9 perfiles de compañeros que puedes encontrarte en el trabajo

'The Office'
'The Office'

Universal Television | Reveille Productions | Deedle-Dee Productions

- Actualizado:
  • En las empresas es común encontrarse diversos perfiles de compañero de trabajo, algunos beneficiosos, pero otros que pueden llegar a ser un problema.
  • Estos son algunos de los perfiles que más presencia tienen en las oficinas (y seguramente cuando leas la descripción de cada uno les pondrás cara).

Cuando uno empieza a trabajar en un puesto nuevo, se ve obligado a tener que relacionarse con una cantidad de personas diferente, y que además poseen perfiles muy variados entre sí. Saber lidiar con las personas en el trabajo es importante para que no se cree un mal ambiente (especialmente cuando hay algún compañero problemático).

En una misma oficina hay todo tipo de compañeros: desde el típico pelota que solo pretende adular a sus superiores hasta el sabelotodo que cree tener la verdad absoluta. Lo que está claro es que algunos perfiles pueden ser muy beneficiosos para una empresa pero otros pueden perjudicar a los trabajadores.

Estos son algunos de los perfiles de compañeros de trabajo que te puedes encontrar en tu nueva oficina. Es posible que algunos estén ausentes en tu puesto de trabajo, o incluso puede que tu experiencia te lleve a conocer un perfil que no aparece en la lista, pero estos son algunos de los más comunes.

22 señales sutiles de que tus compañeros de trabajo en realidad te odian

El líder

Liderazgo

Dentro de los trabajos es común encontrarse con un compañero que ha nacido para ser líder. No se trata de alguien que impone sus ideas, sino alguien que sabe motivar a los demás y organizar para que se cumplan los objetivos.

Son personas que saben llevar muy bien a un equipo porque además cuentan con la opinión de los compañeros. Normalmente suelen estar en puestos de mayor responsabilidad, o terminan ascendiendo, ya que fomentan la confianza en la oficina.

El pelota

conversación, reunión, evento de trabajo

Es muy probable que en tu época de estudiante tuvieras el típico compañero de clase que solo adulaba al profesor para ganarse su favor. Cuando uno se hace adulto, y una vez que forma parte de una empresa, la cosa sigue igual. Así lo ha dicho José Barroso, coach empresarial y personal y terapeuta de desarrollo y bienestar personal, a Business Insider España.

Los comúnmente llamados pelotas no solo intentan ganarse a sus jefes mediante halagos, sino también al resto de sus compañeros, y el motivo no es otro que conseguir sus objetivos mediante la manipulación. En ocasiones el pelota se convierte en chivato para informar a sus jefes de lo que otro ha podido hacer mal.

El sabelotodo

Becaria trabajando en una oficina

Las personas dentro de este grupo suelen ser las típicas que creen que lo saben absolutamente todo. Se les caracteriza por ser gente engreída, soberbia y arrogante. No aceptan bien las críticas porque creen que todo lo que sale de ellos es correcto.

Normalmente no es que den su opinión, sino que a veces la imponen, lo que perjudica enormemente los trabajos en equipo. Trabajar con otros compañeros sirve para que cada uno de ellos pueda aportar algo que mejore una tarea. Pero las personas sabelotodo no suelen tener en cuenta a los demás.

15 formas de ganarte el respeto de la gente en el trabajo

El opositor

Un chico se muestra muy enfadado delante del ordenador en una cafetería.

gettyimages

Este perfil de persona se corresponde a aquella que "se opone a todo lo que signifique un cambio en su estatus", según Barroso. No importa si el cambio es para bien. En ocasiones también suelen negarse cuando algo beneficia a alguien que no les gusta demasiado.

Este tipo de personas incluso son capaces de adoptar otros perfiles manipuladores para conseguir lo que quieren. Tratar a las personas manipuladoras en el trabajo no es fácil pero se puede hacer una vez que las detectas.

El trabajador compulsivo

teletrabajo

Getty

En toda empresa está el compañero que no hace otra cosa que trabajar. Son personas que tienen sus tareas casi todo el día en la mente. Si no logran terminarlas cuando toca irse a casa se pueden llegar a sentir incluso mal. A estas personas se las llama también "adictas al trabajo".

Además de que esto puede crear un mal ambiente dentro del lugar de trabajo, las personas que trabajan más de lo que deberían suelen ver reflejado este problema en su vida personal, y es que a menudo anteponen el trabajo a sus relaciones.

El llorón

Hombre triste en la oficina

Según José Barroso se trata de "la persona que está constantemente haciendo ver a los demás sus desdichas". Este tipo de personas tienden a exagerar sus vivencias tanto personales como profesionales.

Los objetivos que persiguen estas personas al actuar de esta manera son varios. Algunas quieren victimizarse para evitar problemas, otras pretenden ganarse el favor de un tercero y las hay quienes intentan enfrentar a sus compañeros (siempre que ellos mismos acaben en una buena posición).

10 señales de que sufres un cultura tóxica en tu puesto de trabajo, según varios expertos en cultura corporativa

El vago

Trabajador vago.
Getty Images

Con esto del teletrabajo, y en algunos casos incluso en la propia oficina, algunos trabajadores se han acogido a la ley del mínimo esfuerzo. Son aquellos que hacen lo menos posible y, en algunas ocasiones, pueden terminar desmotivando al resto de compañeros.

Durante el tiempo de trabajo, las personas bajo este perfil suelen realizar tareas personales como conectarse a sus redes sociales, hacer compras por internet o hablar por teléfono. Normalmente su actitud está relacionada con un descontento hacia sus tareas.

El procrastinador 

Mujer monitorea oficina oscura

Getty

El perfil del procrastinador es similar al anterior pero tiene ligeros matices. Y es que este tipo de personas terminan haciendo su trabajo pero siempre a última hora. Es la presión de entregar una tarea cuando queda poco tiempo lo que les motiva a terminar cumpliéndola.

Suelen ser personas que no saben organizarse, por lo que en trabajos de equipo, podrían llegar a poner en peligro dicho proyecto. Normalmente estas personas suelen posponer las tareas más importantes reemplazándolas por otras que les atraen más.

El diplomático

Trabajo en equipo en oficina.

Getty

Los compañeros diplomáticos son aquellos que fomentan un buen ambiente de trabajo. Son personas, normalmente tranquilas, que a menudo actúan como mediadoras en los conflictos que se puedan crean en el entorno de trabajo.

A veces juegan con los oídos de los compañeros para crear ese clima de compañerismo. Aunque lo hacen para que los problemas no afecten al resto de trabajadores. No pretenden herir los sentimientos de nadie sino que se disuelvan las posibles disputas en el mejor de los términos.

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: Trending, Psicología, Trabajo