Pasar al contenido principal

Las aerolíneas anticipan una factura de 32.000 millones por las devoluciones de billetes y solo esperan operar el 30% de sus vuelos hasta junio

Aviones coronavirus
Aviones de Turkish Airlines estacionados durante el parón del COVID-19 en el Aeropuerto de Estambul. REUTERS/Umit Bektas
  • La patronal mundial de las aerolíneas prevé que las compañías perderán unos 35.000 millones de euros de beneficio neto en el segundo trimestre de 2020 por la crisis del coronavirus.
  • De ese dinero, 32.000 millones de euros irán destinados a devolver los billetes a los viajeros que han visto sus vuelos cancelados por la pandemia.
  • Las aerolíneas subrayan que la posibilidad de otorgar bonos en lugar de reembolsar el dinero marcará la diferencia entre que muchas de ellas entren en bancarrota o no.
  • "Somos totalmente conscientes de la incomodidad que los bonos pueden representar para los pasajeros, pero para nosotros es una cuestión de supervivencia", ha recalcado el CEO de IATA.
  • Además, anticipan que solo esperan operar el 30% de sus vuelos hasta junio.
  • Descubre más historias en Business Insider España

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) prevé que las aerolíneas perderán unos 35.000 millones de euros (39.000 millones de dólares) de beneficio neto en el segundo trimestre de 2020 por la crisis del coronavirus.

De dicha cifra, 32.000 millones de euros (35.000 millones de dólares) corresponderán a los billetes que estas empresas deberán devolver a los viajeros que han visto sus vuelos cancelados por la pandemia, según marca la ley, por lo que, sugieren, la posibilidad de otorgar bonos en lugar de reembolsar el dinero marcará la diferencia entre que muchas de ellas entren en bancarrota o no.

En este sentido, la asociación ha apuntado, este martes en rueda de prensa, que es "difícil" dar un número de aerolíneas que podrían quebrar a consecuencia del coronavirus, ya que dependerá de las ayudas que presten o no los gobiernos al sector.

Además, las previsiones de IATA apuntan a que los ingresos de las aerolíneas caerán un 68% en ese mismo periodo frente al año anterior, hasta los 67.000 millones de dólares, mientras que en el segundo trimestre de 2019 alcanzaron los 210.000 millones de dólares. También esperan una caída del tráfico del 71% basada en sus RPK, el indicador que mide cuánto se ingresa en relación por cada pasajero y kilómetro transportado.

El economista jefe de IATA, Brian Pearce, ha explicado que las aerolíneas "ya" se encuentran en medio de una "profunda recesión" de la que no se recuperarán antes del último trimestre del año, y que probablemente lo hagan en 2021 –dependiendo de cómo afecte la crisis en el mercado laboral, lo que influirá en que los ciudadanos compren más o menos billetes de avión–.

También ha anunciado que solo la semana pasada las aerolíneas quemaron 51.000 millones de dólares de sus cajas.

Leer más: Por qué las aerolíneas tienen tan poco margen operativo... y la crisis actual supone una seria amenaza para su supervivencia

"Esta cifra muestra que esta crisis está por encima de cualquier cosa que hayamos visto", ha manifestado el director general y CEO de IATA, Alexandre de Juniac.

Tanto Pearce como De Juniac han insistido en que aunque las aerolíneas detengan sus operaciones siguen haciendo frente a "costes inevitables" que tienen que pagar y que hacen mella en su liquidez, además de que tendrán que destinar 35.000 millones de dólares a devolver a los clientes los billetes de los vuelos cancelados por el coronavirus.

"Somos totalmente conscientes de la incomodidad que los bonos pueden representar para los pasajeros, pero para nosotros es una cuestión de supervivencia", ha recalcado De Juniac, recordando que según cálculos anteriores mitad de las aerolíneas del mundo podrían quebrar tras esta crisis.

Leer más: Ni el 11-S ni la crisis financiera de 2008: por qué el coronavirus es el mayor riesgo para el futuro de la aviación, según la patronal mundial de las aerolíneas

Asimismo, han recordado que las cancelaciones de vuelos vienen provocadas por las restricciones de los gobiernos a sus vuelos y no por una situación provocada por las empresas del sector.

Preguntados sobre si los gobiernos deberían exigir que las aerolíneas cuenten con un mínimo de liquidez de aquí en adelante, desde IATA han respondido que no conocen otros sectores en los que existan estos requerimientos y que sin duda las empresas reforzarán sus cuentas tras esta crisis, de cara al futuro.

Por ahora, el Senado de EEUU ha aprobado un paquete de ayudas a las aerolíneas de 58.000 millones de dólares, y otros gobiernos de todo el mundo están aprobando, o valorando aprobar, otras medidas que ayuden al sector a capear la crisis.

Y además