Los adultos jóvenes son más propensos a ser superpropagadores del COVID-19, según las nuevas investigaciones, probablemente porque no se quedan en casa

People remove their masks to drink beer in Washington Square Park on August 9, 2020, in New York City.
Alexi Rosenfeld/Getty Images
  • Las personas menores de 60 años tienden a ser los principales impulsores de los eventos de súper propagación, según un nuevo estudio, principalmente porque son los que más salen de casa.
  • La investigación sugiere que los eventos de superpropagación representan gran parte de la transmisión del coronavirus y el origen de los rebrotes.
  • El estudio se realizó después de que la OMS advirtiera que los adultos jóvenes podrían estar propagando el virus a los ancianos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un fin de semana salvaje en Seúl, Corea del Sur. Una fiesta de cumpleaños en Jacksonville Beach, Florida. Una excursión a una bodega de Ohio, Estados Unidos. En los tres casos, un adulto joven contagió el coronavirus a por lo menos una docena de personas. En el caso de Seúl, nuestro protagonista de 29 años infectó a más de 100.

En los últimos meses, las actividades de alto riesgo como éstas entre los adultos jóvenes se han vinculado cada vez más a eventos de superpropagación. Es parte de un patrón más amplio de jóvenes que alimentan la transmisión, según un reciente estudio de investigadores de la Universidad de Emory (Atlanta, Estados Unidos) y el Departamento de Salud Pública de Georgia.

Después de analizar los casos de coronavirus en 5 condados de Georgia entre marzo y mayo, los investigadores encontraron que las personas menores de 60 años tendían a ser los principales impulsores de los eventos de superpropagación. Las personas de ese grupo de edad, principalmente entre 20 y 40 años, eran casi 3 veces más propensas a infectar a otros en comparación con las personas de 60 años o más, según los investigadores.

Leer más: La pandemia del coronavirus está siendo impulsada por gente de 20, 30 y 40 años que no saben que están infectados, según alerta la OMS

La semana pasada, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también advirtió que los jóvenes parecen estar transmitiendo el virus a los ancianos e inmunodeprimidos.

"Las personas de 20, 30 y 40 años están impulsando cada vez más la propagación", resalta Takeshi Kasai, director regional de la OMS para el Pacífico Occidental. "Muchos no saben que están infectados. Esto aumenta el riesgo de propagación a los más vulnerables".

Los enfermos de coronavirus son cada vez más jóvenes

Una de las razones por las que las personas mayores y vulnerables parecen tener menos probabilidades de infectar a otros es que tienen menos interacciones sociales y, en definitiva, salen menos de casa. Los adultos jóvenes, por otro lado, son más propensos a salir o ver a sus amigos, particularmente si asumen que la amenaza a su salud es más leve.

"Tendría sentido que las personas menores de 60 años sean más propensas a ser superpropagadores", resalta Ben Cowling, profesor de epidemiología en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong. "Tienen más oportunidades de ser superpropagadores".

En muchos lugares donde se han producido rebrotes se ha observado un aumento considerable de los casos de coronavirus entre los residentes más jóvenes. La edad media de los pacientes de coronavirus en Florida, por ejemplo, disminuyó de 65 años en marzo a 40 años a mediados de julio.

Pero no hay que irse tan lejos. "La edad media en el pico de la pandemia era de 63 años, mientras que en la actualidad está entre los 38 y 39 años", explicaba esta semana en una comparecencia pública Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad.

En la Comunidad de Madrid, uno de los mayores focos de contagio ahora mismo en España, la edad media de los contagiados es de solo 35 años. La cifra todavía es más baja en otras latitudes, como en Italia, donde la media de los últimos días se ha desplomado hasta los 30 años.

En California, las personas de 18 a 34 años pasaron de representar el 24% de los casos de coronavirus del estado en mayo al 35% en agosto. La proporción de casos entre las personas de 65 años y más, por el contrario, disminuyó del 22% al 11% durante ese tiempo. En el condado de Los Ángeles específicamente, las tasas de infección entre las personas de 18 a 29 años se cuadruplicaron de junio a finales de julio. 

"Si se mira lo que está pasando con las nuevas infecciones, la edad media es alrededor de una década y media más joven que hace unos meses", aseveraba días atrás Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, homólogo de Fernando Simón. "Mi mensaje a los jóvenes es que consideren su responsabilidad hacia ellos mismos, pero también la responsabilidad social", agregó Fauci. "Al permitirte infectarte, estás propagando la pandemia".

Leer más: Cómo será la vuelta al cole: estas son las medidas adoptadas por cada comunidad autónoma para prevenir y gestionar los contagios en los colegios

"No me vale que me digan soy joven y me va a afectar muy poco porque cada joven acaba produciendo varios casos en su familia, en personas mayores y en personas vulnerables", insistía esta semana Simón, que incluso ha animado a los influencers españoles a compartir mensajes que puedan ayudar a prevenir contagios. "Todos aquellos que tenemos alguna posibilidad de influir sobre la población, creo que debemos concienciar a la gente de lo que hay que hacer, no de lo que no hay que hacer", sentenció.

La vuelta a las clases podría conllevar más propagaciones 

En el estudio de la Universidad Emory se determinó que la superpropagación desempeñaba un "papel particularmente importante" en la propagación de los brotes rurales en el estado de Georgia (Estados Unidos). Así, alrededor del 2% de los casos en los cinco condados de la zona estudiados fueron responsables del 20% de las infecciones. 

Eso se alinea con otras investigaciones sobre el papel desproporcionado que los eventos de superpropagación juegan en la transmisión del coronavirus. Un estudio de la Universidad de Hong Kong, todavía pendiente de revisión, llegó a la conclusión de que alrededor del 80% de la transmisión en Hong Kong de enero a abril provenía de sólo el 20% de los casos, sugiriendo que la superpropagación era el principal medio de transmisión. El mayor grupo de casos durante ese tiempo estaba vinculado a los bares.

Leer más: Un negocio de 20.000 millones y más de 300.000 empleos: los rebrotes amenazan el ocio nocturno y desatan el conflicto con los gobiernos autonómicos

Fauci ha advertido que los bares son los principales centros de transmisión también en Estados Unidos."Intenta alejarte de lugares como los bares donde la gente se congrega", advirtió durante una entrevista con la revista médica especializada JAMA el 3 de agosto.

Sin embargo, eso es difícil de cumplir en un contexto en el que millones de personas acaban sus vacaciones y vuelven a sus lugares de trabajo o estudio. Otro de los focos señalados son las universidades. De hecho,  más de 17.000 casos de coronavirus han sido vinculados a universidades de Estados Unidos hasta la fecha, según ha publicado The New York Times.

En Baton Rouge, Luisiana, más de 100 personas dieron positivo en el test de coronavirus en junio después de visitar bares cerca del campus de la universidad estatal. Luego, en julio, más de 120 casos fueron vinculados a fraternidades y hermandades de la Universidad de Washington. Hace una semana, empezaron a circular fotos de estudiantes de la Universidad de Alabama apiñados fuera de los bares de Tuscaloosa.

Muchas universidades, a raíz de estos sucesos, han reducido sus planes de reapertura física, y los que están teniendo clases presenciales se están preparando para la posibilidad de que tengan que cerrar.

En un correo electrónico dirigido a los estudiantes, Laurie Santos, directora de una de las universidades residenciales de Yale, advirtió a los estudiantes de que su vida en las residencias universitarias podría "parecerse más a una unidad hospitalaria" durante el otoño.

La mayoría de los cursos de la prestigiosa universidad de Yale se imparten a distancia, pero los estudiantes de primer, segundo y tercer año tienen permiso para instalarse en el campus. Algunas clases seguirán siendo presenciales, pero se les pide a todos los estudiantes que practiquen el distanciamiento social y usen mascarillas. "Debéis estar emocionalmente preparados para infecciones generalizadas y posiblemente muertes", resumía la directora.

En España la vuelta a las aulas está rodeada de incógnitas ante el avance de casos en diferentes comunidades autónomas. Los centros ultiman protocolos, planes y medidas para garantizar el inicio de un curso en el que parece que se impondrá el modelo mixto, compatibilizando actividades presenciales con otras online.

LEER TAMBIÉN: Cómo limpiar la goma de la lavadora: los mejores consejos de expertos

LEER TAMBIÉN: España reserva sus primeras vacunas contra el COVID-19 tras adquirir 30 millones de dosis a AstraZeneca

LEER TAMBIÉN: ¿Habrá confinamiento el 18 de septiembre? La verdad sobre el rumor que circula en internet

VER AHORA: Mascarillas, grupos burbuja o PCR masivos: cómo han preparado otros países la vuelta a las clases para prevenir contagios

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Ciencia
  3. Salud
  4. Estados Unidos
  5. Trending