo que eliminar el azúcar por completo.

El azúcar causa diabetes

flickr

Si lees la web de la Asociación Estadounidense contra la Diabetes en "Mitos sobre la diabetes" encontrarás un texto grande y en negrita que dice "Mito: comer mucho azúcar causa diabetes".

Aunque la sociación adiverte que deberías evitar bebidas azucaradas como el zumo o los refrescos para prevenir la diabetes, hay poca evidencia de que el azúcar -especialmente consumido con moderación- cause diabetes.

La diabetes tipo 1 y tipo 2 son parcialmente genéticas y no dependen enteramente de lo que comes. "La mayoría de lo que sabemos de la relación entre azúcar, metabolismo pancreático, obesidad y diabetes tipo 2 es teórico", comentó a Levinovitz el profesor de la University of Colorado School of Medicine, Philip Zeitler

El azúcar es tan adictivo como la heroína

Roma Koshel/Shutterstock

En el libro de 2009 llamado "Fat Chance", su autor, el Dr. Robert Lustig, dice que el azúcar estimula el centro de recompensa del cerebro de la misma forma que el tabaco, la cocaína e incluso la heroína, y que por lo tanto es igual de adictivo. Lustig incluso cita estudios que demuestran que las partes de nuestro cerebro que reaccionan al azúcar son las mismas que disfrutan del alcohol o del sexo.

El problema con este tipo de estudios del cerebro es que "en neorología no hay un síntoma claro de adicción", según narra a Levinovitz Hisham Ziaudden, un especialista en conducta.

Una dieta sin azúcar es más sana que una con un poco de azúcar

HBO / YouTube

Si crees que el azúcar es adictivo, entonces también puedes pensar que un poco puede hacer mucho daño. Esta forma de pensar puede ser útil aplicada a drogas adictivas como la cocaína: incluso un poco puede ser letal, pero el azúcar no es adictivo, por lo que sabemos ahora mismo.

Incluso así, mucha persona que piensa de esta forma en azúcar tiene problemas para aceptar que una pequeña cantidad no es dañina, aunque una cantidad grande sí puede ser peligrosa, comenta a Levinovitz el psicólogo de la Universidad de Pensilvania, Paul Rozin.

El azúcar es una droga gancho

Jeff J. Mitchell/ Getty

La idea de que el azúcar es adictivo ha probocado que algunos activistas antiazúcar vayan tan lejos como para afirmar que es una droga gancho que abre las puertas al abuso de sustancias más extremas.

Hay un par de problemas con esto: primero, el azúcar no es adictivo, así que su papel como droga gancho es puramente especulativo.

Segundo, la idea de utilizar una droga para engancharnos a otra es "variable y oportunidad", según anunció un equipo de investigación en 2013 tras revisar la literatura científica al respecto. En otras palabras: lo de la droga gancho es una teoría, no un hecho científicamente probado.

El azúcar moreno es más sano que el blanco

Sólo porque tenga el color de la tierra no significa que el azúcar moreno sea más sano que el blanco. Durante el refinado del azúcar de caña, cuando se produce el azúcar de mesa, se forma sirope residual o melaza.

El azúcar moreno es el cristal de azúcar que ha retenido parte de esta melaza, y eso le da un calor marrón. De hecho, el azúcar moreno es mayormente azúcar blanco con melaza, así que si lo puedes refinar aún más acabarás teniendo azúcar blanco.

Aunque la melaza puede contener algunas vitaminas y minerales, como potasio o magnesio, no hay suficiente en tu azúcar moreno como para decir que es más sano. En lo que respecta a tu cuerpo, azúcar moreno y blanco son iguales.

Es afrodisíaco

Canal de McGrooving en YouTube

Aunque puede que nunca hayas considerado el azúcar como un afrodisíaco, tus ancestros probablemente sí. A mediados del siglo XIX -antes de que al azúcar supuestamente causara diabetes o hiperactividad- se pensaba que aumentaba el deseo sexual en las mujeres, niños y, más controvertidamente, en los pobres.

Levinovitz cita un antiguo anuncio de Kellogg que decía "Caramelos, especias, canela, clavo, menta y todas las esencias fuertes y poderosas que excitan los órganos genitales y conducen al vicio solitario".

Los mitos sobre el azúcar han aparecido y desaparecido durante unos 150 años. Y, aunque no lo creas, hay poca o ninguna evidencia que pruebe que algún tipo de alimento estimula el deseo sexual.

LEER TAMBIÉN: 10 alimentos que debes cenar para dormir mejor

LEER TAMBIÉN: 11 alimentos y snacks para mantenerte con energía a lo largo del día

VER AHORA: Por qué EEUU quiere prohibir TikTok y qué busca Microsoft con su compra: las claves del culebrón tecnológico de este verano

    Más:

  1. Alimentación
  2. Salud