Pasar al contenido principal

9 razones por las que Trump podría perder las elecciones en 2020

El presidente de los EEUU, Donald Trump.
  • El presidente Donald Trump se presentará a la reelección en 2020.
  • Trump se enfrenta a docenas de competidores demócratas así como a unas complicadas primarias republicanas.
  • También es la comidilla de numerosas investigaciones de alto perfil en el Congreso, entre otros.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El presidente Donald Trump parte con ciertas ventajas de cara a las elecciones de 2020. Tiene bajo control una posible guerra, una economía fuerte bajo el brazo, el poder de ser el presidente actual y mucho más.

Pero no hay nada que esté grabado en piedra. Mientras que las primarias de los demócratas avanzan, Trump ya está completamente en modo electoral, preparándose para los mítines y eventos a lo largo del país.

También ha respondido a muchos demócratas que han intentado destronarlo.

Trump podría enfrentarse a una serie de obstáculos para su reelección. Estos son algunos de ellos.

Leer más: 9 razones por las que Donald Trump podría ser reelegido en las elecciones estadounidenses de 2020

1. La economía podría sufrir una recesión

La economía podría ser golpeada con una recesión.

La economía estadounidense está en buena forma, y la administración Trump la encumbra como una de las joyas de su corona durante este mandato.

Pero nada es para siempre, y los indicadores económicos sugieren que pronto los Estados Unidos podrían ser golpeados por una recesión. De hecho, varias compañías americanas ya han expresado su frustración por la volatilidad de las negociaciones comerciales del gobierno de Trump.

2. Varias investigaciones en el Congreso

2. Varias investigaciones contra Trump en el Congreso.

Aunque la investigación del fiscal Mueller sobre la injerencia de Rusia en las elecciones americanas de 2016 ya ha terminado, todavía hay varias líneas de investigación abiertas en el Congreso que conciernen a la administración y a los asuntos personales de Trump.

Si bien tanto el presidente como sus socios y altos funcionarios del gobierno han intentado en varias ocasiones bloquear las pesquisas de los demócratas en la Cámara de los Representantes, estos siguen presionando para obtener más información y más testigos. ¿Qué implica? Que es poco probable que estas investigaciones se desvanezcan de los titulares. Ni ahora ni en el día de las elecciones del año que viene.

3. Una base electoral demócrata empoderada

3. Una base electoral demócrata empoderada.

La base electoral de los demócratas ha mostrado su entusiasmo en las elecciones de 2018, en las que recuperaron la mayoría de la Cámara de forma radical. Si pueden mantener esta tendencia hasta 2020 y trasladarla a la carrera presidencial, Trump podría estar en problemas.

4. Tiene un competidor en las primarias

4. Tiene un competidor en las primarias.

Trump tiene algo que ha hecho caer a decenas de expresidentes en campañas electorales: un opositor en las primarias.

El exgobernador de Massachusetts, Bill Weld, ha emprendido una campaña contra Donald Trump. Aunque el Comité Nacional del Partido Republicano guarda fidelidad a Trump —en lugar de ser neutral—, Weld podría perjudicar a las posibilidades de reelección del presidente.

Leer más: Estas son las fechas que marcarán 2019 en todo el mundo

Mientras que los opositores de los presidentes electos en primarias no siempre han conseguido llegar a destronarlos, las luchas internas prolongadas pueden hacer un gran daño que acabe dañando a Trump en las elecciones generales.

5. Los logros legislativos son insuficientes

5. Los logros legislativos son insuficientes

Trump ha acumulado algunas victorias en el Congreso, como la Ley de Recortes de Impuestos y Empleo o el rápido nombramiento de jueces federales, incluyendo a dos cargos en la Corte Suprema.

Pero también ha cosechado derrotas, al no lograr cumplir promesas como la que hicieron los republicanos de derogar y reemplazar la Ley de Salud a Bajo Precio, la reforma migratoria o un paquete de iniciativas en infraestructuras.

Un aspecto importante a la hora de presentarse a la reelección es asegurarse de que el electorado es consciente de tus logros, teniendo tantos como sea posible.

6. Los demócratas podrían llevar a un gran candidato

6. Los demócratas podrían crear un candidato formidable.

Del mismo modo que Trump apareció de entre un gran repertorio de candidatos republicanos para derrocar a Hillary Clinton en la carrera electoral, los demócratas podrían contar también con un gran número de aspirantes que luchan por tener la oportunidad de destronar al actual presidente.

Todavía es pronto, pero el candidato de los demócratas podría ser mucho más competitivo contra Trump de lo que Trump lo fue con Clinton.

7. Las encuestas vaticinan malos resultados en estados clave

7. Las encuestas vaticinan malos resultados en estados cruciales.

Trump tiene pocas expectativas de ganar en uno de los estados que fueron decisivos en 2016: Texas. Según una encuesta reciente de la Universidad de Quinnipiac, este estado prefiere al exvicepresidente Joe Biden a Trump, con otros candidatos demócratas pisándoles los talones.

Si esta tendencia continúa, puede ser muy difícil para Trump asegurar salir reelegido.

8. Las políticas arancelarias de Trump provocarían perjudicar a los estadounidenses

8. Las políticas arancelarias de Trump provocarían daños no buscados a los estadounidenses.

Las políticas arancelarias con las que Trump golpea y aplasta otros países en las mesas de negociación podrían provocar efectos adversos en la economía estadounidense.

Los aranceles en China podría acabar costando a cada ciudadano americano más de 800 dólares al año, según estimaciones recientes. Esto se debe a que muchas compañías de los EEUU tendrían que acabar subiendo los precios de sus bienes para intentar seguir a flote mientras dure la guerra comercial.

Leer más: Esta es la razón por la que la rentabilidad de los bonos está cayendo y por qué su descenso no terminará pronto

9. Las negociaciones con países extranjeros podrían romperse

9. Las negociaciones con países extranjeros podrían romperse.

Lograr una reunión con el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-Un, es uno de los logros de Trump como presidente de los Estados Unidos que ninguno de sus antecesores había conseguido. Así comenzó a negociar la desnuclearización del país asiático.

Sin embargo, por el momento las conversaciones han fracasado y los norcoreanos han vuelto a probar misiles de corto alcance en la región tras varios meses de calma.

Leer más: Uno de los globos gigantes del "bebé Trump" ha sido "apuñalado" en Londres

En caso de que las negociaciones continúen deteriorándose, esto socavará la influencia de Trump en la política exterior que ha estado cultivando en los últimos dos años.

Y además