Se acabaron los yates y los Porsches: se avecinan despidos en Wall Street

Wall Street está preocupado por los despidos y la desaceleración de la contratación de banqueros especializados en ofertas públicas.

Compassionate Eye Foundation/Martin Barraud/OJO Images Ltd / Getty Images

Hace menos de seis meses, los banqueros de inversión celebraban un año de primas récord despilfarrando en yates, cenas con carne de wagyu y Porsches a juego. Ahora, algunos sólo desean poder conservar sus puestos de trabajo.

"Ahora mismo, todo el mundo está preocupado por [el miedo a] la recesión", explica Brennan Hawken, analista de UBS que cubre los gigantes bancarios, durante una entrevista con Business Insider.

"Si al final se produce un deterioro del entorno macroeconómico, entonces no sólo habrá bajas voluntarias, sino que se producirán despidos explícitos", añade, refiriéndose a los grandes bancos.

Mientras los mercados se mueven en una montaña rusa de volatilidad, las valoraciones de las empresas caen en picado y las salidas a bolsa se ralentizan, en Wall Street aumenta la preocupación por la posibilidad cada vez más probable de que el furor de las contrataciones del año pasado, que alcanzó a casi todos los sectores de la banca de inversión, esté llegando a su fin, o incluso a un retroceso total.

Algunos cazatalentos del sector financiero ya están viendo cómo se esfuma parte de su negocio.

Kevin Mahoney, socio de la empresa de selección de ejecutivos Bay Street Advisors, ha declarado a Business Insider que han experimentado "una desaceleración significativa" en la contratación de banqueros de inversión desde el final del primer trimestre. "Varios de los clientes de la empresa han optado por "aplazar los planes de contratación 'no esenciales' o 'estratégicos' hasta el cuarto trimestre, o incluso hasta 2023", explica.

En algunos casos, esto implica que los bancos deberán hacer más con menos, ya que la contratación se ha estancado. A los banqueros más veteranos se les pide que "cubran las lagunas existentes" y a los banqueros más jóvenes se les presiona para que "intensifiquen la ejecución", explica Mahoney 

Otros grandes bancos de inversión están congelando la contratación de personal de alto nivel y del front-office, según Natalie Machicao, directora de selección de ejecutivos de banca de inversión en la consultora de gestión global Sheffield Haworth. 

"Por el momento, no existe necesariamente una fecha de finalización de esas paralizaciones de las contrataciones. Podrían durar el resto del año", ha señalado Machicao.

"Están llevando a cabo algunas últimas contrataciones, de muy alto nivel, que ya estaban en proceso", y agrega: "Por lo demás, tenemos otras contrataciones que se han puesto en pausa para el futuro inmediato, y no sabemos si se van a reevaluar".

Si el entorno macroeconómico se deteriora, no sólo habrá salidas voluntarias, sino que habrá despidos explícitos.

El negocio de la banca de inversión ha retrocedido desde las vertiginosas cifras de 2021. A nivel mundial, el número de fusiones y adquisiciones anunciadas es un 24% inferior en lo que va de año en comparación con el mismo periodo de 2021, según la firma especializada Dealogic. Pero el sufrimiento es aún mayor en los mercados de capitales, el segmento del sector bancario que gestiona las salidas a bolsa de empresas y startups.

Ahora, mientras los nubarrones se acumulan, parece que algunos bancos se están preparando para efectuar despidos.

"Ya he empezado a oír los primeros indicios" de reducciones de plantilla y congelación de la contratación, ha dicho Hawken.

Los graduados universitarios temen que haya menos ofertas de trabajo a tiempo completo

El año pasado, los volúmenes de operaciones de la banca de inversión alcanzaron máximos históricos. El entorno de bajos tipos de interés ayudó a que volvieran las compras de empresas de gran envergadura y una serie de empresas de "cheques en blanco" salieron a bolsa o se apresuraron a encontrar candidatos para las adquisiciones. 

Sin embargo, la suerte de Wall Street parece estar a punto de invertirse a medida que los ingresos de la banca de inversión se reducen y empresas como Deutsche Bank emiten advertencias de recesión. Algunas empresas, incluidos las gigantes tecnológicas, están frenando la contratación de personal.

Después de aumentar sus filas en más de un 50% durante el año pasado, Snap, propietaria de Snapchat, comunicó a sus empleados que reduciría el crecimiento de la plantilla a sólo un 10% este año, según ha adelantado Business Insider. En un mensaje interno, el CEO Evan Spiegel culpa a factores como "el aumento de la inflación y los tipos de interés, la escasez de la cadena de suministro y las alteraciones del mercado laboral", así como la agitación geopolítica relacionada con la guerra en Ucrania. 

Meta, propietaria de Facebook, comunicó recientemente a sus empleados que la empresa iba a aplicar una moratoria en la contratación de ingenieros, pero que con el tiempo una reevaluación de las necesidades de contratación afectaría a "casi todos los equipos de la empresa". En Uber, su CEO, Dara Khosrowshahi, ha afirmado que la empresa de transporte por carretera tratará las contrataciones como un "privilegio" mientras busca recortar gastos en otras áreas, como el marketing.

Las advertencias sobre los cambios en la contratación no han pasado desapercibidas para Wall Street.

El CEO de Goldman Sachs, David Solomon, ha dicho este mes que la recesión podría estar a la vuelta de la esquina. Los banqueros de las grandes entidades crediticias de EEUU han indicado anteriormente que no están seguros sobre el futuro, en lo que respecta a sus incentivos y a las perspectivas de contratación o despidos. 

En la llamada de resultados del primer trimestre del banco, en abril, Kenneth Jacobs, el CEO de Lazard dijo lo siguiente: "Los tres factores de las fusiones y adquisiciones en los que solemos centrarnos —la financiación, la valoración y la confianza— son probablemente más frágiles que el año pasado por estas fechas".

La preocupación de que se produzca una recesión no es injustificada, añadió, especialmente si los beneficios empresariales siguen cayendo.

Para los recién titulados que se incorporan al mercado laboral, los sombríos titulares están avivando el fuego de la ansiedad.

Steve Sibley, profesor de finanzas que dirige el taller de banca de inversión en la Escuela de Negocios Kelley de la Universidad de Indiana, ha contado a Business Insider que uno de sus estudiantes que acaba de graduarse y ha empezado a trabajar como analista de banca de inversión temía que sus compañeros más jóvenes entraran en un mercado de trabajo lleno de vientos en contra de la contratación.

El estudiante ha expresado su preocupación por el hecho de que el número de ofertas a tiempo completo que los bancos ofrecerían a la hornada de becarios de este verano sería menor que en años anteriores, especialmente en los bancos que carecen de una práctica de reconversión.

"Demasiados problemas ahora mismo"

Si existe un área de la banca que está preparada para absorber la mayor parte de los problemas, es la de los mercados de capital, la parte del sector que ayuda a las empresas no cotizadas a salir a bolsa. 

"Parece que los mercados de capitales tienen muchos problemas en este momento", señala Machicao, la cazatalentos de Sheffield Haworth. "He oído que algunos bancos podrían incluso contemplar despidos, y también he oído que los incentivos podrían bajar considerablemente".

Una parte importante del trabajo en los mercados de capitales ha desaparecido este año, ya que los consejeros delegados y los consejos de administración de las empresas reaccionan con recelo ante la idea de sacar sus compañías a bolsa en medio de las imprevisibles oscilaciones del mercado. Golpeado por las repetidas caídas del mercado de valores, el índice S&P 500 había bajado a finales de mayo más de un 18% desde el comienzo del año.

Los ingresos generados en todo el mundo por las salidas a bolsa han tocado fondo. De enero a mayo de 2021, la empresa de seguimiento de operaciones Refinitiv contabilizó 818 debuts que aportaron más de 167.000 millones de dólares en ingresos. Sin embargo, desde enero hasta mediados de mayo de este año, Refinitiv ha contabilizado sólo 451 salidas a bolsa en todo el mundo que obtuvieron sólo 59.000 millones de dólares. 

Esto supone un descenso de aproximadamente el 65%. Y Wall Street está notando el efecto.

"Algunas partes de nuestra empresa se han enfrentado a importantes vientos en contra, como los mercados de capitales de renta variable, donde los volúmenes de emisión fueron escasos en el trimestre", dijo el CEO de Goldman durante la última presentación de resultados. Y Bloomberg informó en marzo de que el banco suizo UBS había despedido a algunos de sus banqueros de mercados de capital de renta variable en Europa, Oriente Medio y África, apuntando como motivo a la caída de los ingresos bancarios.

"Van a hacer recortes", pronostica Chris Marinac, analista del banco, "pero puede que contraten en otros sectores para ir a por este negocio de reestructuración".

Los supervivientes serán los banqueros que puedan adaptarse para mantenerse ocupados y seguir generando comisiones, según Marinac, director de investigación de la empresa de servicios financieros Janney Montgomery Scott.

"Algunos serán purgados y otros cambiarán de marcha". Tenemos que pensar en ello de forma diferente. Cuando no hagamos salidas a bolsa, haremos reestructuraciones".

Equilibrio de poder

Los candidatos que siguen en la carrera por los puestos de trabajo en Wall Street parecen estar adoptando algunas medidas para protegerse, en concreto, negociando paquetes de remuneración más atractivos.

Jeanne Branthover, directora global de servicios financieros y tecnología financiera de la empresa de cazatalentos DHR International, cuenta que recientemente ha notado que los candidatos intentaban negociar ofertas finales con más dinero en efectivo que en acciones (por ejemplo). "No quieren correr riesgos", añade.

Puede que estos banqueros estén en lo cierto. Las acciones de los bancos han caído en el último año. Las acciones de JPMorgan han bajado casi un 23% interanual, mientras que las de Goldman Sachs han descendido más de un 15% y las de Bank of America han bajado casi un 17%.

Aun así, algunos líderes se muestran desafiantes ante los vientos en contra, sobre todo al considerar las perspectivas de otros nichos de la banca, como las fusiones y adquisiciones. Kevin Brunner, codirector de fusiones y adquisiciones globales de Bank of America, es uno de ellos.

"Seguimos viendo 2022 como uno de los cinco mejores años de fusiones y adquisiciones", ha indicado Brunner a los periodistas en una convocatoria de medios este mes. "El mercado actual está siguiendo muy cerca de los niveles de 2018 y 2019, que fueron años muy buenos, y todavía hay una cantidad significativa de actividad en el mercado de fusiones y adquisiciones".

Otros expertos dicen que también son optimistas sobre la perspectiva de un fuerte volumen de negocio en la reestructuración, o en la actividad bancaria en nombre de las empresas de inversión privada durante el período de recesión.

Me alegro de haber conservado el puesto. Sólo tengo que aguantar durante este pésimo periodo y asegurarme de seguir en el partido.

Si existe un fenómeno en el que los expertos coinciden en que esta fase de enfriamiento de las contrataciones puede acabar con parte del poder que los trabajadores de Wall Street adquirieron durante la gran recesión, y que probablemente volverá a manos de sus jefes. 

En 2021, el centro de gravedad del sector financiero se inclinó fuertemente hacia los empleados, de forma que algunos banqueros veteranos se sintieron incómodos, ya que un gran número de jóvenes banqueros renunciaron por agotamiento o frustración con las estrictas condiciones de trabajo del sector.

Pero expertos como Hawken, analista de UBS, prevén que una recesión económica puede frenar esa insurgencia laboral liderada por los empleados.

"No hay duda de que esa mentalidad cambiará", dice.

En tiempos de crisis, "no te preocupas de que el puesto no sea lo suficientemente bueno", afirma Hawken, y añade: "Simplemente dices: 'Vale, me alegro de haber conservado el puesto. Sólo tengo que aguantar durante este pésimo periodo y asegurarme de seguir en el partido'".

Otros artículos interesantes:

Por qué las mentes más brillantes de Wall Street se van a Silicon Valley

Inversores de élite de Wall Street especulan sobre un posible cataclismo en la bolsa al que muchos no sobrevivirán

Una psicoterapeuta de Wall Street comparte los rasgos de personalidad y los principios que conducen al éxito en las finanzas

Te recomendamos