Pasar al contenido principal

Nuevo síntoma del coronavirus: algunos pacientes avisan de que están perdiendo grandes cantidades de pelo

Pérdida de pelo COVID
Reuters

  • Algunos pacientes de COVID-19 están empezando a informar sobre un nuevo síntoma de la enfermedad: la caída excesiva del cabello.
  • Esto sucede incluso meses después de haber superado la infección, y las investigaciones señalan al efluvio telógeno como culpable.
  • Esta afección suele ser temporal, aunque en aquellos que han tenido una infección más grave puede durar más.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Numerosos pacientes de coronavirus están empezando a reportar un nuevo síntoma: la caída brusca del pelo.

Hasta el momento el COVID-19 se relaciona con fiebre alta, tos seca, pérdida de gusto y olfato y en los casos más graves dificultad respiratoria. Pero a medida que la enfermedad se extiende por todo el mundo y provoca más contagios aparecen nuevos síntomas.

La pérdida de pelo puede ocurrir incluso en pacientes que dieron positivo en coronavirus en marzo o abril, y su efecto empieza a notarse semanas después de que el paciente haya superado la enfermedad, según detalla la edición estadounidense de Business Insider. Actualmente, los organismos oficiales no lo reconocen como síntoma de COVID-19.

Leer más: La OMS advierte de que la pandemia es una ola continua y no será estacional

Las investigaciones señalan al efluvio telógeno como principal causante de esta situación. Esta patología es una alteración del ciclo del crecimiento del cabello, y puede provocar una caída del mismo de forma muy brusca durante algún tiempo.

El efluvio telógeno aparece aproximadamente 3 meses después de haber vivido un evento traumático, provocando que los pacientes pierdan 3 veces más pelo que las personas que no están afectadas por ello.

"Cuando el cuerpo se encuentra en una situación verdaderamente estresante empieza a desviar la energía del crecimiento del cabello para atender asuntos más esenciales", explica a Business Insider el Dotor Nate Favini, líder de Forward, una plataforma médica norteamericana que recopila datos sobre los pacientes de coronavirus en todo el país.

Este doctor también señala que la caída del pelo es más habitual en personas que han pasado el COVID-19 de forma grave. La afección en estos casos puede durar hasta 6 meses, y los pacientes pierden alrededor de la mitad de su cabello, a partir de entonces verán una mejoría, aunque Favini matiza que quizás esto no se pueda aplicar a aquellos que han desarrollado dicha patología por culpa del virus: "Con el coronavirus siempre existe la advertencia de que todavía no entendemos bien su comportamiento".

Leer más: Todos los interrogantes sobre el coronavirus que siguen sin respuesta

Las investigaciones sobre el efluvio telógeno detallan que las mujeres de entre 40 y 50 años son más vulnerables a desarrollar esta afección de forma crónica.

Y además