Pasar al contenido principal

Las acciones de baja volatilidad batirán al mercado con el recorte de tipos de la FED y las políticas laxas del BCE, según este gran banco de inversión

Trader riéndose en el parqué de Wall Street
  • La Reserva Federal ya abre la puerta a bajar los tipos de interés y el Banco Central Europeo puede utilizar mecanismos aún más expansivos para intentar que suba la inflación y el consumo.
  • Según David Kostin, responsable de renta variable de Goldman Sachs, una aproximación más dovish por parte de las instituciones monetarias crea atractivo desde acciones, bonos, hasta el oro, en el corto plazo, y un interés aún mayor en otro tipo de valor para el largo plazo si hay descenso de tipos y mayores estímulos en la eurozona. 
  • Con las oscilaciones de precios moderados, las acciones de baja volatilidad tienden “a comportarse como mecanismos de protección, como los bonos antiguamente, como es el caso de valores que pertenecen a sectores como utilities o las compañías que proporcionan grandes dividendos”. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las políticas llevadas a cabo por los bancos centrales bastante acomodaticias y laxas durante un tiempo prolongado han provocado que muchas acciones se hayan visto trastocadas en los últimos tiempos. Ahora el esquema vuelve a ser similar al de hace unos años: mayor flexibilidad para fomentar la expansión de unas economías estancadas.

Esos son los papeles que están manteniendo tanto la Reserva Federal, que ya abre la puerta a bajar los tipos de interés, como el Banco Central Europeo, que puede utilizar mecanismos aún más expansivos para intentar que suba la inflación y el consumo. Todo ello, en un clima en el que la geopolítica sigue generando bastante ruido a los inversores.

¿Se puede apostar con este escenario por algunas acciones? Goldman Sachs a través de su responsable de renta variable, David Kostin, cree que sí. Desde su punto de vista, una aproximación más dovish por parte de las instituciones monetarias crea atractivo desde acciones, bonos, hasta el oro, en el corto plazo, y un interés aún mayor en otro tipo de valor para el largo plazo si hay descenso de tipos y mayores estímulos en la eurozona. 

Leer más: 5 acciones de alto dividendo que este gran banco de inversión está recomendando comprar dentro de su gama de valores defensivos

¿Cuál es esa característica? Kostin dice que es la “baja volatilidad”. Con las oscilaciones de precios moderados, las acciones de baja volatilidad tienden “a comportarse como mecanismos de protección, como los bonos antiguamente, como es el caso de valores que pertenecen a sectores como utilities o las compañías que proporcionan grandes dividendos”. 

El experto sostiene que estos títulos han tenido un comportamiento infinitamente mejor que la media del mercado, tanto en Europa como en Estados Unidos, cuando se han producido recortes de tipos de interés o simplemente medidas acomodaticias por parte de los principales bancos centrales.

Kostin, en un último informe, indica que estas acciones de baja volatilidad han tenido un gran comportamiento desde principios de mayo, ya que la incertidumbre económica y las probabilidades de un recorte de tipos por parte de la Fed aumentaron

Los ojos en la geopolítica

Además de la política monetaria, la intensificación de la retórica comercial, la desaceleración del crecimiento económico y el aumento de las tensiones geopolíticas “han dominado la atención de los inversores en las últimas semanas”, añade el analista del gran banco de inversión norteamericano.

Debido a que estas acciones plácidas también son jugadores defensivos clásicos, los inversores han estado acudiendo en masa a este grupo de valores a medida que se ha incrementado la guerra comercial y al avanzar el riesgo de que tarde o temprano se produzca una desaceleración económica que afecte en los principales mercados. 

Goldman Sachs ya lleva acumulados 8.000 millones de entradas en fondos cotizados con este perfil de compañías. Y es que estos expertos esperan que esta tendencia se mantenga durante los próximos meses porque la tormenta va a llegar más pronto que tarde. Ante esa posibilidad, hay que optar por esos títulos que históricamente “han mostrado baja volatilidad en las bolsas”.
 

Y además