Pasar al contenido principal

Abengoa se da hasta el 14 de junio para cerrar su plan de reestructuración y evitar el concurso de acreedores

Una planta solar de Abengoa en SanUna planta solar de Abengoa en Sanlucar la Mayor.lucar la Mayor.
Una planta solar de Abengoa en Sanlucar la Mayor. Reuters

  • Abengoa negociará su reestructuración hasta el próximo día 14 de junio y tomará las medidas correspondientes si para esa fecha no se han concretado las actuaciones previstas con el grado de probabilidad de éxito.
  • El pasado mayo, Abengoa anunció unas pérdidas netas de 517 millones de euros en 2019, que contrastan con los números rojos de 1.498 millones de euros del anterior ejercicio.
  •  La compañía negocia un plan de rescate, el tercero tras el de 2017 y 2019, que evite que la empresa quiebre. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Abengoa negociará su reestructuración hasta el próximo día 14 de junio. Si para esa fecha no se han concretado las actuaciones previstas con el grado de probabilidad de éxito, se adoptarán las medidas legales correspondientes, según apuntó la compañía en un comunicado a la CNMV. El consejo de la compañía ha optado por retrasar la presentación de las cuentas anuales de 2019, prevista para ayer ante la falta de certidumbre sobre el éxito o fracaso de las medidas anunciadas, según avanzó El Economista. 

La compañía desconoce si podrá seguir operando más allá del verano y, por tanto, si puede aplicar el principio contable de empresa en funcionamiento con el que podría equilibrar su balance. El consejo de administración de la empresa andaluza avanzó a sus inversores que de no llegar a un acuerdo con sus acreedores, dispone de liquidez para continuar operando 14 días, antes de solicitar concurso de acreedores. El grupo ya ha dejado de pagar las nóminas de junio a sus trabajadores.

El pasado mayo, Abengoa anunció unas pérdidas netas de 517 millones de euros en 2019, que contrastan con los números rojos de 1.498 millones de euros del anterior ejercicio. El patrimonio neto de la compañía también cerró con unas cifras negativas de 388 millones de euros, lo que situaba al grupo en situación de causa de disolución. 

Ante esta situación, la empresa negocia un plan de rescate, el tercero tras el de 2017 y 2019, que evite que la empresa quiebre. De hecho, el grupo ya se libró en 2016 del que habría sido el mayor concurso de acreedores de la historia de España, al acumular una deuda de casi 9.000 millones de euros. 

Leer más: De Forever 21 a Mary Paz o la mítica Barneys, las empresas de moda que quebraron en 2019

Tras un aumento del endeudamiento del 5% en 2019, hasta los 5.948 millones de euros, Abengoa presentó en mayo un nuevo plan de rescate que contempla solicitar nueva financiación de 250 millones, respaldadas por una garantía del ICO, y otros 300 millones de euros en líneas revolving. A esto se suma que necesita alcanzar acuerdos sobre la deuda vencida con otros proveedores. 

Ahora el futuro de la compañía está supeditado a sacar adelante las medidas de este plan de reestructuración. En su hoja de ruta, Abengoa pronostica caída de más del 20% en casi todas las magnitudes de la compañía hasta 2028. El grupo prevé una caída de más del 22% en las contrataciones, del 21% en las ventas y del 8% en el ebitda. 

Y además