Pasar al contenido principal

Estos son los 9 principales riesgos de la inversión inmobiliaria

Esta casa es una ruina
Escena de la película "Esta casa es una ruina" TV
  • Comprar una casa requiere contar con ahorros acumulados y supone una apuesta carente de diversificación.
  • Hacer líquido un activo inmobiliario satisfaciendo determinadas expectativas puede entrañar dificultades.
  • La oscilación de los precios es un factor que considerar: hubo pisos que perdieron hasta el 40% de su valor durante la reciente crisis.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Tener una vivienda en propiedad ha sido una de las aspiraciones históricas de muchos españoles. Un síntoma de prosperidad, un bien que aporta seguridad frente al futuro.

En la actualidad, aunque ese objetivo persiste en la mente colectiva, se está produciendo un cambio de tendencia.

Sobre todo entre los jóvenes, que optan por evitar ataduras o, directamente, carecen de la capacidad financiera que exigen los bancos para conceder una hipoteca.

Leer más: Comprar o alquilar vivienda: qué es mejor ahora mismo

Las inversiones inmobiliarias

A pesar de esa evolución, al inversor medio le siguen atrayendo sobremanera estos activos. Dejando a un lado el uso residencial permanente, la finalidad de invertir en el sector inmobiliario puede ser diversa, tal y como figura a continuación.

  • Como segunda vivienda para uso recreativo, por ejemplo, durante las vacaciones de verano.
  • En calidad de legado para dejar la casa como herencia.
  • Adquirir un piso para, alquilarlo.
  • Comprar un inmueble con el único objetivo de venderlo después, sea a corto o a largo plazo, con un cierto beneficio. Si estás en esa tesitura, aquí van 15 consejos que debes conocer antes de comprar un piso para invertir.

Sea uno u otro el caso, apostar por el ladrillo puede ser, sin duda, un buen negocio. No obstante, al igual que en otras situaciones, hay cuestiones previas que debes tener en cuenta antes de decidir sobre una inversión y acertar con ella.

9 riesgos siempre presentes al invertir en vivienda

En lo que se refiere a este ámbito, existen riesgos inherentes a la inversión en vivienda independientemente de la coyuntura, los precios, la oferta y la demanda de activos o el momento que atraviese el sector.

1. Necesidad de un capital inicial considerable

Adquirir una casa no está, obviamente, al alcance de todos los bolsillos. Menos aún, hacerse con ella a tocateja, en un solo pago. Más factible para el inversor medio es realizar la operación a través de un préstamo hipotecario, aunque también ante el banco hay que cumplir una serie de condiciones financieras. Por ejemplo, contar con entre un 20 y un 30% de la cuantía total que te pidan. Aquí puedes descubrir, en este sentido, qué vivienda puedes comprar por 150.000 euros.

2. Una apuesta inversora sin diversificación

Si hay un consejo que suele darse al inversor neófito, es evitar poner todas las manzanas en la misma cesta. De esa manera pueden compensarse las posibles pérdidas de unos activos con los deseados beneficios que puedan presentar otras apuestas.

Leer más: El cohousing senior, ventajas y desventajas de esta alternativa de vivienda para mayores

Como es obvio, al comprar una vivienda no hay posible diversificación. Adquiriendo varias se matiza el riesgo, pero también es cierto que el conjunto del sector puede verse afectado por un fenómeno determinado.

3. ¿Cuánto sabes sobre vivienda?

Hacerse con una propiedad inmobiliaria y acertar con la decisión implica mayor complejidad de lo que pueda parecer. No todo inversor es un experto en vivienda ni tiene por qué serlo.

Así que la falta de conocimiento del comprador es uno de los riesgos que siempre está presente al adquirir una casa.

4. Cambios en los tipos de interés

Un número importante de hipotecados vive una época plácida en cuanto a la referencia que marca la cantidad que pagan cada mes a cambio del dinero prestado por el banco. Sin embargo, tomando una perspectiva no coyuntural, apartando el momento presente, las variaciones en el tipo de interés que fija lo que abonas por tu hipoteca pueden darte disgustos.

Para ampliar información, aquí tienes una guía que te ayudará a entender qué es el euríbor y cómo afectan sus cambios a tu hipoteca.

5. El peligro de invertir en vivienda a corto plazo

Aunque cada piso presenta particularidades, existen mayores garantías de que el sector inmobiliario dé resultado positivo a largo plazo.

Como consecuencia, si te estás planteando comprar una propiedad para venderla con celeridad en busca de un rendimiento fácil y rápido, te aconsejamos que seas cauto, porque puede no ser tan sencillo deshacerte del activo satisfaciendo tus expectativas. Aunque, por supuesto, es posible hacerlo.

6. Oscilaciones en los precios de los inmuebles

Si alguna enseñanza dejó ese periodo económico oscuro entre finales de la década anterior y mediados de la actual, fue la brutal incidencia que puede tener una burbuja inmobiliaria.

Así, hubo propiedades que perdieron hasta el 40% de su valor desde el principio de la crisis hasta 2016, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

7. Dificultad para hacer líquida la inversión

En el punto cuarto ya se ha señalado que el mercado no está a nuestra disposición en las condiciones y el momento que nos convienen. De hecho, una de las trabas que presenta la vivienda como inversión es que no siempre es convertible en dinero con facilidad. Si estás pensando en reformar una casa para venderla, aquí te contamos las obras que merece la pena hacer.

8. Modificaciones en la regulación sobre el suelo

El terreno sobre el que se edifica una propiedad puede quedar afectado por cambios que hagan variar su estatus, en especial a escala municipal. Obviamente, ello entraña un riesgo para el inversor.

Leer más: Cambiar tu hipoteca de banco, ¿cómo saber cuándo compensa subrogar?

9. Peligro de impago por parte de un inquilino

Finalmente, si estás valorando comprar un piso para sacarle rentabilidad en el mercado del alquiler, recuerda que, lamentablemente, cabe la posibilidad de que el arrendatario no cumpla con su obligación de pago. Toda precaución es bienvenida en ese sentido, en particular respecto al alquiler turístico.

Y además