Algunos empleados de Google creen que la compañía es demasiado grande y debería ser fragmentada

Google

Reuters

  • Algunas personas del entorno de Google creen que la empresa ha crecido demasiado y que debe ser dividida.
  • El gigante tecnológico se enfrenta a un aluvión de investigaciones antimonopolio a ambos lados del Atlántico. 
  • Un empleado ha comentado a Business Insider que los dirigentes de Google deberían "destrozarla y empezar de nuevo". 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Varios empleados de Google creen que la empresa se beneficiaría si se fragmentara, ya que consideran que ha crecido demasiado y se ha visto lastrada por la burocracia. 

Desde 1998, la plantilla del gigante tecnológico se ha disparado hasta alcanzar los 140.000 empleados en todo el mundo, muchos de los cuales trabajan no solo en sus principales fuentes de ingresos —las búsquedas y los ingresos publicitarios de YouTube—, sino también en una serie de sectores e ideas innovadoras, como el sistema operativo móvil Android, la inteligencia artificial, los vehículos autónomos, las entregas mediante drones o productos relacionados con el sector de la salud.

Pero la espiral de crecimiento de Google no ha pasado desapercibida para los reguladores. 

Los políticos de Estados Unidos y de la UE han puesto en marcha una serie de investigaciones antimonopolio sobre las prácticas de la empresa, y esta última le ha impuesto multas por valor de más de 10.000 millones de dólares en el plazo de tres años por supuestas prácticas anticompetitivas. Según los términos propuestos por la nueva Ley de Mercados Digitales de la UE, Google podría ser objeto de una ruptura forzosa. 

Además, el estilo de liderazgo del CEO Sundar Pichai, reacio al riesgo, ha sido objeto de críticas a nivel interno, ya que, según personas con conocimiento de causa, el directivo suele ir a lo seguro en su toma de decisiones.

"Un buen líder es alguien que es capaz de mantener un ojo en el panorama general, mientras reparte las responsabilidades entre su equipo superior", según un empleado de alto nivel en una de las denominadas "otras apuestas" de Google, que ha hablado con Business Insider bajo la condición de anonimato para evitar ser reprendido.  

"Pero Google está por todas partes. A menudo no está claro cuál es el propósito a largo plazo de estos proyectos -que requieren cantidades gigantescas de inversión y atraen talento de otras industrias-", dice, sugiriendo que el liderazgo debería "destrozarlo todo y empezar de nuevo". 

Otro empleado de alto nivel, un veterano de Google que lleva más de una década en la compañía, está de acuerdo en que la empresa a menudo carece de una "estrategia coherente" en sus relaciones con los organismos reguladores. 

"Se lo planteé al jefe de mi equipo, un vicepresidente bastante conocido, pero me dejaron claro que los beneficios a corto plazo tenían prioridad sobre las consecuencias a largo plazo". Y añade: "Soy de la opinión de que sería mejor para todos en la empresa -y, francamente, para la humanidad- que Google se dividiera"

El gigante tecnológico se enfrenta a un escrutinio legal sin precedentes por su posición dominante en el  mercado, en parte porque controla el 66% de la navegación web mundial, el 74% del software para smartphones y el 92% del mercado de motores de búsqueda.

Otro empleado, ingeniero de software que se incorporó a la empresa poco antes del estallido del COVID-19, sugiere que las incursiones de Google en otros mercados son una forma de protegerse de las acusaciones de que goza de una situación de monopolio. 

"Cuando todos los jefes ejecutivos se sentaron frente al Congreso estadounidense el año pasado, Tim Cook tuvo que lidiar con un montón de preguntas sobre cómo los desarrolladores interactúan con la App Store, y si las tarifas que cobra Apple son justas o lo que sea", comenta.

"Pero Google tiene muchos de los mismos problemas con la Play Store, y Sundar acaba de esquivar todo el asunto".

Este ingeniero de software dice que la lógica de Google consiste en que si estaban haciendo de todo "no pueden ser acusados de dominar nada."

A principios de esta semana, 36 fiscales generales de EEUU presentaron una demanda antimonopolio a nivel nacional contra la empresa, dirigida al plan de Google de cobrar a los desarrolladores de aplicaciones que utilicen su tienda de aplicaciones una comisión del 30% sobre los bienes y servicios.

En efecto, esto significará que aplicaciones como Netflix, Spotify, o cualquier aplicación en la que se pague por una compra digital dentro de la aplicación, estarán sujetas a una comisión.

Business Insider se ha puesto en contacto con Google para conocer su opinión al respecto de estos comentarios, pero no ha recibido respuesta. 

Este contenido fue publicado originalmente en BI Prime

Otros artículos interesantes:

Google borra varias aplicaciones Android que robaban las contraseñas de inicio de sesión de Facebook de los usuarios

La UE cede ante EEUU y paraliza su proyecto de tasa Google tras el acuerdo del G20 para un impuesto mínimo global para las multinacionales

Amazon y Google no crearán sus propios bancos porque quieren evitar "la maldición del depósito", pero sí podrían entrar en otros negocios financieros, según el presidente de CaixaBank