Admítelo, eres una persona totalmente diferente en Slack y está empezando a ser agotador

Cadáver en la oficina.

fstop123/Getty Images

Holaaa!! 😀

¿Qué tal? ¿¡Todo bien!? Ha sido una semana muy larga jeje 🤪

¿Cuándo crees que terminarás con el proyecto? Sin presión 👍

Avisa si necesitas algo, ¿vale?

¡¡¡Ya lo tienes!!! 💪

Bienvenido al extraño, agotador y común mundo de los chats de trabajo. 

Que podría empezar a llamarse Slack-splaning o Slack-explicado, una expresión sarcástica que en inglés se utiliza para aquellos que intentan explicarle a otros cómo funcionan las cosas. 

Todos lo hacemos y parece que no podemos evitarlo. Los mensajes superelaborados, con puntuación sobrecargada y abundantes emoticonos son tan habituales en los chats de trabajo de hoy como lo eran las sobras malolientes en la nevera de la oficina en 2019. 

Si preguntas ahora a tus compañeros de trabajo, seguramente más del 90% reconocerá que tiene la necesidad de añadir un "extra" en la conversación digital —frases múltiples, puntuación, emoticonos...— para aclarar el tono y el significado, tal y como han revelado el 97% de los 3.000 profesionales encuestados por Loom.

Unos cuantos signos de exclamación por aquí y una cara sonriente del revés por allá puede parecer algo inofensivo, pero los expertos dicen que tener que explicarse en Slack resulta psicológicamente agotador. Sobre todo por la gran cantidad de mensajes a los que nos enfrentamos durante la jornada laboral. 

20 cosas que no deberías decir jamás a tus compañeros de trabajo

Un informe de Zapier del año pasado reveló que el 90% de los trabajadores pasaban hasta 5 horas al día revisando aplicaciones de mensajería del trabajo como Slack y Microsoft Teams.

"Esto, desde luego, no ayuda a la ansiedad social", dice Aditi Paul, profesora adjunta de la Universidad de Pace, Estados Unidos, cuya investigación se centra en la influencia de la tecnología en la comunicación interpersonal. 

Pero, según Paul y otros expertos, eliminar el Slack-splaining para siempre no es una solución, porque también tiene claros beneficios. Te hace pensar más en los demás, por ejemplo.

El punto óptimo, dicen, se encuentra en la intersección de la empatía y la autenticidad. Es decir, ser considerado con los miembros del equipo y, al mismo tiempo, ser fiel a uno mismo. Si te inclinas demasiado en una u otra dirección, aumentas el riesgo de agotamiento y desvinculación con el resto.

"Convertir tus pensamientos en un mensaje escrito es muy diferente a escupir palabras en una reunión", dice Paul. "Hay que pensar en el mensaje, tener en cuenta el contexto e imaginar cómo se interpretará cuando se envíe. Todos esos microcálculos hacen que el proceso sea complicado y agotador. Y, por supuesto, nos pasará factura".

Por qué nos explicamos en Slack

Cuando la pandemia encerró a todo el mundo en sus casas y se abandonaron los puestos de trabajo que podían continuar su actividad en remoto, casi toda la comunicación se volvió digital de la noche a la mañana. 

Desde entonces, el trabajo remoto o híbrido se ha convertido en la norma para la mayoría de los trabajadores de oficina. Según una encuesta realizada por Business Insider España, el 60% de las compañías, con independencia del país, apuestan por implantar un modelo de trabajo híbrido. 

La falta de interacción cara a cara con los compañeros dificulta el desarrollo de ritmos naturales de comunicación. Sólo hay que preguntar a Natalie Bartels, una directora de relaciones públicas de 31 años, en San Diego, Estados Unidos. 

Bartels, que dirige un equipo de 10 miembros de la generación Z repartidos por todo el país, dice que ha tenido que construir una personalidad en Slack en el trabajo que es notablemente diferente de su comportamiento en la vida real, que tiende a ser "sarcástico y seco".

Le preocupa que sus mensajes de Slack a los miembros de su equipo sean malinterpretados, por lo que "los adorna con emoji y signos de exclamación" para asegurarse de que no se perciben de una manera demasiado negativa. 

"Tengo que asegurarme de que suena bien", dice. 

"Tuve que despedir a más personas de la que me hubiese gustado sólo por las 'soft skills'": el origen de Hirint, una startup de selección de personal en base a habilidades blandas

Su impulso es de bondad, pero eso no lo hace menos agotador. Sólo se ha reunido con sus colegas en persona un par de veces.

"Tengo que pensar en los sentimientos de los miembros de mi equipo: si alguien tiene un mal día, no quiero que un mensaje mío en Slack sea la razón por la que se desborda", dice. 

"Pero también cansa mucho tener que pensar en ello todo el tiempo".

Estamos constantemente intentando replicar lo que haríamos en persona en el ámbito digital, según Jeanine Turner, profesora de la Escuela de Negocios McDonough de la Universidad de Georgetown y autora de Being Present: Commanding Attention at Work (and at Home) by Managing Your Social Presence.

Los efectos del teletrabajo están siendo más negativos de lo que se esperaba: más horas de trabajo y peor comunicación, según un estudio interno de los empleados de Microsoft

Cuando estamos físicamente con otras personas, tenemos una comunicación verbal y no verbal a través de nuestras expresiones faciales, el lenguaje corporal, el tono y el uso del espacio, explica. En un entorno que elimina las señales —el correo electrónico, los mensajes de texto y Slack— sentimos la necesidad de complementar lo que decimos

"En persona, podrías decir: 'Qué gran idea', y sonreirías y te inclinarías hacia adelante, y habría emoción en tu voz", dice. 

"Tu reto en Slack es comunicar ese mismo entusiasmo con las manos atadas a la espalda. Si dijeras 'bonito' o 'bien' sin un signo de exclamación o un emoji sonriente, la otra persona podría salir pensando: '¿Esto es terrible, no?'".

La sutil ventaja de intentar explicarse en Slack

Sí, el Slack-splaining requiere un esfuerzo extra. Y hay que pensar mucho y cuestionarse. 

Pero, según Turner, puede ser lo mejor. Cuanto menos conozcas a una persona, más tendrás que esforzarte para transmitir lo que quieres decir. Al fin y al cabo, con tan poca interacción cara a cara, ¿cómo va a brillar tu personalidad? 

"Con el trabajo a distancia, la relación no puede desarrollarse de otra manera", dice. "Si se eliminan las oportunidades de conocer a alguien en la hora del café, o ante un trozo de tarta de cumpleaños en la cantina de la oficina, Slack y el correo electrónico son la forma de construir relaciones".

Es más, el fenómeno tiene un lado positivo, dicen los expertos. 

La necesidad de hablar por Slack nos obliga a comunicarnos con claridad y empatía, una habilidad muy necesaria en el lugar de trabajo actual, según Paul. En dosis demasiado elevadas, puede dejar al más animado de nosotros agotado. Pero en cantidades moderadas, puede fomentar la cohesión entre los equipos y, en última instancia, hacernos mejores personas.

"Tienes que pensar en cómo va a recibir tu mensaje tu audiencia", dice. "Lo que te hace más consciente y sensible".

Otros artículos interesantes:

Slack y Zoom dañan la colaboración entre empleados y la salud mental, así que los expertos han descubierto una solución: las llamadas telefónicas

6 consejos para lidiar con compañeros de trabajo bordes y agresivos

Teletrabajo flexible pero sin olvidar las caras de los compañeros en la vida real: así vuelven a la oficina 14 startups y empresas tecnológicas

Te recomendamos