Para ahorrar, olvídate de la cafeína: beber café antes de ir de tiendas te hará gastar hasta un 50% más, según la ciencia

Pareja comprando

GettyImages

Vas a comprar ropa y descubres que la tienda ha cambiado; ahora, además de camisetas y vestidos hay un salón de té en la entrada, con butacas mullidas estilo vintage, café y pastas. Además de disfrutar una tarde entera en el comercio, probablemente compres más, ya que un reciente estudio ha demostrado que beber café antes de comprar incrementa lo que gastas en un 50%.

Lo revela así un estudio de la Universidad de Florida, publicado en junio, que se ha realizado en centros comerciales de España y en Francia, según recoge el medio Science Daily.  

A los 300 participantes se les entregó una taza al azar antes de entrar a la tienda. La mitad de ellas eran cafés que contenían 100 mg de cafeína y la otra mitad, bebidas descafeinadas como agua o café descafeinado. Una vez dentro, se les dio absoluta libertad para que adquirieran los artículos que consideraran oportunos.

Cuando finalizaron sus compras, los investigadores analizaron tanto el dinero invertido como la selección de artículos. Los hallazgos revelaron que los que habían bebido café se habían gastado, de media, un 50% más de dinero y habían adquirido un 30% más de productos.

La inflación se dispara en la eurozona hasta el máximo histórico del 8,1% en mayo por la subida del precio de la energía

Una persona echa gasolina a su coche en una gasolinera

"La cafeína, como es un poderoso estimulante, libera dopamina en el cerebro, lo que excita la mente y el cuerpo. Esto lleva a un estado energético superior, que a su vez aumenta la impulsividad y disminuye el autocontrol", dice Dipayan Biswas, el autor principal del estudio.

No solo gastaron más, sino que lo hicieron peor. Aunque ambos consumidores llenaron la cesta con algunos productos básicos como menaje de cocina, aquellos que habían bebido café adquirieron más productos considerados como no esenciales. Por ejemplo, velas aromáticas y ambientadores.

Ahorrar en la cesta de la compra fue aún más difícil para aquellos que habían consumido café, hasta el punto de que el investigador no duda en afirmar que hicieron compras compulsivas. 

El consumo de cafeína conduce a la impulsividad de compra en términos de una mayor cantidad de artículos comprados y de un mayor gasto”, reitera Biswas.

El consumo de café también afecta a las elecciones de los productos

En una segunda fase del estudio, el investigador Biswas también quiso analizar si el café alteraba las decisiones de compra online, o si era un fenómeno que sucedía exclusivamente en tiendas físicas.

Para ello, formó un grupo de 200 estudiantes de una escuela de negocios de Estados Unidos, a quienes pidió que seleccionaran virtualmente qué productos querrían añadir a la cesta de la compra, de una lista cerrada de 66 artículos.

La mitad de ellos había ingerido cafeína previamente, frente a la otra mitad que no había tomado ningún tipo de estimulante. Los estudiantes libres de cafeína eligieron artículos útiles como agendas o cuadernos, mientras que aquellos que habían consumido café se decantaron por productos de baja necesidad, como "masajeadores".

Ahorrar comprando online tampoco fue posible para aquellos que ingirieron cafeína, ya que los resultados de gasto fueron similares a los del estudio en tiendas físicas.

"Si bien una cantidad moderada de ingesta de cafeína puede tener beneficios positivos para la salud, puede haber consecuencias no deseadas por tomar cafeína mientras se compra", afirma Biswas. 

Los hallazgos son claros, si quieres ahorrar es mejor que no tomes café ni ningún otro estimulante antes de salir de casa. 

Tal y como afirma Biswas, ”los consumidores que tratan de controlar el gasto impulsivo deben evitar consumir bebidas con cafeína antes de ir de compras”.

Tiendas de ropa que parecen salones de té inglés e incitan a comprar

Tomarse un café en un centro comercial se ha convertido, para muchos, en un elemento indispensable para aguantar un día de compras en familia. 

9 cosas sobre Zara que no sabías, revelados por una experta en la marca

Tienda de Zara en Bruselas (Bélgica)

Estos espacios ya cuentan con un amplio abanico de estímulos, incluyendo restaurantes, bares, salas de ocio o parques infantiles. En las tiendas pequeñas del centro, no obstante, la estrategia para incluir cafeterías ha tomado un rumbo completamente diverso.

En ciudades como Madrid, Barcelona o Milán ya se está imponiendo un concepto de tienda que fusiona los viejos salones ingleses de té con las zonas de las ventas.

Estos espacios están normalmente recargados de flores, teléfonos de época y cartelera británica popular. La estrategia es clara. Si en el mismo espacio puedes comprar, merendar con las amigas y descansar, seguramente te lleves más prendas a casa. 

Y si además consumes café, es probable que termines gastando mucho más de lo que habías planeado.

Te recomendamos