Así afronta la banca el tramo final del año: 14.500 empleados menos desde el inicio de la pandemia y la duda sobre cómo será la recuperación económica

Cambio de logo Bankia por CaixaBank en las Torres Kio de Madrid.
Cambio de logo Bankia por CaixaBank en las Torres Kio de Madrid.

Reuters

  • Los grandes bancos mantienen sus recortes de plantilla reduciendo el número de sucursales mientras cada vez más clientes utilizan los canales digitales. 
  • Tras un 2020 terrible a nivel económico, las previsiones apuntan un crecimiento del PIB en 2021 en el que se apoyaría el negocio bancario, aunque continúa la incertidumbre de si aflorará una mayor morosidad debido a la pandemia. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La gran banca española se prepara para presentar los resultados del primer semestre con la vacunación contra el covid ya en velocidad de crucero. La recuperación económica marcará la evolución de parte del negocio en la segunda mitad del año, mientras que se mantienen los desafíos del sector como son la digitalización o la política monetaria internacional marcada por los tipos de interés mínimos. 

"Lo más importante es que la banca, como otros sectores, se va a aupar a la recuperación económica y puede ayudar a impulsarla. Sus resultados están siendo mejor de lo esperado aunque el reto de la rentabilidad (en un entorno de tipos de interés muy reducido) sigue ahí",  explica Santiago Carbó, Catedrático de Economía de la Universidad de Granada y director del Área Financiera y Digital de Funcas a Business Insider España. 

"La morosidad aumentará cuando se retiren los ERE y ante la evidencia, a pesar de la recuperación, de que algunas empresas no serán viables. La banca tiene las provisiones, la solvencia y la gestión activa para lidiar con ese aumento de la morosidad, en todo caso", añade. 

Las consecuencias económicas de la pandemia arrastraron la economía española hasta su peor dato desde la Guerra Civil. Un escenario macro que marcó también el ejercicio para los bancos que realizaron provisiones millonarias para hacer frente a lo que pudiera ocurrir. 

Así queda el sector bancario en España tras las fusiones de CaixaBank y Unicaja: menos jugadores para repartirse un mercado estrangulado por los tipos negativos

Ahora, las cifras esbozan un escenario de crecimiento. En junio, el Banco de España elevó las previsiones de PIB para este ejercicio, 2022 y 2023. De hecho, el organismo estima que se podrá volver al escenario prepandemia el año que viene y no en 2023 como preveía en su anterior publicación. 

El papel de los bancos en la crisis del COVID-19 ha sido determinante como catalizador de los préstamos con aval ICO, que hizo subir el volumen de crédito en 2020. A lo que se suman, las moratorias tanto en hipotecas como en crédito al consumo derivadas del "escudo social" puesto en marcha por el Gobierno para mitigar el impacto de la crisis en los hogares

En este contexto, Joaquín Maudos, director adjunto del Ivie y catedrático de la Universidad de Valencia, asegura a Business Insider España que "el gran interrogante es hasta qué nivel puede aumentar la morosidad una vez las medidas anticrisis-covid lleguen a su fin como los ERTE o las moratorias". 

"La buena noticia es que la banca anticipo en gran parte en 2020 con provisiones el impacto futuro de la morosidad. Además, la recuperación es posible que sea más intensa de lo esperado conforme avanza la vacunación, lo que es una buena noticia para la recuperación de la rentabilidad de los bancos. No obstante ya hay indicios del deterioro de la calidad de los activos, como el aumento de las refinanciaciones", apunta Maudos. 

Desafíos que se mantienen: la digitalización 

En este nuevo escenario sacudido por la pandemia se mantienen los desafíos que tenía el sector. Quizá el más importante sea la digitalización. Los clientes cada vez usan más canales a distancia, algo que se ha visto incrementado por la pandemia, a lo que se suma que los procesos internos de los bancos cada vez son más digitales. 

"Sin lugar a dudas el covid ha sido un catalizador que ha acelerado el uso de la banca online en un solo año, y eso es algo positivo para acelerar el necesario ajuste de capacidad excedentaria que tiene la banca y que lastra sus beneficios. Se pueden cerrar oficinas sin que afecta a la exclusión financiera si la clientela utiliza la banca online. Insisto, el ajuste de capacidad es necesario porque la banca tiene que ser viable y ahora mismo tienen un problema de baja rentabilidad", señala Maudos. 

Así ha sido la factura millonaria de los últimos grandes ERE de la banca: recortes de miles empleos para buscar la viabilidad del negocio

En esta tesitura, las grandes entidades están viendo que su red de oficinas es mayor a la que necesitan ahora y esto está derivando tanto en el cierre de sucursales como en grandes ERE. 

Laura Baselga, profesora de finanzas de Deusto Business School, señala a Business Insider España que este "cambio tecnológico" es clave para el futuro de la banca. En este sentido, apunta que a la banca le pesa mucho su gran estructura de sucursales y servicios centrales, lo que complica la transformación. 

Una situación que, apunta la profesora, lleva a que las entidades tengan que buscar soluciones para buscar reducir costes como son las fusiones. Así, las últimas grandes operaciones de unión de entidades se han saldado con grandes ERE. 

Los recortes de empleos siguen en la banca 

En lo que llevamos de pandemia, la gran banca ha reducido su plantilla de más de 14.500 empleados. Santander llevó a cabo un ERE con 3.572 salidas, Sabadell realizó unas 1.800 prejubilaciones, mientras que en junio de este año BBVA ha negociado con sindicatos un ERE de 2.725 bajas y CaixaBank acaba de aprobar otro de 6.451 trabajadores. 

"El ajuste en banca es internacional e inevitable, pero tiene dos vertientes. Por un lado, porque se perderán bastantes de los anteriores empleos aunque, hasta la fecha, se ha hecho sin procesos excesivamente traumáticos. Por otro lado, porque se ganarán otros empleos. La banca busca talento en gestión de la información y, ahora más que nunca, en gestión comercial en plataformas de servicio", apunta Carbó. 

Todo esto en un contexto donde el negocio bancario sigue estrangulado por la política monetaria de tipos negativos. La llegada de la pandemia ha hecho que se borre de la conversación la fecha en la que se volverá a una normalidad de subida de tipos. En esta situación, el negocio original de la banca de tomar dinero prestado y prestarlo más caro se complica. 

Ahora, el futuro pasa por ver si la temida morosidad por los préstamos dado o alargados durante la pandemia aflora y hasta qué punto se recupera la economía tras la crisis del COVID-19. 

Otros artículos interesantes:

La banca aprovecha la reactivación del consumo para fomentar el crédito: qué ofrecen CaixaBank, Santander, BBVA y Sabadell

La banca destruye 94.000 empleos desde el pico de la burbuja: la tormenta perfecta de robots y fusiones reduce un 35% la plantilla y el recorte todavía no ha terminado

El boom de las fintech para aplazar pagos se consolida en Europa: tecnológicas cada vez más grandes que hacen frente a la banca tradicional

Te recomendamos

Y además