Pasar al contenido principal

Airbnb patenta un software que explora las redes sociales para erradicar de su aplicación a "narcisistas y psicópatas"

Airbnb has patented software that digs through social media to root out people who display 'narcissism or psychopathy'
Tero Vesalainen / Shutterstock.com

Si has sido rechazado al intentar alquilar un apartamento en Airbnb puede deberse a que la inteligencia artificial de la aplicación te considera un psicópata.

Airbnb dispone un software que detecta el comportamiento de los usuarios para predecir si son de fiar, así lo registraron en una patente el año pasado. Este software explora las publicaciones en internet de cada persona, incluida su actividad en redes sociales, para detectar actividad ilegal y encontrar rasgos en los que se incluyen la psicopatía y el narcisismo.

La aplicación de alquileres intenta garantizar la seguridad de huéspedes y anfitriones a raíz de varias polémicas surgidas en el último año. La compañía prohibió la celebración de fiestas en sus casas después de que 5 personas muriesen en un tiroteo en octubre en un piso en California. Además algunos anfitriones han acusado a sus inquilinos de causar daños por valor de millones de dólares.

Leer más: En qué fijarse a la hora de comprar un casa

Según ha publicado VICE, Airbnb también está lidiando con anfitriones que buscan estafar a través de la aplicación.

Business Insider ha contactado con uno de los portavoces de Airbnb, pero no ha recibido respuesta.

El software de detección utiliza inteligencia artificial para erradicar a las personas que usan perfiles falsos, así como a aquellos cuyo historial en internet revela consumo de drogas o suscripción a páginas webs donde está presente el odio, señala la patente.

La página web de Airbnb señala que la aplicación hace uso de un "análisis predictivo y aprendizaje automático" para marcar cuentas sospechosas, pero no está claro si en realidad se utiliza el software patentado. Airbnb adquirió la patente después de comprar la empresa de verificación Trooly, según explica el diario Evening Standard.

Y además