Pasar al contenido principal

La alianza de estas dos ‘startups’ puede suponer una amenaza a los terminales de Bloomberg

Margin Call
Margin Call
  • Symphony, un servicio de mensajería instantánea usada por algunos en Wall Street, se está integrando en la plataforma de aplicaciones de servicios financieros OpenFin.
  • La integración podría permitir que las empresas de Wall Street creasen sus propias plataformas combinando la funcionalidad de Symphony con aplicaciones de comercio y datos disponibles en OpenFin.
  • Esto podría suponer una amenaza para los terminales de Bloomberg y el Eikon de Thomson Reuters.

Symphony, un servicio de mensajería instantánea que ha ganado popularidad entre las empresas de Wall Street, se ha integrado en OpenFin, un sistema operativo para servicios financieros, según anunciaron ambas compañías el jueves.

OpenFin aloja más de 100 aplicaciones en su plataforma y la integración implica que Symphony será “interoperable” con dichas aplicaciones del mismo modo en que las aplicaciones de redes sociales de tu teléfono pueden comunicarse entre sí.

“Al permitir que Symphony funcione con el sistema operativo de OpenFin estamos facilitando que nuestros clientes mutuos unifiquen su experiencia Symphony para escritorio con las otras aplicaciones OpenFin”, dijo Mazy Dar, director ejecutivo de OpenFin.

En total, Symphony cuenta con más de 230.000 usuarios entre 200 empresas, mientras que podemos encontrar OpenFin en más de 100.000 ordenadores en Wall Street. 

El unicornio Symphony anunció en mayo que había recaudado 63 millones de dólares en nuevo capital, lo que en total suma 234 millones de dólares en fondos recabados. En febrero de 2017, OpenFin completó una ronda de financiación de 15 millones de dólares con el respaldo de JPMorgan. La empresa suma 22 millones de dólares de financiación en total.

En cierto modo, Symphony se asemeja a funcionalidad de mensajería de un terminal de Bloomberg. Muchos de los que la apoyan, entre los que se incluye Goldman Sachs, han cerrado filas en torno a la empresa para hacer frente al gigante de los datos, que cobra a sus usuarios más de 20.000 dólares al año por una suscripción.

OpenFin aspira a ser a Wall Street lo que iOS y Android son al mundo de las aplicaciones móviles. Al hacerlo, está generando la posibilidad de que una empresa de Wall Street cree su propio terminal al combinar la Symphony con otras aplicaciones OpenFin relevantes para su negocio a un precio mucho menor. Symphony cobra 20 dólares al mes por su servicio de mensajería mientras que la plataforma OpenFin es gratuita para las empresas.

Sin embargo, para Dar, el director ejecutivo de OpenFin, la integración trata más de hacer que Wall Street se parezca a Silicon Valley. 

“En esencia, OpenFin es una empresa tecnológica como los gigantes tecnológicos de Silicon Valley pero centrada en los centros financieros del mundo”, dijo. “El compromiso con el software libre ha contribuido enormemente al éxito de esas compañías y nosotros siempre hemos apoyado los esfuerzos de la Fundación [Symphony] por traer esos valores al mundo de las finanzas”.

Te puede interesar