Pasar al contenido principal

Alemania planea extender sus ayudas a los coches eléctricos durante toda la próxima década

Carga de un coche eléctrico
Reuters
  • Alemania extenderá durante diez años sus incentivos fiscales a la compra corporativa de coches eléctricos, pese a que estos subsidios apenas han conseguido que las ventas de estos vehículos lleguen al 1% del total.
  • El gobierno germano busca acabar con la crisis del diésel que ha afectado a la industria automotriz del país y cumplir con los objetivos medioambientales del Acuerdo de París.
  • Sin embargo, Berlín ya ha confirmado que no alcanzará su objetivo de tener un millón de vehículos eléctricos en la carretera para el año 2020.

La necesidad de acelerar la transición energética del parque de automóviles europeo, todavía dependiente en su casi totalidad de los combustibles fósiles, llevará a Alemania a tomar medidas muy ambiciosas para acelerar la adopción de vehículos eléctricos.

Según ha confirmado el ministro de Hacienda germano, Olaf Scholz, su país planea extender los incentivos fiscales de que gozan estos coches durante la próxima década. El plan, que originariamente tendría que finalizar en 2021, afecta a las flotas de vehículos corporativas, no a los automóviles comprados por particulares.

"La mitad de todos los coches vendidos en Alemania son vehículos de empresa", ha detallado Scholz al diario Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung. "Así que he decidido que no terminaremos con el apoyo fiscal para los coches eléctricos y los coches híbridos enchufables de empresa en 2021, sino que los extenderemos durante toda la década".

Leer más: Este magnate minero es el mayor enemigo de China en la carrera por el coche eléctrico

Esta medida, cuyos detalles todavía falta por conocer, tiene un triple objetivo. Por un lado, impulsar las ventas de automóviles eléctricos que hagan olvidar el escándalo del diésel que lleva asolando a la industria automotriz alemana los últimos tres años. El segundo reto, mejorar la calidad del aire en el país y servir de acicate al cumplimiento del Acuerdo de París. Y, finalmente, que los coches de empresa sirvan de ejemplo a los usuarios particulares a la hora de adquirir nuevos vehículos.

El ministro alemán ha indicado, no obstante, que su gobierno establecerá reglas muy estrictas para los beneficios fiscales que reciben los coches híbridos enchufables, de modo que solo aquellos vehículos con una autonomía determinada en modo eléctrico puedan acogerse a estos incentivos.

Con todo ello, hemos de recordar que el desarrollo del coche eléctrico en Alemania está todavía en pañales y muy lejos del nivel de madurez que existe en otras naciones europeas como Noruega. En el caso germano, los beneficios fiscales han ayudado a las ventas de estos vehículos limpios, pero siguen representando un residual 1% de las matriculaciones durante 2018. 

Por si fuera poco, el propio gobierno de Berlín ha admitido ya que no alcanzará su objetivo de tener un millón de vehículos eléctricos en la carretera para el año 2020, retrasando dicha meta otros dos cursos más.