Estos agujeros negros atómicos primordiales bombardearon la Luna y la Tierra: los físicos teóricos creen que podrían estar detrás de la materia oscura

Montaje con un agujero negro, el planeta Tierra y la Luna, extraído de imágenes de la NASA.
Montaje con un agujero negro, el planeta Tierra y la Luna, extraído de imágenes de la NASA.

Getty Images

  • La Tierra y la Luna podrían haber sufrido algo parecido a un bombardeo por parte de agujeros negros primordiales –originarios del cosmos– del tamaño de átomos, es decir, no visibles.
  • Una pareja de físicos teóricos creen que podrían haber dado con la materia oscura, la hipotética responsable de la ralentización de la expansión del cosmos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El universo nació en el caos y, con los primeros brillos de algunas estrellas, se comenzó a poner algo de orden al cosmos. Sin embargo, en el camino podrían haber quedado algunos restos originarios.

Esto es lo que creen Almog Yalinewich, físico teórico del Instituto Canadiense de Astrofísica Teórica, y Matthew Caplan, de la Universidad Estatal de Illinois (Estados Unidos).

Según un artículo publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, en el universo han quedado unos agujeros negros primordiales del tamaño de átomos que viajan sin poder ser vistos.

Más aún, dichos agujeros negros atómicos primordiales podrían haber bombardeado la Luna, creando con ello los cráteres de su superficie. Pequeños objetos estelares que están ahí, aunque no se pueden observar.

Estos 6 descubrimientos espaciales recientes podrían cambiar el mundo tal y como lo conocemos

"Debido a que los agujeros negros perforan, no depositan toda su energía directamente en la superficie, depositan energía a lo largo de una franja", explica a CNET Caplan. "Esto sería como perforar un pozo, llenarlo con una columna de dinamita y luego ponerla en marcha".

Ahora bien, la Tierra también ha sufrido estos impactos y puede seguir padeciéndolos, aunque la atmósfera ha protegido al planeta de tales fenómenos hipotéticos

Qué implica el bombardeo de agujeros negros primordiales atómicos

Aunque puedan parecer pequeños, estos agujeros negros primordiales pueden ser realmente intensos. Con tan solo la mitad del tamaño de una bola de golf ya igualaría la masa de la Tierra.

De momento, siguen siendo un misterio, pero los físicos creen que podrían ser la clave para dar con la materia oscura, la fuerza invisible que mueve todo el universo. Estos se habrían esparcido por el cosmos separándose y seguirían viajando por su negritud.

"Una descripción más precisa sería materia transparente", incide Yalinewich. "No interactúa con la luz, no refleja la luz, no produce luz".

Concretamente, la energía oscura ocupa el 68% de todo el cosmos y se encuentra detrás de la expansión del universo, mientras que la materia oscura aparece en un 27% y provoca una ralentización de dicha expansión.

"Miras los movimientos de estrellas y galaxias, o cúmulos de galaxias, y te das cuenta de lo que podemos inferir sobre la masa que está allí, que emite luz visible o cualquier tipo de radiación electromagnética", agrega Yalinewich. "No es suficiente tener en cuenta el movimiento de los objetos, parece que hay mucha más materia allí". 

Los físicos han escogido la Luna ya que es uno de los satélites mejor conocidos por la astronomía, aunque de haber sido bombardeada aún quedarían restos de tal colisión con agujeros negros atómicos.

"En principio, la luna no tiene nada de especial, la única razón por la que la invocamos es porque está bien estudiada", comenta Yalinewich. "Algunas de las lunas de Neptuno y Júpiter, o Mercurio, podrían ser buenas candidatas".

Finalmente, ambos inciden en la necesidad de volver a visitar la Luna para, de tal forma, lograr arrojar algo de luz a estos agujeros negros primordiales del tamaño de los átomos.

Otros artículos interesantes:

Astrofísicos plantean la explosión de meteoritos como última alternativa para defender la Tierra y prevenir el Armagedón

Descubren el primer planeta más allá de la Vía Láctea: casi tan grande como Saturno y orbitando alrededor de un agujero negro

La única forma en la que un ser humano puede entrar a un agujero negro y seguir con vida, explicada a los niños por la ciencia

Te recomendamos

Y además