Las acciones impulsadas por la IA están en una burbuja y puede que Nvidia siga el camino de las 'puntocom', según un gurú de la bolsa

Gráfico caída bolsa

Getty

  • James Ferguson, veterano analista de MacroStrategy, defiende que la IA es una tecnología poco fiable y es muy caro potenciarla. 
  • Ferguson identifica en el mercado algunas sombras de la burbuja de las puntocom y advierte de que Nvidia podría perder su ventaja como les pasó a Intel y Cisco.

James Ferguson, veterano analista de MacroStrategy, asegura que 

La inteligencia artificial es solo un experimento costoso, las acciones impulsadas por la IA están en una burbuja y Nvidia podría marchitarse como Intel y Cisco, dos de las empresas estrella de la era de las puntocom.

Esa es la provocadora visión que James Ferguson, socio fundador de MacroStrategy Partnership, compartió en el último episodio del podcast de Bloomberg 'Merryn Talks Money', en el que subrayó que la inteligencia artificial sigue "sin estar probada" y es "prácticamente inútil".

Ferguson asegura que solo unas pocas herramientas de IA han despegado, que aún no se puede confiar en los grandes modelos lingüísticos (LLM por sus siglas en inglés) como ChatGPT, ya que a veces inventan hechos y fuentes, y que se necesita mucha energía para alimentar los programas de IA.

"Al final resulta algo muy caro y que aún no ha demostrado su valía en ningún sitio, fuera de algunas aplicaciones limitadas", afirmó Ferguson.

El veterano analista señala la posibilidad de una burbuja en los fabricantes de microchips y otras empresas de IA, advirtiendo que los mercados muy concentrados con valores que dependen de valoraciones que aumentan más rápido que los beneficios "históricamente acaban mal".

Ferguson también subraya cómo las burbujas pueden atraer a inversores que en otras circunstancias no invertirían en esos valores. "Mucha, mucha gente que cree que acabará mal también se siente obligada a entrar", explica, y pone de ejemplo la burbuja de las puntocom a principios de este siglo.

"Casi todos los que no eran inversores minoristas veían estas cosas y decían: 'Bueno, no puede durar'. Pero si dura un trimestre más y yo no entro, perderé mi trabajo'. Así que mucha gente se ve obligada a entrar en las últimas fases de un mercado parabólico muy concentrado y muy caro".

 

Ferguson también apunta a Nvidia, el fabricante de chips cuyas acciones han subido más de un 700% desde principios del año pasado, valorando la empresa en más de 3 billones de dólares. "Cuanto más puntera sea la tecnología, antes llegará la obsolescencia", advirtió.

Cisco e Intel fueron grandes estrellas durante el auge de las puntocom, pero "ni siquiera son protagonistas de este boom, así que la próxima vez que tengamos una burbuja de las grandes tecnológicas, lo más probable es que Nvidia ni siquiera sea protagonista. Probablemente, no será un actor dentro de una década".

Ferguson recomienda a los inversores diversificar sus carteras y alejarlas de los valores estadounidenses de crecimiento de gran capitalización, para limitar su exposición en caso de que estalle la burbuja tecnológica.

Además sugiere buscar gangas en índices de pequeña capitalización y mercados emergentes, y buscar activos alternativos como arte, coches clásicos y vinos añejos, que puedan escapar a futuras subidas de impuestos.

El analista del mercado añade que un desplome puede permitir a los inversores más atrevidos a comprar activos de calidad a bajo precio, y si la caída va acompañada de una recesión, los tipos de interés podrían bajar, impulsando los precios de los activos.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.