El 90% de tu éxito profesional depende de una única cosa y no tiene nada que ver con el rendimiento

Dos personas hablando a la salida del ascensor.
AndreyPopov

Getty Images

  • El éxito profesional no proviene en su mayoría de los logros propios, sino que el 90% se basa principalmente una cosa: la reputación.
  • Para labrarte una buena reputación, es necesario que causes buena impresión a la otra persona en ocasiones oficiales, pero también en el ascensor, en los pasillos o en las calles de la ciudad, dominando la técnica de la charla trivial.
  • Es importante no cruzar los límites personales de la otra persona y, para ello, lo ideal es ir viendo cómo reacciona a tus preguntas y valorar la situación en la que te encuentras.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Solo el 10% del éxito profesional proviene de los logros. El 90% restante se basa principalmente una cosa: la reputación.

La pedagoga Anne Kräuchi, junto con su socia comercial Maud Beetz, explica cómo mejorarla asesorando a personas con orientación profesional en "marketing de reputación".

Si te encuentras en una reunión con tu supervisor no hace falta decirte que intentes causar una buena impresión. Pero es importante tener en cuenta que hay muchas conversaciones sin importancia en las que puedes hacer mucho más por tu propia reputación.

Leer más: 4 formas de lidiar con un jefe complicado cuando no puedes dejar el trabajo.

Acuden a ti en ocasiones oficiales, pero también en el pasillo de la oficina, en el ascensor o mientras paseas por la ciudad. Para causar una buena impresión a la otra persona en estos momentos, lo ideal es dominar la técnica de la charla trivial.

Con la ayuda de los siguientes consejos, podrás mejorar tu reputación con todas las personas relevantes y, como resultado, tener más éxito.

Cómo responder a la pregunta casual: "Bueno, ¿cómo estás?"

"Gracias, ¿y tú?” Es la respuesta británico-estadounidense”, explica Kräuchi. “Recibes la energía de la pregunta y la devuelves. Nunca se espera una respuesta honesta y, en cambio, se asume que siempre estás bien".

Es una forma sencilla de iniciar una conversación más o menos trivial.

"Podemos hablar sobre el clima o intercambiar cumplidos: '¡Te ves genial! ¡Te ves mejor!’”, explica la experta. “Esto crea un verdadero ping-pong de frases".

No seguir este método podría ser peligroso, pues, según la pedagoga, muchas personas quieren evitar sentirse superficiales, por lo que comienzan a contar sus problemas con gran detalle, dañando su reputación. Es más, puedes asumir que la otra persona no volverá a preguntarte cómo estás.

¿Qué puedo hacer si quiero hablar de forma menos superficial?

"Si quieres señalar que quieres profundizar el contacto, puedes contar una pequeña historia agradable", cuenta Kräuchi.

Quienes lo valoran también pueden mencionar que actualmente tienen un historial médico estresante en la familia, pero es importante no entrar nunca en detalles desagradables con extraños.

“Debes elegir el grado de dureza de la historia para que coincida con la historia que tienes con la otra persona. Y, por supuesto, siempre tienes que escuchar tus sentimientos. La reacción del interlocutor revela cuándo se ha llegado demasiado lejos”, aconseja la experta.

¿Qué debo hacer si la otra persona me cuenta cosas desagradables?

Si estás del otro lado y el interlocutor te cuenta en detalle sobre sus enfermedades u otros problemas, puedes y debes salir del asunto con una excusa.

Un simple "tengo otra llamada que hacer" es una buena elección. "De lo contrario, te verás obligado a escuchar los detalles sobre su vida o problemas", bromea Kräuchi.

Esto te salvará a ti y al interlocutor al mismo tiempo.

¿Se aplica la regla de que la persona en un puesto más alto tiene que iniciar la pequeña charla, o puedo simplemente dirigirme al CEO con un: “Hace buen tiempo hoy”?

“Siempre debes saludar cuando te encuentras con alguien. Puede ser un asentimiento, una sonrisa, un contacto visual o un 'buen día'”, comenta Kräuchi. "La persona que recibe el saludo decide si responde o no".

En un entorno informal como el de una pequeña charla, que a menudo tiene lugar en el ascensor, está perfectamente bien decir, por ejemplo, "sé que es el director ejecutivo de la empresa X, ¿puedo hacerle una pregunta sobre el tema?".

Así es como se obtiene el consentimiento del superior. Es una forma agradable de darse a conocer y además demuestra que estás preparado mentalmente. La persona puede estar concentrada, distraída o incómoda debido a otro proceso, pero si te apresuras sin la cortesía de preguntar, podría ser muy negativo.

Sin embargo, si te encuentras inesperadamente con el director ejecutivo en el ascensor, también puedes hacerle preguntas inocuas como por ejemplo: "¿Con qué frecuencia visita nuestra sucursal?" Puedes ver inmediatamente si la persona está reaccionando abiertamente y está lista para hablar.

¿Cuál es la mejor forma de iniciar una conversación con alguien con quien realmente quiero hablar?

Un buen comienzo en los eventos es la cuestión de cómo el anfitrión conoce a la persona o cómo se relaciona con la ocasión: “No esperaba encontrarme con usted aquí hoy” o “¿Cuál es su experiencia como invitado hoy? Si no le es mucha molestia contármelo". Ambas son buenas formulaciones.

"¿No es sorprendente ver a esta persona", o "Tengo una pregunta sobre su publicación Y o la decisión Z".

¿Qué temas son mejores durante una charla casual?

“En un contexto empresarial, hay que diferenciar entre situaciones formales e informales”, aclara la coach de imagen. “Los informales permiten temas comunes como el clima, el deporte o la cultura. Son un campo seguro en el que te puede aventurar con una pequeña charla".

Según la opinión popular, esta se vuelve peligrosa con temas más controvertidos como la religión o la política. Si tienes una opinión en estas áreas que no le agrada al interlocutor puedes fácilmente quitarte de en medio, creando un tema de conversación nuevo. ¿No hubiera sido mejor seguir con el fútbol?

Leer más: Varios expertos en empleo explican cómo estar en desacuerdo en una entrevista de trabajo con tu reclutador, sin afectar a tus posibilidades de ser contratado.

“Por ejemplo, si estoy visitando otro estado federal en el que están pendientes elecciones estatales, por supuesto que se puede preguntar sobre cómo está el estado de ánimo en el país", explica Anne Kräuchi. "Esto le da a mi contraparte la oportunidad de decirme algo general o algo personal. Este es un truco diplomático que convierte la conversación en una alfombra en la que la otra persona puede pararse o confiar: la técnica de las preguntas W".

Los asuntos internos de la empresa son, por supuesto, absolutamente tabú. Nunca debes olvidar que en un contexto empresarial no solo te representa a sí mismo, sino también a tu empleador. Es por eso que los asuntos privados, o hablar de terceros, son solo una parte de la conversación, de manera limitada y estando bien filtrados.

¿Cómo debo lidiar con una situación donde la otra persona menciona un tema con el que no estoy familiarizado?

La escucha en silencio es una opción segura para afrontar esta situación, pero no das una muy buena impresión con él.

Si varias personas están hablando de un tema desconocido puedes cambiar de mesa y unirte a un grupo en el que puedas opinar. Otra alternativa es cambiar rápidamente de tema. Si usas puentes temáticos y preguntas con destreza, puedes dirigir muy bien la conversación.

Pero no olvides que a muchas personas les encanta hablar sobre su tema favorito. Por lo tanto, puede ser que seas particularmente bien recibido por ellos si simplemente admites que no conoces el camino y pides una pequeña explicación previa. De esta manera, se puede desarrollar una conversación profunda que será recordada positivamente por el interlocutor.

Leer más: Una experta en temas laborales comparte el guión que debes usar para hablar con tu jefe si escuchas rumores de despidos y te preocupa perder tu trabajo.

“Si admito mi ignorancia pongo a la persona con la que estoy hablando en un papel más fuerte sin que me lastime. Pero si me uno a la conversación sin tener ni idea, otras personas pueden sentirse ofendidas. El lema es: no importa no saber, pero fingir es fatal. Al hacerlo, socavo por completo la confianza en mí mismo", explica la pedagoga.

¿Qué puedo hacer si la otra persona no quiere hablar conmigo?

"Aproximadamente el 20% de la población es socialmente tímida”, explica Anne Kräuchi. "Aunque estas personas tienen constantemente un monólogo interior, sienten que se encuentran en una especie de situación de prueba cuando otros se les acercan".

Estas personas bastante introvertidas a veces se sienten abrumadas con una conversación relajada y evitan el contacto a través del lenguaje corporal. Puedes dejarlos solos y darles la oportunidad de organizarse ellos mismos. También puedes ofrecerles que le traigan una bebida, por ejemplo. También puede preguntar: "Lo siento, ¿dónde están los baños o el guardarropa?".

Sin embargo, después de 2 o 3 de esos empujones, si ves que no hay feedback, debes aceptar que la persona ha optado por quedarse sola.

¿Cuánto tiempo debe durar una charla casual?

El tiempo varía en función de tu rol. Si eres el anfitrión, tienes que tener en cuenta que debes tener tiempo para todos los invitados, por lo que las conversaciones serán más breves.

Sin embargo, si eres un invitado, puedes hablar todo el tiempo que quieras e incluso empezar grandes charlas cada vez que quieras.

"Es importante ponerse en el lugar de la persona con la que se está hablando", dice Kräuchi. "Si está nervioso o tiene cosas más importantes que hacer, tengo que sentirlo y dejarlo en paz. Esto no es solo una cuestión de intuición, también puedes hacer preguntas".

LEER TAMBIÉN: 4 formas de lidiar con un jefe complicado cuando no puedes dejar el trabajo

LEER TAMBIÉN: Una experta en temas laborales comparte el guión que debes usar para hablar con tu jefe si escuchas rumores de despidos y te preocupa perder tu trabajo

LEER TAMBIÉN: Varios expertos en empleo explican cómo estar en desacuerdo en una entrevista de trabajo con tu reclutador, sin afectar a tus posibilidades de ser contratado

VER AHORA: Las claves del fenómeno Spotify en la otra gran guerra del streaming y por qué su futuro va mucho más allá de la música

    Más:

  1. Trabajo
  2. Éxito
  3. Consejos
  4. Listas