Pasar al contenido principal

Un estudio concluye que las mujeres se desplazan mejor que los hombres, y el Estado podría ahorrarse 93 millones de euros si todos siguieran sus procesos

Informe ClosinGap
Una mujer recarga eléctricamente un BMW i3. BMW

El citado informe ha sido impulsado por BMW Ibérica.

  • La mujer apuesta por el transporte compartido, tiene mayor conciencia medioambiental y se desplaza más y de forma más compleja que el hombre, según acaba de constatar un informe.
  • Los jóvenes replican el patrón femenino y aceleran el paso hacia una movilidad más verde y eficiente.
  • El Estado ahorraría 93 millones de euros al año si la sociedad adoptara el comportamiento de la mujer en la movilidad.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hace unos días le comenté a mi mujer que había quedado una tarde entre semana con unos amigos para ver un partido de fútbol. Como no sé en qué día vivo, creí que le había informado previamente, cosa que no había ocurrido. Al gesto torcido de ella le siguió un bufido... Yo no terminaba de entender cuál era el problema de irme con los amigos un rato. Y la respuesta fue un zasca en toda regla: "Tú solo has tenido en cuenta una parte de la foto, la que te afecta a ti, pero yo necesito tener la información previamente para poder planificarme: tengo que recoger del colegio a nuestro hijo, luego llevarle a natación, después llevarlo a casa... Y no has tenido en cuenta que quizá yo quería ir al gimnasio, por ejemplo".

Mi primera reacción fue de ponerme como gato panza arriba, hasta que un rayo de lucidez me iluminó —y me hizo callarme; sabia decisión—, pues todo lo que había argumentado mi mujer eran verdades como catedrales.

No me duelen prendas en reconocer que en aquella ocasión me faltó visión de conjunto, del mismo modo que una vez más fui consciente de que la capacidad planificadora de mi mujer.

Tomando también como ejemplo a mi madre, que ha sido ama de casa casi toda su vida y es una excelente administradora de una empresa tan compleja como es el hogar, no me extrañan, por tanto, las conclusiones que arroja el quinto informe de ClosinGap, Women for a Healthy Economy. Concretamente, se trata de una plataforma integrada por Merck, MAPFRE, Vodafone, Repsol, Meliá Hotels Internacional, L’Oréal España, Mahou San Miguel y Solán de Cabras, BMW, Inditex, PwC y Bankia, y juntos han sumado esfuerzos para trabajar, de forma coordinada, en el impulso del aprovechamiento del talento femenino como estrategia para reducir la desigualdad de género.

El citado informe, titulado Coste de oportunidad de la brecha de género en movilidad, fue presentado e impulsado por BMW Group Ibérica.

“El informe muestra, por primera vez, cómo se está transformando la movilidad en España hacia una movilidad más compartida, autónoma, eléctrica y conectada“, afirmó en este sentido Manuel Terroba, presidente de BMW Group España. “Las conclusiones ponen de manifiesto cómo los jóvenes están replicando la forma de moverse de la mujer y señalan, además, un cambio de paradigma entre las nuevas generaciones”, añadió.

Y es que según el informe de ClosinGap –basado en entrevistas online realizadas en el mes junio a través de panelistas (CAWI) a 2.052 individuos con edades comprendidas entre los 18 y 65 años–, las mujeres demuestran un uso mayoritario del transporte compartido, mientras que los hombres prefieren el transporte individual.

Modos de transporte
closingap

Un punto clave de este informe es que las mujeres se caracterizan por realizar desplazamientos más complejos en el día a día que los hombres, lo que requiere una cierta planificación o anticipación, no solo eligiendo el medio de transporte que mejor se adecue al desplazamiento, sino también controlando el tiempo medio requerido.

Desplazamientos
Closingap

En este sentido, la mujer muestra mayor preferencia por el transporte público, salvo, eso sí, el metro.

Notoriedad
Closingap

Las diferencias se mantienen en los desplazamientos cortos, en los que las mujeres se inclinan por el autobús urbano, mientras que los hombres se decantan por la moto.

En las distancias largas, los hombres optan por el vehículo privado como el coche o la moto, y las mujeres prefieren el metro o el autobús interurbano.

Distancias Largas
Closingap

Por otro lado, los citados patrones se trasladan a los nuevos modos de transporte. Así, la mujer sigue apostando por un uso compartido con opciones como el coche compartido, en el que varios pasajeros viajan juntos y reparten gastos, siendo este servicio mucho más popular entre ellas.

El patrón de la mujer, replicado por los jóvenes

Los jóvenes, y especialmente las chicas, encabezan el uso de los nuevos modos de transporte y hacen, además, un uso más eficiente de ellos. Según el informe de ClosinGap, la población menor de 35 años está siguiendo el camino marcado por la mujer, que apuesta por las nuevas alternativas y prefiere el uso compartido y no individual.

diferentes medios de transporte compartido por sexo y grupo de edad
Closingap

Cabe destacar que según el citado informe, las mujeres se preocupan más por el medio ambiente. Así, el 90% aproximadamente se compraría un coche eléctrico, y un 80% adquiría un coche híbrido enchufable, mientras que en el caso de los hombres ese porcentaje se reduce al 81% y el 60%, respectivamente.

El informe de ClosinGap apunta a que los jóvenes replican el comportamiento de las mujeres, pues el 40% y el 42% de las mujeres y hombres jóvenes compraría un vehículo eléctrico, por encima del 33% y 36%, respectivamente, de promedio.

En cualquier caso, se trata de preferencias, pues lo que no refleja el estudio –porque no es ese el objetivo perseguido– es el precio medio de los vehículos eléctricos, que puede llegar más de un tercio mayor que el de un equivalente con motor de combustión interna, tarifas que no todo el mundo –y menos los jóvenes– se puede permitir.

La mujer contamina menos...

El informe de ClosinGap Coste de oportunidad de la brecha de género en movilidad concluye que a tenor de estos datos se puede afirmar que "las mujeres generan un 9% menos de emisiones de CO2 al día que los hombres: al año, una mujer genera 1.140 kg de CO2 y un hombre, 1.245 kg". Y abundan aún más en este sentido: "Atendiendo al precio de la tonelada de CO2 [cotizaciones extraídas de Sendeco2], el valor económico de la contaminación generada por los hombres asciende a 31.350 euros al día más que las mujeres, lo que supone 11,4 millones de euros al año".

Y continúa: "Además, y en relación al impacto económico-social causado por la contaminación [Moore y Díaz (2015): el coste social de la emisión de una tonelada de CO2 es de 196 euros, el comportamiento de movilidad seguido por los hombres genera una huella adicional de 255.000 euros al día. De este modo, si la sociedad se comportara como lo hacen las mujeres, el Estado podría ahorrar más de 93 millones €/año". Este dato se corresponde de multiplicar esos 255.000 euros de huella adicional que generan los hombres al día por los 365 días de los que consta un año.

Antes de que un lector masculino se rasgue las vestiduras, quiero recordar que esto no deja de ser un estudio. En cualquier caso, invita a la reflexión. Y conmigo lo ha conseguido...

Y además