Pasar al contenido principal

Las aerolíneas podrían dejar de compensar 200 millones de toneladas de CO2 emitidas en 2020

Un avión fotografiado mientras su despegue
REUTERS/Kevin Lamarque

  • En 2019, la agencia de la ONU dedicada a la aviación adoptó un plan para reducir las emisiones que empezaría en 2021.
  • El plan exigiría a las aerolíneas comprar compensaciones de carbono por las emisiones de vuelos internacionales que excedieran su media entre 2019 y 2020.
  • Pero las aerolíneas han pedido que no se tenga en cuenta la media de 2020 ante el parón en el sector provocado por el coronavirus, por lo que la industria podría dejar de compensar 200 millones de toneladas de CO2, según cálculos de un experto.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Se suponía que el año 2020 iba a ser el punto de inflexión en la huella de carbono de las aerolíneas. En lugar de eso, la industria podría dejar de compensar 200 millones de toneladas de CO2.

Según una información que ha publicado el medio estadounidense Quartzeste año no van a compensarse entre 50 y 200 millones de toneladas de CO2, dependiendo de cómo de rápida sea la recuperación del sector ante la pandemia del coronavirus.

Son datos apuntados por el director de transporte de la organización independiente sin ánimo de lucro International Council on Clean Transportation, Dan Rutherford.

La aviación está intentando descarbonizarse con aviones comerciales más eficientes, pero estos aún están muy lejos de funcionar con baterías o alguna otra cosa que no sea combustible.

Aunque la huella de carbono de los viajes aéreos es relativamente pequeña, apunta el mismo medio, suponiendo un 2,4% de todas las emisiones globales, está creciendo rápidamente: lo hizo un 10% entre 2013 y 2019.

Por eso, en 2019 la agencia de la ONU dedicada a la aviación, la Organización de Aviación Civil Internacional, adoptó un plan para reducir las emisiones que empezaría en 2021.

Tal y como indicaba el mismo, se exigiría a las compañías comprar compensaciones de carbono por todas las emisiones de vuelos internacionales que excedieran su media entre 2019 y 2020, sin incluir vuelos domésticos.

Era un punto de partida que, en el momento, parecía razonable, pero nadie podía predecir que 2020 registraría la mayor caída en el tráfico aéreo en la historia del sector.

Por ahora, las aerolíneas predicen que perderán 84.000 millones en 2020 por la crisis del coronavirus.

Por eso, en abril la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) pidió a la agencia que solo se tenga en cuenta 2019, algo a lo que este 30 de junio la agencia ha dado su visto bueno.

Leer más: Las aerolíneas europeas se enfrentan a una crisis histórica que podría derivar en recortes masivos en sus flotas: cuántos aviones tenían Iberia, Ryanair o Lufthansa antes de la pandemia

Así, durante al menos los primeros tres años del programa no se exigirán compensaciones para las emisiones que no superen los niveles de 2019

Aunque no so se sabe cuál será el impacto de esta medida, los cálculos de Rutherford le llevan a pensar que implicará que no se cubrirá el 90% de las emisiones de toda la aviación. 

Y además