Pasar al contenido principal

La razón científica detrás de las barrigas cerveceras de algunos hombres que impide que las mujeres la desarrollen

  • Las barrigas cerveceras no son patrimonio de los bebedores de cerveza. Tiene mucho más que ver con la forma en la que nuestros cuerpos almacenan la grasa.
  • Mientras que las mujeres tienden a almacenar la grasa en sus muslos, brazos y en los glúteos, los hombres tienden a hacerlo en la barriga. La grasa visceral empuja la pared abdominal de un hombre hacia afuera, creando la conocida "barriga cervecera".
  • Este tipo de grasa puede envolver los riñones, el hígado y los intestinos, donde libera hormonas que pueden alterar su funcionamiento normal. Esto puede conducir a problemas graves de salud como la diabetes tipo 2, a enfermedades cardíacas e incluso cáncer.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo.

El ser humano ama la cerveza. De media, de 42% la prefieren por encima de otros tipos de alcohol, así que tal vez no te sorprendas al escuchar que según múltiples estudios, más de la mitad de los adultos estadounidenses tienen la llamada barriga cervecera. Pero no te olvides de la cerveza fría de los viernes por ahora, porque no es la cerveza en especial la que tiene la culpa. 

Manzana o reloj de arena, ovalado o triángulo invertido, cada uno tiene su propia forma corporal, y eso se debe en parte a que la gente almacena grasa en diferentes lugares dependiendo de su genética y sus hormonas.

En el caso de las mujeres, los lugares más habituales son los muslos, los brazos y el trasero, mientras que los hombres tienden a almacenar la grasa en el vientre. Gran parte de ella es un tipo de grasa llamada grasa visceral, que se encuentra en lo más profundo del estómago. En los hombres, la grasa visceral tiende a acumularse detrás de la pared abdominal donde empuja los abdominales hacia afuera, creando una sobresaliente barriga cerveza.

Aunque ese nombre, “barriga cervecera”, es un nombre poco apropiado porque las barrigas cervezas no son exclusivas de los bebedores de cerveza. Eso es porque el problema no es la cerveza en sí. Son las calorías que contiene. De media tu cerveza favorita contiene alrededor de 150 calorías por lata. Eso es de 30 a 50 calorías más que un vaso de vino de 5 onzas y 45 más que un trago de whisky.

Leer más: Cómo reducir y eliminar la grasa abdominal haciendo ejercicio

Y si no las quemas, esas calorías extra pueden ir directamente a tu intestino. Pero no solo importa el número de calorías, sino el tipo de calorías. La cerveza contiene altos niveles de carbohidratos procesados, que según las investigaciones pueden interferir con los niveles de insulina y estimular el almacenamiento de la grasa que está alrededor de tus órganos.

Y mientras que con una ración de vino, por ejemplo, que contiene solo 1 o 1 gramos de carbohidratos, una ración de cerveza contiene de 10 a 20. En realidad, no importa si estas calorías y carbohidratos provienen de la cerveza específicamente o de algún otro tipo de comida basura. Así que la buena noticia es que la cerveza con moderación no debería provocar una barriga cervecera.

Dicho esto, no importa de dónde venga, una barriga cervecera es una mala noticia. Eso es porque la grasa visceral se envuelve alrededor de los riñones, hígado e intestinos y libera hormonas que pueden interrumpir su función normal, y que pueden provocar problemas como la diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas e incluso cáncer.

Si esto no es suficiente, una vez que tu tripa se queda sin espacio para almacenar toda esa grasa visceral, tu cuerpo puede empezar a acumularla dentro de los órganos cercanos, lo que puede conducir a la enfermedad del hígado graso y otros problemas. De hecho, un estudio descubrió que los hombres con barrigas cerveceras o con un índice de cintura-cadera superior al 0,9 tenían un riesgo de muerte 87% mayor que aquellos que tenían la misma cantidad de grasa en otras partes del cuerpo.  87%, eso está bien.

Así que incluso si eres muy delgado, una barriga así podría amenazar tu vida. Y los chicos son más propensos a seguir desarrollando el intestino a medida que envejecen porque la testosterona, una hormona sexual que ayuda a mantener a los hombres delgados, disminuye con la edad.

Aunque es divertido bromear sobre el desarrollo del cuerpo de tu padre, tal vez deberías limitarte a tomar una o dos cervezas por la noche en vez de todo un paquete.

Y además