Los apagones eléctricos en China interrumpen la actividad en las fábricas y pueden materializarse en un aumento de precios o problemas de inventario

Fábrica en China

Reuters

  • Los límites al consumo de electricidad impuestos en algunas regiones de china han hecho que se detenga la actividad en las fábricas y, por tanto, que la oferta de productos tecnológicos se vea alterada. 
  • Según Nikkei Asia, esto ha afectado a algunos de los proveedores de componentes para empresas como Apple, Tesla, Intel, Nvidia o Qualcomm. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Los límites al consumo de electricidad impuestos por varias regiones de China han hecho que algunas fábricas permanezcan inactivas y pueden afectar a las compras de productos tecnológicos, tal y como explica la web Always Fresh News

La misma fuente recuerda que los mercados occidentales dependen en gran medida de la región asiática, que representa el 30% de la producción mundial, por lo que cualquier decisión que tome se traslada de forma inmediata al resto del mundo. Esta correlación es especialmente notoria en el sector tecnológico. 

Así, señalan que, si el gigante asiático decide racionar su consumo eléctrico, esto puede alterar o impedir la compra de smartphones, ordenadores o cualquier otro dispositivo en otros países. 

Los apagones son algo habitual en algunas regiones chinas, aunque, según South China Morning Post, su frecuencia ha aumentado considerablemente desde el segundo semestre del año pasado. El periódico cita a algunos ciudadanos enfadados porque estos cortes ocurriendo sin previo aviso durante las horas pico. 

A la par, el medio explica que, durante el último mes, 16 de las 31 provincias han implementado medidas de racionamiento eléctrico, lo que ha incrementado la preocupación de gran parte de la población "y ha sumido al sector industrial del país en el caos". 

España debate sobre la creación de una empresa pública de energía: así son 5 de las compañías estatales de electricidad más importantes del mundo

Estos cortes de energía se deben a la escasez de carbón, así como a la política de transición ecológica impulsada por Xi Jinping, presidente de la región, que quiere lograr la neutralidad de carbono para 2060 y asegurar que el 20% de su electricidad en 2025 provengan de fuentes renovables. 

Sin embargo, el problema es que, actualmente, China tiene una enorme dependencia del carbón, que representa el 70% de su producción de electricidad, según datos de Bloomberg

Así, aunque el país ha ralentizado la extracción de este combustible, la demanda de electricidad en las líneas de producción se ha incrementado drásticamente debido a la mejora en la crisis del COVID-19.

Esta situación ha llevado a más de la mitad de las provincias chinas a imponer un racionamiento eléctrico, lo que implica la interrupción forzosa de las líneas de producción en las fábricas. 

Por ejemplo, según Nikkei Asia, esto ha afectado a algunos de los proveedores de componentes para empresas como Apple, Tesla, Intel, Nvidia o Qualcomm. 

Esta ralentización de la producción se une a otros problemas de la industria como la escasez de semiconductores a nivel global. Como resultado, los expertos apuntan que se materializará en problemas de inventario y aumentos de precios. 

Otros artículos interesantes:

China aprueba una ley de protección de datos pionera que endurece al sector tecnológico y da más poder de decisión al consumidor

Sin hacer ruido, China se ha convertido en una potencia biotecnológica que regirá el futuro de la industria farmacéutica

El Banco Central de China declara ilegales todas las transacciones con criptomonedas: los precios del bitcoin, ethereum o cardano se desploman

Te recomendamos

Y además