Pasar al contenido principal

15 mapas que explican el efecto de los movimientos anti-vacuna en la salud mundial

  • El sarampión ha vuelto a Estados Unidos, más de 300 casos han sido notificados desde el Centro de Prevención y Control de Enfermedades solo a principios del 2019.
  • Los investigadores achacan gran parte de la culpa a los movimientos anti-vacuna que se han esparcido por todo el país norteamericano y gran parte del mundo. 
  • Pero en cuanto a las inmunizaciones, Estados Unidos no tiene mucho que lamentar. El foco está puesto ahora sobre países de África, Asia y Oriente Medio.

Esta es la transcripción del vídeo. 

El sarampión es una emergencia de salud pública con un aumento de los infectados. El sarampión ha vuelto a los Estados Unidos. La amenaza es tan seria que algunos hospitales arman cada entrada con guardias de seguridad para detectar los síntomas del virus.

En los primeros meses del 2019, los médicos estadounidenses notificaron 314 casos de sarampión en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Ahora, compáralo con el número de casos denunciados en el año 2000: menos de 100. ¿Qué ha pasado? Los científicos lo atribuyen en gran parte de la culpa al movimiento contra las vacunas, que está prosperando en algunas partes del país.

El estado de Washington ha sido declarado un punto caliente debido a su movimiento anti-vacunas.

El estado de Washington, donde se registraron más de 70 casos, es uno de los 17 estados que permite a los padres oponerse a la vacunación de sus hijos sobre la base de sus creencias personales o morales. Y con menos niños vacunados, es mucho más probable que el sarampión se propague. De hecho, la enfermedad es tan contagiosa que entre el 93% y el 95% de la población debe ser vacunada para prevenir su transmisión. Sin embargo, en varios estados, más padres están buscando alternativas no médicas para las inmunizaciones normales.

Leer más: 11 enfermedades que pueden transmitirse de animales a humanos

Pero aquí está el problema. En general, en Estados Unidos les está yendo bastante bien cuando se trata de inmunizar a la gente. Si existe un gran problema con las vacunas, no está en Estados Unidos, sino en el extranjero, en África, partes de Asia y en el Oriente Medio. En 2017 había alrededor de 20 millones de bebés que no habían recibido las vacunas rutinarias como la de la difteria, el tétanos, la tos ferina o el DTP. Y alrededor del 60% de ellos viven en 10 países.

En Nigeria, por ejemplo, solo un tercio de la población recibió la tercera dosis de DTP en 2017, mientras que esa tasa estaba cerca del 85% en el resto del mundo. Verás, las tasas de inmunización están vinculadas no solo a las creencias, sino también a la economía. Los países pobres a menudo carecen de infraestructuras como la electricidad, que es necesaria para mantener refrigeradas las vacunas.

Piensa en el sur de Sudán. Menos del 10% de la población tenía acceso a la electricidad en 2016, lo que podría explicar que el país tuviera una de las tasas de inmunización más bajas del mundo. Pero también hay otros factores en juego, como el conflicto. Tras la guerra civil en Siria, por ejemplo, las tasas de inmunización para algunas enfermedades se redujeron en casi un 40%, y esa tendencia se refleja en otros países que también están siendo asolados por conflictos políticos.

Sí, estas cifras parecen sombrías, pero están mejorando gracias al aumento de la concienciación y a la financiación en los esfuerzos por la inmunización, especialmente en países como Afganistán, Bangladesh y Sudán. Y en 2017, se batió un récord de 123 millones de niños en ser vacunados con, al menos, una dosis de DTP. Así que incluso, mientras el movimiento anti-vacunas se apodera de ciertas partes de Estados Unidos, como especie global, los seres humanos están más cerca que nunca de librar al mundo de muertes prevenibles con vacunas.

Y además