Los directivos afianzan el desarrollo sostenible entre los propósitos corporativos: están presentes en el 95% de los consejos de administración y el 69% destina una parte de su presupuesto a ellos

El principal valor de Amadeus es su apuesta por la sostenibilidad
Pixabay
  • Los objetivos de desarrollo sostenible se asientan entre los propósitos corporativos de las empresas españolas, según el estudio Claves de sostenibilidad para la alta dirección.
  • El 95% de ellas los tienen en cuenta en sus consejos de administración y el 69% de las compañías destina una parte de su presupuesto a llevarlo a cabo.
  • Su dimensión social, que recoge cuestiones de igualdad salarial o la creación de valor para la comunidad, también está viviendo un repunte. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Forma parte de las directrices de futuro de las agendas públicas y sociales de multitud de países y marcan el camino hacia una economía más respetuosa con el medioambiente y las personas. Pero, ¿hasta dónde llegan los objetivos de desarrollo sostenible? ¿Y cuán arraigados están dentro de las empresas?

Según un reciente estudio elaborado por Parangon Partners y Opinno, éstos han dejado de ser una mera guía de buenas prácticas para convertirse en una realidad presente en la gran mayoría de compañías españolas.

Los datos recogidos entre 2.430 altos directivos (CEO, directores de Recursos Humanos y responsables de comités de dirección) muestran que el 95,2% de las empresas encuestadas tiene en cuenta la sostenibilidad en la toma de decisiones de la directiva o entran directamente en agenda del director ejecutivo.

Pero es que además, el 69,1% de éstas compañías destinan una parte de su presupuesto a ponerlas en prácticas y fomentar un cambio en el modelo de trabajo que vele por éstas cuestiones.

Asimismo, se ha observado una evolución dentro del organigrama corporativo en los últimos años. Multitud de compañías han creado departamentos dedicados exclusivamente a supervisar su puesta en marcha, aunque también es cierto que en otras compañías el personal dedicado a ellas se integra dentro de otros departamentos tradicionales como el de Personas o Recursos Humanos.

El peaje del plástico reciclado en la moda: la avalancha de compromisos medioambientales y la escasa capacidad de reutilizar materiales dibuja un mercado copado y con precios al alza

El estudio también recoge que las empresas han llevado a cabo esta evolución por 2 motivos. O bien motu propio de cara a mejorar la imagen de marca, o bien por exigencias externas relativas a la legislación vigente derivada de la Agenda 2030.

Pero, también, los directivos aseguran que han encontrado varias barreras u obstáculos que ha perjudicado la implementación de los mismos. Entre las principales trabas mencionadas se encuentran la falta de recursos (tanto económicos como tecnológicos) o de tiempo del personal de la empresa.

Dentro de los criterios de gobernanza se destaca que un 58,5% ya ha establecido objetivos cuantitativos y miden su desempeño en el tiempo, al igual que un 52,4% ha definido los indicadores y aspectos a tener en cuenta.

La dimensión social de la sostenibilidad es la que más avanzada está

El desarrollo sostenible es, a menudo, ligado exclusivamente al aspecto ambiental. Pero nada más lejos de la realidad, se trata de un concepto más amplio que recoge temas sociales de peso como la igualdad salarial.

De hecho, la dimensión social de éstos es la que más avanzada se encuentra. La equidad salarial entre hombres y mujeres destaca como cuestión prioritaria entre los directivos consultados.

Los otros 2 criterios de desarrollo sostenible más señalados se encuentran la creación de valor para la comunidad —apoyando la diversidad y la inclusión social— y la formación a los profesionales en nuevas habilidades.

Combustible para aviones neutro en carbono: la gran apuesta de una ONG alemana que ya se ha ganado la confianza de Lufthansa para los vuelos del futuro

Por último, las cuestiones ambientales son las que más atrasadas están. Aunque el foco se encuentra en reducir o eliminar la huella de carbono, los datos sugieren que no existe un camino claro y eficiente para lograrlo.

Tan solo el 44,3% de los altos cargos consultados conoce cuáles son los 3 alcances necesarios para combatir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Estas son: las directas (procedentes de los combustibles empleados en calderas, vehículos o equipo propio), indirectas (ligadas a la generación de electricidad adquirida y consumida por la empresa) y las secundarias (producidas a lo largo de la cadena de valor, como la extracción y producción de ciertos materiales).

Otros artículos interesantes:

La realidad virtual, el metaverso o la sostenibilidad, las tendencias publicitarias que marcarán 2022

Volkswagen podría bloquear la fabricación de 500.000 vehículos eléctricos en España: la falta de sostenibilidad en la industria es un impedimento para la compañía alemana

Inclusión, diversidad y sostenibilidad: los pilares que marcarán la hoja de ruta del sector de la belleza, según una creadora de contenidos de TikTok con 3 millones de seguidores

Te recomendamos