Pasar al contenido principal

La inversión de Amazon en Deliveroo es una mala señal para Uber y sobre todo para Just Eat, cuyas acciones se están desplomando

Amazon's Deliveroo investment is a bad sign for Uber — shares of an Uber Eats rival are tanking
Reuters

La mala semana de Uber acaba de empeorar todavía un poco más. Días después de que se produjera una anunciadísima salida a bolsa que no salió según lo esperado, con una caída de las acciones de un 8% en el primer día de cotización, Amazon ha invertido en Deliveroo, el gran rival de Uber en el negocio de la entrega de comida a domicilio.

La entrada de Amazon en el sector ha supuesto también un fuerte golpe para Just Eat, cuyas acciones se han desplomado más de un 7% a primera hora de este viernes perdiendo más de 400 millones de euros en capitalización bursátil.

Amazon ha encabezado una ronda de financiación de 575 millones de dólares en Deliveroo, lo que convierte potencialmente al gigante del comercio electrónico en uno de los mayores inversores de la empresa de reparto de comida a domicilio. Deliveroo, que trabaja con más de 80.000 restaurantes y restaurantes de comida para llevar y 60.000 repartidores, ha recaudado hasta la fecha unos 1.500 millones de dólares. Opera en más de 500 localidades y ciudades de 14 mercados, incluyendo España, Australia, Hong Kong y los Emiratos Árabes Unidos.

Deliveroo va a tener un trabajo difícil para derrocar a su rival, que ahora mismo es mucho más grande. Uber Eats se ha asociado con más de 220.000 restaurantes en más de 500 ciudades. Generó unos ingresos netos de 587 millones de dólares en 2017, mientras que los ingresos anuales de Deliveroo fueron de 277 millones de libras esterlinas (354 millones de dólares) ese año. Uber Eats también está creciendo rápidamente: sus ingresos netos aumentaron casi un 150% hasta alcanzar los 1.500 millones de dólares en 2018.

Leer más: Cómo Deliveroo pasó de ser la idea de un banquero hambriento a un gigante de la comida a domicilio de 2.000 millones

Amazon se ha unido a los actuales inversores de Deliveroo, T Rowe Price, Fidelity y Greenoaks Capital en la ronda de financiación de serie G. Deliveroo tiene previsto utilizar los fondos para contratar a más ingenieros en su sede de Londres, expandirse a nuevas áreas para llegar a nuevos clientes y ampliar "Editions", sus súper cocinas exclusivas para la entrega de pedidos.

"Esta nueva inversión ayudará a Deliveroo a crecer y a ofrecer a los clientes aún más opciones, adaptadas a sus gustos personales, ofrecerá a los restaurantes mayores oportunidades para crecer y expandir sus negocios, y para crear un trabajo más flexible y bien remunerado para los riders", ha explicado el fundador y CEO de Deliveroo, Will Shu.

"Estamos impresionados con el enfoque de Deliveroo y su dedicación para ofrecer a los clientes una selección cada vez mayor de excelentes restaurantes junto con opciones de entrega convenientes", ha comentado Doug Gurr, director general de Amazon en el Reino Unido. "Will y su equipo han construido una tecnología y un servicio muy innovadores, y estamos entusiasmados de ver lo que van a hacer a continuación."

Y además