El consumo excesivo de pornografía puede dañar el cerebro y causar efectos negativos a nivel neurológico y sexual

Contenido erotico
Gettyimages
  • Consumir pornografía en exceso puede ser dañino para la salud, ya que genera adicción.
  • Algunos estudios señalan que los cambios a nivel neurológico son importantes y que incluso pueden provocar disfunciones sexuales.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ver demasiado porno puede ser malo para la salud. El exceso de estímulos sexuales en la pantalla a largo plazo tendría importantes efectos en el cerebro, tal y como advierten algunos estudios.

De hecho, engancharse a las películas pornográficas genera una adicción que puede resultar similar a la del consumo de sustancias. El usuario cada vez requiere una satisfacción más inmediata y mayor que la anterior, y esto le lleva a consumir de forma más compulsiva. 

Este daño neurológico puede tener implicaciones en la salud sexual, provocando que los adictos a la pornografía sufran disfunciones y no puedan mantener una sexualidad adecuada.

Que el acceso a la pornografía resulte cada vez más sencillo a través de internet, e incluso desde los teléfonos móviles, provoca que cada vez más personas se conviertan en adictas.

El último ranking publicado por la conocida web Pornhub señalaba a España como el duodécimo país del mundo en el que más pornografía se consume. El perfil más común es el de un hombre de aproximadamente 40 años que pasa casi 10 minutos en la página web.

OnlyFans se ha puesto de moda durante la cuarentena: cómo una simple plataforma de contenido para adultos ha crecido tanto en tan poco tiempo

Así afecta el exceso de porno al cerebro

Una investigación publicada en el año 2017 por el Instituto Karolinska (Suecia) determinó que cuando una persona observa una imagen erótica su cerebro comienza a segregar dopamina, una sustancia que activa el sistema de recompensa del cerebro y que genera sensación de bienestar.

Si bien esto puede parecer positivo, y en pequeñas dosis su efecto puede hacerte más feliz, la realidad es que el exceso termina generando dependencia. El adicto va a querer repetir la experiencia una y otra vez, y cada vez va a necesitar estímulos más grandes para alcanzar la sensación deseada.

Otro estudio, en este caso publicado en 2014 por el Instituto Max Planck de Berlín (Alemania) señaló que el exceso de pornografía puede alterar la estructura del cerebro, reduciendo la cantidad de materia gris en el lóbulo derecho.

Esto provoca cambios en los patrones de comportamiento, por ejemplo a la hora de conseguir manejar correctamente los impulsos. 

Practicar sexo por la noche puede ayudarte a rendir en el trabajo mañana, según la ciencia

Los efectos a nivel del organismo pueden ser también importantes. Un grupo de investigadores de Bélgica, Reino Unido y Dinamarca publicaron el pasado verano una serie de encuestas realizadas a consumidores de pornografía, y los resultados mostraron que el 23% de los hombres menores de 35 años encuestados sufrían disfunción eréctil.

Además, el 35% de los hombres respondieron que el sexo con la pareja era menos emocionante que ver porno. Esta diferencia entre las expectativas es la que puede causar problemas en la función sexual.

LEER TAMBIÉN: Estas son las 10 celebridades del porno que decidieron dar el salto al cine convencional

LEER TAMBIÉN: Así entrenan a perros policía para olfatear dispositivos ocultos: estos animales son claves en casos de fraude y pornografía infantil

LEER TAMBIÉN: 14 beneficios de practicar sexo para el cuerpo y la mente

VER AHORA: 10 años de Instagram: qué le espera a la red social en el futuro

    Más:

  1. Salud
  2. Cine
  3. Psicología
  4. Sexo
  5. Top