Aconsejan comer menos de 150 gramos de embutidos a la semana para limitar riesgo de cáncer colorrectal

embutidos

 La Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria de Francia (Anses) señala "la existencia de una asociación entre el riesgo de cáncer colorrectal y la exposición a nitratos y nitritos", en particular a través de la carne procesada.

Así lo hace saber en un comunicado publicado el martes 12 de julio de 2022 donde se dan a conocer los resultados de un estudio que analizó las publicaciones científicas en oncología publicadas desde el trabajo de referencia de EFSA (2017) e IARC (2018).  "Cuanto mayor sea la exposición a estos compuestos, mayor será el riesgo de cáncer colorrectal en la población", afirman en el mismo.

La investigación además remarca "sospechar de otros riesgos de cáncer," pero según afirma el organismo, los datos disponibles, hasta la fecha, no permiten concluir que existe un vínculo causal. La Agencia recomienda por ello continuar la investigación en esta área para confirmar o invalidar dichas relaciones.

Por ello, la Anses ha elaborado un dictamen de recomendaciones, que el Gobierno francés se compromete a poner en marcha. Entre las medidas señaladas aconseja limitar el consumo de charcutería a menos de 150 gramos semanales. Asimismo propone llevar a cabo una reducción del uso de aditivos en la charcutería "al mínimo razonablemente posible".

No solo hay razones medio ambientales para hacerlo: esto es lo que le pasará a tu cuerpo si dejas de comer carne roja

En los embutidos, la adición de nitratos y nitritos tiene como objetivo prolongar la vida útil de los productos y limitar el desarrollo de bacterias que causan enfermedades como la salmonelosis, la listeriosis o el botulismo. 

Para evitar el riesgo microbiológico que la disminución de estos compuesto tendría, el organismo considera implementar medidas compensatorias. Por ejemplo, para el jamón cocido, la reducción de nitritos podría ir acompañada del acortamiento de la fecha de caducidad. Mientras que en el caso del el jamón curado, esto implicaría un control estricto del nivel de sal y la temperatura durante las etapas de salado, reposo y curación del producto.

En cuanto a soluciones alternativas basadas en "extractos de plantas" o "caldos de verduras", la Agencia advierte que "esto no constituye una alternativa real pues contienen naturalmente nitratos. Bajo el efecto de las bacterias, se convierten en nitritos, explican. Es decir,  "estos productos llamados 'sin nitrito añadido' o 'cero nitrito', por lo tanto, contienen nitratos y nitritos ocultos", señalan.

Menos de 150 gramos de embutidos a la semana: nuevas evidencias sobre el vínculo de las carnes procesadas y el cáncer 

En 2015 la Organización Mundial para la Salud (OMS) clasificó la carne procesada como Grupo 1 cancerígeno para las personas, y a la carne roja como Grupo 2, por su capacidad para provocar cáncer colorrectal. Años antes, en 2007, un estudio publicado por el World Cancer Research Fund y el  American Institute for Cancer Research ya advirtió de esta relación, recomendando un consumo mínimo de ellas.

?Vemos un aumento del 4% en el riesgo de cáncer incluso con 15 gramos al día, que es una sola rebanada de jamón en un sándwich?, aseguró en 2018 a The New York Times el doctor Nigel Brockton, director de investigación del Instituto Americano de Investigación del Cáncer.

Ese mismo año otra investigación encontró un mayor riesgo de cáncer de mama entre las mujeres que consumían cantidad más elevadas de carnes procesadas.

Se sabe que los nitritos y nitratos ingeridos a través de los alimentos y el agua provocan la formación de compuestos nitrosos, algunos de los cuales son cancerígenos y genotóxicos para los humanos. 

Están presentes de forma natural en ciertos alimentos, en particular en verduras de hojas verdes como la espinaca o la lechuga. También se pueden añadir a los productos de charcutería o ciertos quesos en forma de aditivo alimentario (E251  E252, E249 y E250).

Los nitratos y nitritos son aditivos alimentarios autorizados en la Unión Europea. Actualmente, la normativa europea prevé un contenido máximo de incorporación de 150 mg/kg para productos cárnicos elaborados, excluidos los productos tradicionales. 

La ingesta diaria admisible (IDA) actual establecida por la Agencia Europea de Seguridad ALimentaria (SCF) y el Comité Conjunto de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) de la Organización para la Alimentación y la Agricultura y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el nitrato de sodio y potasio es de 0 a 3,7 mg/kg de peso corporal por día.

A tenor de los resultados de su estudio, la Anses ha actualizado las pautas de consumo de alimentos para la población francesa. Aconseja limitar el consumo de embutidos a 150 gramos por semana y seguir una dieta variada, con al menos 5 raciones de frutas y verduras al día.

Otros artículos interesantes:

12 tipos de cáncer que están relacionados con una mala alimentación

32 alimentos y sustancias peligrosas que la ciencia ha relacionado con el cáncer

Cuáles son los embutidos más saludables que puedes encontrar en el supermercado

Te recomendamos