Ha perdido más de la mitad de su valor en bolsa, pero el presidente de Credit Suisse lo tiene claro: "El banco no se vende"

Banco Credit Suisse, con bandera de Suiza

Arnd Wiegmann/Reuters

  • Axel Lehman, presidente de Credit Suisse, desmiente los rumores de adquisición del banco suizo, que atraviesa dificultades tras perder casi la mitad de su valor en bolsa este año.
  • La entidad ha apostado por una ampliación de capital de 4.000 millones de euros para enderezar el rumbo y que contempla la entrada de Saudi National Bank en su capital.

Credit Suisse no se vende. Así de tajante se ha mostrado este lunes Axel Lehman, presidente de la entidad, en una entrevista con Bloomberg.

"Vamos a prosperar de nuevo, por lo que no tenemos ninguna conversación de adquisición abierta", ha dicho Lehman. "Queremos seguir siendo independientes".

El desmentido llega después de que en las últimas semanas la entidad, con 166 años de antigüedad, haya sido objeto de rumores de adquisición después de que el precio de sus acciones se haya desplomado a apenas algo más de la mitad en lo que va de año.

El colapso de la OPV de WeWork, al detalle: así se esfumaron sus 40.000 millones de valoración por una asociación caótica entre Adam Neumann y Wall Street

En su lugar, ha explicado Lehman, el banco ha apostado por una ampliación de capital de 4.000 millones de francos suizos, equivalente a 4.000 millones euros, que hará que el prestamista sea "sólido como una roca", dice el presidente. 

Con este dinero, la empresa espera ejecutar una radical reestructuración de su negocio que disminuya unas operaciones comerciales deficitarias desde hace ya demasiado tiempo.

Tanto es así que, como ha contado Business Insider, ya hay analistas que han comparado a la entidad con Lehman Brothers, cuyo colapso dio el pistoletazo de salida a la crisis de 2008.

En concreto, un inversor de Credit Suisse ha reconocido recientemente a la cadena estadounidense Fox que el brazo inversor de la entidad suiza "es un desastre" y que su incapacidad de resolver sus deudas lo acercan peligrosamente a un "momento Lehman Brothers".

El lunes, los inversores castigaron la mala gestión de Credit Suisse hundiendo el valor un 12% en bolsa, lo que supone para el banco suizo depreciarse un 60% desde que empezó el año.

Lehman, sin embargo, ve el futuro con optimismo siempre y cuando el banco vuelva a lo que fue siempre: una firma de inversión exclusiva para los bolsillos más desahogados.

"De cara al futuro, Credit Suisse será una franquicia centrada en la gestión de capitales, en empresarios y clientes ricos", dijo el presidente, que piensa además que el banco debe continuar sus esfuerzos de expansión en mercados clave como América Latina, Asia Pacífico y Oriente Medio.

El lunes, el banco detalló además sus planes de captación de capital mediante una emisión de derechos y la venta de acciones a inversores como el Saudi National Bank, que se convertirá en uno de los principales accionistas de la entidad. 

A este respecto, Lehmann eludió una pregunta de Bloomberg sobre si aceptar la inversión del prestamista saudí, que pertenece en un 37% al fondo soberano del reino, atraería el recelo de los gobiernos de EEUU y Suiza dado el historial de Arabia Saudí en materia de violación de derechos humanos.

De Goldman Sachs a JPMorgan: la estrategia de los 10 grandes bancos de Wall Street para afrontar el 'boom' de las criptomonedas

"Estamos muy contentos de tener un inversor como el Saudi National Bank. Es una institución privada y creo que también es una región que está creciendo", comentó al respecto. Lehmann también se mostró optimista respecto a las perspectivas de crecimiento en la región de Asia y rechazó cualquier sugerencia de que esté considerando reducir su compromiso con China, dada la ralentización del país y las preocupaciones geopolíticas. 

"Creo que la región tiene un crecimiento inherente", vaticinó Lehmann, y añadió que la empresa sigue de cerca las tensiones geopolíticas: "Hong Kong seguirá desempeñando un papel preeminente como centro financiero mundial; estamos y seguiremos comprometidos con ello".

El banco despedirá a 9.000 trabajadores

El giro estratégico de Credit Suisse el mes pasado ha sido el segundo en un año después de que el anterior dúo directivo, formado Antonio Horta-Osorio y Thomas Gottstein, no consiguiera frenar las pérdidas ni convencer a los inversores de que el proyecto iba ya por buen rumbo.  

Credit Suisse, ha recordado Bloomberg, también está empezando a reducir su plantilla en 2.700 puestos en el cuarto trimestre. El banco tiene previsto despedir a 9.000 trabajadores en los próximos 3 años.

Lehmann no ha querido dar detalles sobre qué regiones se verán más afectadas por el ajuste.

Otros artículos interesantes:

Credit Suisse anticipa un buen segundo trimestre para Inditex, pero advierte de un debilitamiento de la demanda e inflación

¿Puede Credit Suisse convertirse en un nuevo Lehman Brothers que hunda el mercado? Todo lo que debes saber

El despido de un directivo de Credit Suisse por comunicarse con sus clientes mediante WhatsApp desata una gran conmoción en Wall Street: los banqueros temen perder sus empleos

Te recomendamos