Sigue el cerco a Shein: su algodón estaría vinculado a Xinjiang, la región china acusada de trabajos forzados y que Estados Unidos tiene vetada

Shein

Getty Images

  • Un análisis de las prendas de Shein llevado a cabo por Bloomberg revela que las prendas estaban hechas con algodón procedente de la región china de Xinjiang acusada de trabajos forzoso a la minoría Uigur.
  • Desde 2021, Estados Unidos prohibe el material procedente de esta zona, pero el modelo de negocio de Shein hace posible la coyuntura.

Los problemas de Shein crecen al mismo que las informaciones que le cercan. 

La intención de occidente, especialmente el Gobierno de Estados Unidos, para prohibir las importaciones de algodón vinculado a los trabajos forzados y con Shein ha encontrado la evidencia pero también la laguna. 

Una investigación llevada a cabo por Bloomberg ha destapado que las prendas enviadas a Estados Unidos por parte del gigante Shein estaban hechas con algodón procedente de la región china de Xinjiang, acusada, según varios informes, uno de ellos de las Naciones Unidas, de trabajos forzosos a la minoría musulmana uigur.

En concreto, el medio realizó durante este año 2 compras de productos; el posterior análisis de sus fibras en un laboratorio reveló que estaban hechas con algodón procedente de la región china de Xinjiang.

Las prendas se eligieron entre unos 60.000 artículos que aparecieron en una búsqueda de "algodón" en el sitio web del minorista en Estados Unidos. Las proporciones de isótopos de carbono, hidrógeno y oxígeno coincidían con las 2 muestras dentro del rango que indica un origen muy probable de Xinjiang.

De hecho, el problema no es nuevo el sector. En 2020, el grupo H&M comunicaba la decisión de cortar sus relaciones comerciales con aquellos proveedores que se valieran del algodón de Xinjiang por los trabajos forzados a los que se sometía.

La decisión provocó un boicot generalizado a la marca, pero también a Nike o Inditex, este último, de hecho, se vio obligado a borrar un comunicado donde desvinculaba su producción de la región.

Por qué TikTok es el campo de batalla en la guerra creativa entre Zara y Shein: de la normalización de las falsificaciones a la caída de las barreras informativas

Las declaraciones de antiguos detenidos y los informes de una serie de investigadores y grupos de defensa han denunciado que el gobierno chino recluyó a más de un millón de personas en campos de detención en la región.

El Departamento de Estado de Estados Unidos calificó de "horribles abusos" las acciones cometidas al pueblo uigur. Ante ello, los funcionarios federales prohibieron el año pasado la importación de algodón y otros productos de la región. Europa, por su parte, seguirá un camino similar.

A principios de 2021 entró en vigor una normativa estadounidense que prohíbe el algodón procedente de Xinjiang, y el Congreso amplió la prohibición a todos los productos —incluidos los paneles solares y las materias primas— procedentes de Xinjiang en virtud de la Ley de Prevención del Trabajo Forzoso Uigur (UFLPA) el pasado diciembre.

Por su parte, la Comisión Europea propuso la prohibición de todas las importaciones realizadas con trabajo forzado.

Estas prohibiciones han hecho que los minoristas se apresuren a demostrar que no se abastecen de algodón de Xinjiang, pero Shein sabe que su coyuntura es diferente.

La laguna de la que se aprovecha Shein

El modelo de negocio de Shein es el de vender directamente sus productos a sus clientes sin intermediarios. Por ello, sus envíos individuales al mercado estadounidense se sitúa, explica el medio, por debajo de un umbral de valor de 800 dólares. 

Aproximadamente 2,7 millones de paquetes de este tipo llegan a EEUU a diario, una cifra que casi se ha duplicado desde el año fiscal 2021, según los datos de Aduanas.

Por debajo de esta cantidad, no hay obligación de informar a la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos. Esto significa que no están sujetos al escrutinio que se aplica a las importaciones a granel de los minoristas.

Shein, por su parte, no ha rebatido los resultados de las pruebas de Bloomberg ni ha dicho si utiliza algodón procedente de Xinjiang. El minorista de moda rápida sí dijo que toma medidas en todos sus mercados "para asegurar que cumplimos con las leyes y regulaciones locales". 

 

Además, un informe de "sostenibilidad e Impacto Social" elaborado por Shein en Estados Unidos recalca que la empresa lleva a cabo auditorías periódicas destinadas a garantizar una política de tolerancia cero ante el "trabajo forzado" y otras preocupaciones medioambientales y sociales.

No obstante, para Shein la postura de Estados Unidos sí supone un reto.

Por un lado, reconocer que su algodón procede de Xinjiang podría alejar a los consumidores, pero si lo niega se arriesga a enfadar a Pekín, donde el gobierno chino ha negado con vehemencia las acusaciones y ha dicho que en Xinjiang no hay trabajo forzado, sino programas de creación de empleo. 

Las cifras oficiales que revelan el origen del algodón

Shein

La simple matemática sugiere que mucho algodón de Xinjiang ha llegado a Estados Unidos recientemente, ya que la abrumadora mayoría del algodón chino procede de la región. 

El año pasado, el 87% de la producción china de algodón procedió de Xinjiang, según la Oficina Nacional de Estadísticas de China. 

El año pasado, los importadores estadounidenses introdujeron productos de algodón de China por valor de 8.400 millones de dólares, poco más 8.200 millones en euros, incluidas prendas de vestir, a través de los canales regulares declarados.

Mientras tanto, el valor de las importaciones chinas de algodón a Estados Unidos aumentó un 125% con respecto a 2020 y las importaciones de prendas de vestir de algodón bajo la misma naturaleza crecieron hasta agosto un 23%, respecto al mismo periodo un año antes.

En agosto y septiembre, los funcionarios de aduanas declararon que habían incautado, prohibido o retenido para su posterior documentación 1.329 envíos de mercancías a Estados Unidos por un valor de más de 425,5 millones de dólares (415 millones en euros). Lo hicieron "por sospecha de uso de trabajo forzoso", incluidas las mercancías sujetas a la UFLPA.

Shein, un desconocido gigante

Shein

La empresa, fundada en Nanjing en 2012, desarrolló una red de proveedores de bajo coste en el sur de China para convertirse en la mayor marca de moda online del mundo. 

Shein ha logrado convertirse en un gigante en la industria de la moda rápida. Tanto que su valoración en abril se elevó a los 100.000 millones de dólares (unos 95.000 millones de euros), una cifra que no logran juntos Inditex y H&M, sus principales rivales. 

Pese a que todo lo que rodea Shein es un misterio, las estimaciones no oficiales sobre sus ventas hablan ya de 16.000 millones de dólares –15.615 millones de euros– el año pasado, y van camino de alcanzar los 24.000 millones de dólares este año (23.423 al cambio en euros).

Según personas familiarizadas con la empresa, se calcula que un tercio de esa cifra procede de Estados Unidos. Los pedidos del minorista chino en Estados Unidos se dispararon un 568% en los 2 primeros años de la pandemia, hasta marzo de 2022, según datos de Bloomberg.

Otros artículos interesantes:

Aparecen tiendas no oficiales de Shein por todo México: la falta de conectividad y de desconfianza en el comercio online está detrás de este fenómeno

Del triángulo imposible de la producción a su "despiadada" eficiencia: la cara B de Shein, la marca que atrapa a la generación Z

La hoja de ruta de los gigantes textiles: del nuevo rumbo de Inditex y El Corte Inglés a la ofensiva de nuevos 'players' como Uniqlo o Shein

Te recomendamos