La Airef alerta de la falta de transparencia en la compra de fármacos de los hospitales y del alto grado de antigüedad de los equipos médicos

Una mujer prepara la medicación para enfermos de COVID-19 en un hospital.
Una mujer prepara la medicación para enfermos de COVID-19 en un hospital.
Yves Herman

Reuters

  • La Airef ha analizado la evolución del gasto en medicamentos en el ámbito hospitalario y el gasto en bienes de equipo de alta tecnología, dos partidas que supusieron alrededor de unos 7.000 millones de euros en el año 2018 y representa el 17% del gasto sanitario.
  • El organismo público considera que hay una falta de transparencia en la compra de fármacos, ya que el 70% de las compras no siguen la Ley de Contratos del Sector Público. 
  • También consideran que apenas se compran biosimilares en relación con otros países europeos y que ello supondría un importante ahorro en el gasto de medicamentos hospitalarios.
  • Respecto a los equipos instalados en los hospitales, el nivel de antigüedad se encuentra muy elevado con un 44% de los equipos con más de 10 años.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) acaba de presentar el estudio "Gasto hospitalario del Sistema Nacional de Salud: Farmacia e Inversión en bienes de equipo" que forma parte de la segunda fase del Spending Review que está realizando en este 2020.

La presidenta de la AIReF, Cristina Herrero, ha comentado durante la presentación del estudio que "la política sanitaria es de especial relevancia no solo por su peso en el gasto público y por la magnitud de los retos que afronta, como el envejecimiento de la población, sino también por ser un pilar básico del estado de bienestar y una de las políticas con mayor potencia redistributiva". 

En el informe se han analizado la evolución del gasto en medicamentos en el ámbito hospitalario y el gasto en bienes de equipo de alta tecnología, dos partidas que supusieron alrededor de unos 7.000 millones de euros en el año 2018, el 17% del total del gasto sanitario.

Para Herrero, la actual crisis del COVID-19 ha permitido visualizar deficiencias y campos de mejora en varias dimensiones de la política sanitaria como la necesidad de mejorar la eficiencia del gasto en farmacia hospitalaria, una mayor planificación para renovar y ampliar el parque tecnológico de los hospitales, y la necesidad de avanzar en una mayor coordinación entre las administraciones públicas y los sistemas de información para mejorar la equidad del sistema.

Falta de transparencia en el gasto sanitario

En 2018 se destinaron 6.613 millones al gasto en farmacia hospitalaria. Esta partida, que representa alrededor del 17% del gasto hospitalario total, no ha parado de crecer en los últimos años. En 2013 supuso alrededor de 2.300 millones de euros y se prevé que siga creciendo en los próximos años debido, fundamentalmente, a la entrada de medicamentos innovadores en áreas de oncología, nuevos antidiabéticos, medicamentos de síntesis biológica, terapias celulares y genéticas y al crecimiento esperado de los medicamentos huérfanos.

Airef

Entre las deficiencias encontradas por la Airef destaca la falta de transparencia de la compra de fármacos. "Más del 70% se compra directamente a los laboratorios", señala Herrero, quien advierte que esto supone no aplicar los procedimientos de adjudicación de la Ley de Contratos del Sector Público. 

Para solucionarlo, la institución propone usar fórmulas y procedimientos para agilizar la tramitación de expedientes para fomentar la contratación con sujeción a las prescripciones de la Ley de Contratos del Sector Público y consolidar las plataformas de contratación electrónicas. 

Leer más: El gasto en pensiones aumentará un 30% hasta 2050, aunque el sistema seguirá siendo sostenible si se aplican las reformas pendientes

Diferencias entre hospitales y bajo uso de los biosimilares

Para mejorar la eficiencia y sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, la AIReF propone fomentar la utilización de biosimilares, una réplica biológica más económica que los medicamentos celulares, tanto en el inicio del tratamiento como en el intercambio. 

Según el organismo, en términos comparativos la penetración de biosimilares en España se encuentra por debajo de la media europea en tres de los seis principios activos para los que se dispone de datos. Esto conlleva a que haya una gran diferencia de precios en medicamentos usados para una misma patología, según apunta Herrero. 

En ese sentido, la Airef considera que hay "una falta de visión global del precio de los medicamentos empleados" y recomienda "intensificar la revisión sistemática de precios y condiciones de financiación, adecuar el Sistema de Precios de Referencia actual e incorporar de criterios de coste efectividad en la fijación del precio".  

Entre 2009 y 2019, la compran de biosimilares ha supuesto un ahorro acumulado de 2.300 millones, y para los próximos dos años se espera que con la incorporación de 5 biosimilares ya planificados se ahorren 950 millones por año. Según apunta la Airef, hay un amplio margen para aumentar más aún el ahorro apostando si se apuesta más por este tipo de medicamentos. 

Además, el grado de penetración de los biosimilares es muy variable entre comunidades autónomas, hospitales y servicios clínicos y se aplican diferentes estrategias para fomentar su uso. Para cambiar esta falta de igualdad, la Airef propone crear un organismo independiente, con presupuesto propio, que realice recomendaciones vinculantes para determinados fármacos de alto impacto económico y/o sanitario.

"Esta Red permitiría mejorar el flujo de información, reforzar la evaluación conjunta de medicamentos, la preparación de guías clínicas y el intercambio de información de alto valor sobre usos terapéuticos", apunta Herrero.

Leer más: La Airef recomienda frenar las rebajas fiscales y los aumentos de gasto de Andalucía, Madrid, Aragón y la Comunitat Valenciana

Los bienes de equipo están muy anticuados 

"En 5 de las 6 modalidades en las que hemos dividido los bienes de equipo la dotación de equipos de alta tecnología en España se encuentra por debajo de la media de los países de la OCDE", apunta Herrera. 

Una falta de renovación de equipos que provoca que un 44% de los equipos tenga más de 10 años. "El nivel medio de obsolescencia es mayor ahora que hace 10 años", comenta Herrero, que apunta a una falta de planificación en la compra como la principal causa. Para que España se acerque al nivel medio europeo se tendrían que invertir 250 millones de euros al año. 

De nuevo, la disparidad entre comunidades autónomas es muy grande. Por ejemplo, en Baleares no hay ningún equipo con más de 10 años, mientras que en La Rioja el 70% tiene un alto grado de antigüedad. 

Airef

En este contexto, la AIReF propone desarrollar un plan de inversión en equipos de alta tecnología que permita converger hacia la media europea en niveles de dotación y obsolescencia, atendiendo a la intensidad de uso. Asimismo, la AIReF considera importante priorizar las inversiones con modelos de decisión basados en criterios objetivos e implantar modelos para sistematizar, objetivar y priorizar la toma de decisiones de adquisición y renovación de equipos.

VER AHORA: "Salir al mercado laboral ahora mismo no es una buena idea; los jóvenes deben seguir estudiando", aconseja este experto en Educación

    Más:

  1. Salud
  2. Top
  3. Gobierno de España
  4. Gasto público