El precio de las acciones de Tesla ha dejado sin palabras a los analistas de Wall Street: esto es lo que está impulsando su cotización

Los expertos están divididos sobre si el alto precio de las acciones de Tesla es justo
Los expertos están divididos sobre si el alto precio de las acciones de Tesla es justo

Britta Pedersen-Pool/Getty Images

  • Las acciones de Tesla han subido más de un 20.000% desde que salió a bolsa en 2010.
  • El fuerte repunte ha sido impulsado por el crecimiento de la producción, el frenesí de los vehículos eléctricos y por su líder, Elon Musk.
  • No obstante, muchos analistas de Wall Street dicen que el inflado precio es una burbuja que está destinada a estallar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Te guste o no, es imposible negar que las acciones de Tesla están en racha.

Desde que la compañía salió a bolsa en 2010, sus valores se han disparado más del 20.000%, superando cómodamente al mercado en su conjunto, destrozando consistentemente las expectativas de Wall Street y haciendo millonarios a sus primeros inversores.

Decir que el ritmo de crecimiento está fuera de lo común sería quedarse corto.

Solo en el último año, el precio de las acciones de Tesla ha subido más de un 700%, alegrando a los inversores y seguidores leales de Tesla, mientras deja a muchos analistas experimentados de Wall Street sin saber qué pensar. Los vendedores en corto perdieron 38.000 millones de dólares (unos 31.390 millones de euros) en el transcurso del monumental rally 2020 de Tesla.

Ese auge épico ha convertido a Tesla en la compañía de automóviles más valiosa del mundo, catapultándola por encima y más allá de los grandes, como Toyota y Ford. También ha hecho a Elon Musk, CEO de Tesla durante 13 años, la persona más rica de la Tierra, gracias a su importante participación en la empresa.

La historia de Tesla: así empezó todo con el Roadster

Por qué Tesla no se rinde

Hay varios factores que impulsan el espectacular repunte de las acciones de Tesla, y muchas razones por las que aquellos que apoyan la teoría alcista se muestran optimistas sobre sus perspectivas.

Para empezar, el crecimiento de Tesla ha inspirado confianza. Después de luchar para obtener ganancias durante años, la compañía acaba de cerrar su sexto trimestre rentable consecutivo y su primer año completo en números verdes.

En 2020, la empresa superó las estimaciones de entrega de Wall Street en varios trimestres, produjo más de 500.000 vehículos (la mayor cantidad hasta la fecha) y sacó al mercado su quinto vehículo de producción, el Model Y, antes de lo previsto.

Los inversores y analistas tienen motivos para creer que la capacidad de producción de Tesla crecerá sustancialmente en 2021 a medida que las nuevas plantas de fabricación en Berlín, Alemania y Austin (Texas) se pongan en marcha. Y muchos piensan que la demanda de los coches de Tesla seguirá creciendo, especialmente en China, donde el fabricante de vehículos eléctricos ya lo ha hecho excepcionalmente bien.

Tesla también se beneficia de una euforia generalizada en torno a las existencias de vehículos eléctricos, ya que el endurecimiento de las regulaciones sobre emisiones en todo el mundo pinta una imagen cada vez más clara de una futura industria automotriz dominada por vehículos de cero y bajas emisiones. Ha continuado consolidando su posición como la fuerza dominante en un mercado de vehículos eléctricos que está preparado para crecer considerablemente en el futuro cercano.

Una división de acciones en el verano de 2020, que hizo que las acciones de Tesla fueran más asequibles para los inversores individuales (incluso sin cambiar nada sobre el valor fundamental de las acciones), ayudó a impulsar el entusiasmo de los inversores minoristas. Y la incorporación de Tesla al S&P 500 más tarde ese año, un voto de confianza de facto del comité del índice que obligó a los fondos que rastrean el índice a comprar las acciones, ayudó aún más.

Los mayores alcistas de Tesla también le dan un gran valor a su potencial para ganar dinero fuera de su negocio principal de automóviles, aunque esas empresas auxiliares aún no se han materializado. Dicen que un futuro servicio de taxi autónomo, una unidad de almacenamiento de energía y desarrollos de software como el modo de "conducción autónoma total" tan esperado de Tesla podrían ayudar a la compañía a obtener ganancias sin precedentes en el negocio de los automóviles, lo que justifica su valoración actual.

Hay un factor más que no puede pasarse por alto: el CEO, Elon Musk. El excéntrico magnate ha inspirado a legiones de leales evangelistas e inversores de Tesla, en gran parte a través de su irreverente Twitter y otras empresas ambiciosas como SpaceX, PayPal y Neuralink. Eso es algo que ningún otro fabricante de automóviles tiene, aunque algunos han tratado de imitar.

La altísima valoración de Tesla, argumentan muchos, no se basa en la realidad

A pesar de todas esas ventajas potenciales, muchos expertos argumentan que el frenesí que rodea a Tesla no es más que una burbuja que estallará tarde o temprano.

Según las medidas convencionales, señalan, la valoración de Tesla está completamente fuera de sintonía con el resto de la industria automotriz. Tiene una relación entre precio y beneficios (ratio PER) de 1.200, lo que significa que por cada dólar de ganancias, Tesla disfruta de 1.200 dólares de capitalización de mercado (es decir, unos 991 euros por cada 0,83 de beneficios). A modo de comparación, el P/E de Ford es 22,74 dólares (18,79 euros), mientras que el de General Motors es 17,84 (14,74 euros).

Tesla tampoco vende una cantidad de vehículos ni siquiera cercana a la de sus competidores. La compañía de Elon Musk vendió apenas 500.000 coches en todo el mundo el año pasado. Solo en EEUU en 2020, las ventas totales de GM fueron más de 5 veces esa cantidad, mientras que Ford vendió casi 800.000 vehículos F-Series.

Los analistas escépticos de Wall Street también señalan que los márgenes de Tesla no son muy diferentes del resto de la industria, y que enfrentará una competencia cada vez mayor de otros fabricantes de automóviles que se metan en la fabricación de vehículos eléctricos.

Sin embargo, los analistas de la industria están, en general, divididos sobre las perspectivas de Tesla. Algunos predicen que se disparará aún más, mientras que otros instan a los inversores a evitarla a toda costa. Los analistas de JPMorgan afirman que la acción está impulsada principalmente por un "fervor especulativo".

"Puedes jugar con los números de la forma que quieras, pero uno u otro de los supuestos requeridos todavía parece muy difícil de concebir en cualquier escenario imaginado. Desde nuestro punto de vista, las acciones de Tesla y prácticamente todas las métricas convencionales no están sencillamente sobrevaloradas, sino que lo están de forma espectacular", sentencian los analistas.

Otros artículos interesantes:

Varios analistas señalan que Elon Musk debería dejar los mandos de Tesla

11 cosas que Elon Musk prometió que Tesla lograría en 2020: todo en lo que se ha equivocado

6 empleados y exempleados de Tesla confiesan qué es lo que deberían saber los clientes sobre cómo es trabajar allí

Te recomendamos

Y además