Pasar al contenido principal

Las tres colmenas de abejas que vivían en el techo de Notre Dame sobreviven al incendio

A fire tore through Notre-Dame Cathedral on Monday.
El lunes un terrible incendio arrasaba la Catedral de Notre Dame. Christophe Ena/AP Photo
  • Las abejas que vivían en el techo de la catedral de Notre-Dame sobrevivieron al incendio que afectó al monumento el pasado lunes.
  • Había tres colmenas en los techos, cada una de las cuales tenía alrededor de 60.000 abejas.
  • El apicultor Nicholas Geant ha afirmado que las abejas se salvaron porque las colmenas estaban ubicadas a 30 metros de la fuente del incendio.
  • Geant dice que planea inspeccionar las colmenas él mismo, pero tiene esperanzas al haberse visto a las abejas zumbando alrededor.

A raíz del incendio en la catedral de Notre-Dame de París, muchos comenzaron a preguntarse ¿qué sería de las abejas que vivían en el techo de la iglesia? Las colmenas habían sido instaladas en 2013 como parte de un proyecto de recuperación de la apicultura en París.

Pero este viernes, el apicultor Nicholas Geant ha confirmado a CNN que las abejas han sobrevivido al incendio que azotó al monumento el pasado lunes.

"Recibí una llamada de Andre Finot, el portavoz de Notre Dame, diciendo que había abejas volando dentro y fuera de las colmenas, lo que significa que aún están vivas" ha comentado Geant. "Justo después del fuego, miré las fotos de los drones y vi que las colmenas no se habían quemado, pero no había forma de saber si las abejas habían sobrevivido. Ahora sé que hay actividad, ¡es un gran alivio!"

Leer más: Las terribles fotos de los restos carbonizados de la Catedral de Notre Dame muestran lo que queda en su interior

Antes del incendio del lunes, las colmenas se alojaban en el primer nivel del techo, justo debajo de uno de los icónicos rosetones de la catedral. Geant comentaba a CNN que cada colmena albergaba a unas 60.000 abejas.

 

Geant cree que las abejas sobrevivieron al fuego debido a la ubicación de las colmenas.

"No estaban en medio del fuego, de otra manera no habrían sobrevivido", ha explicado Geant. "Las colmenas están hechas de madera, así que se habrían incendiado".

Las colmenas, explicó, estaban a 30 metros de la parte del techo de madera donde se originaron y propagaron las llamas, ha comentado. Y eso fue algo bueno.

"La cera se derrite a 63 grados", ha afirmado. "Si la colmena hubiera alcanzado esa temperatura, la cera se habría derretido y pegado a las abejas, todas habrían perecido".

Geant ha calificado la supervivencia de las abejas de "milagro". Planea inspeccionar las colmenas él mismo, pero tiene esperanzas de que las abejas hayan sido vistas zumbando alrededor de la catedral esta semana.

"Estaba increíblemente triste por Notre Dame porque es un edificio tan hermoso y, como católico, significa mucho para mí", dijo. "Pero escuchar que hay vida en lo relativo a las abejas, eso es maravilloso. Me ha dado mucha alegría".

Y además