Pasar al contenido principal

Civilizaciones alienígenas podrían haber explorado la galaxia y haber visitado ya la Tierra, según un nuevo estudio; simplemente no los hemos visto por aquí recientemente

The Milky Way's spiral centers around a supermassive black hole. Scientists think that every galaxy has one at its center.
La espiral de la Vía Láctea se encuentra alrededor de un agujero negro supermasivo. Los científicos piensan que cada galaxia tiene uno en el centro. NASA/JPL-Caltech
  • La Vía Láctea podría estar repleta de civilizaciones extraterrestres que se han extendido a través de las estrellas, según un nuevo estudio.
  • El estudio ofrece nuevas perspectivas sobre la paradoja de Fermi, que se pregunta por qué no hemos encontrado signos de extraterrestres inteligentes en nuestra galaxia.
  • Hay muchos escenarios que ven posible la existencia de extraterrestres, pero no hemos sabido nada de ellos, escriben los autores del estudio. Los extraterrestres podrían incluso haber visitado la Tierra, dicen, pero hace tanto que no nos hemos dado cuenta.
  • El estudio sugiere que los extraterrestres podrían esperar a que las estrellas se acercaran unas a otras antes de lanzarse por la galaxia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La Vía Láctea podría estar llena de civilizaciones alienígenas interestelares, según un nuevo estudio. No lo sabemos porque no nos han visitado en 10 millones de años.

El estudio, publicado el mes pasado en The Astronomical Journal, postula que la vida extraterrestre inteligente podría tomarse su tiempo para explorar la galaxia, aprovechando el movimiento de los sistemas estelares para facilitar el salto estelar.

La obra es una nueva respuesta a una pregunta conocida como la Paradoja de Fermi, que pregunta por qué no hemos detectado signos de inteligencia extraterrestre.

La paradoja la planteó por primera vez el físico Enrico Fermi, quien se hizo famoso por preguntar: "¿Dónde está todo el mundo?".

The Gaia spacecraft maps the stars of the Milky Way.
La nave espacial Gaia traza mapas de las estrellas de la Vía Láctea. ESA

ESA

Fermi estaba cuestionando la viabilidad de viajar entre las estrellas, pero desde entonces, su pregunta ha llegado a representar las dudas sobre la existencia misma de los extraterrestres. El astrofísico Michael Hart exploró la cuestión formalmente cuando argumentó en un artículo de 1975 que ha habido mucho tiempo para que la vida inteligente colonizara la Vía Láctea en los 13.600 millones de años desde que se formó la galaxia por primera vez, pero no hemos oído nada de ellos. Hart concluyó que no debe haber otras civilizaciones avanzadas en nuestra galaxia.

Leer más: Estos dos exoplanetas podrían albergar vida extraterrestre, según los científicos

El nuevo estudio ofrece una perspectiva diferente sobre la cuestión: tal vez los extraterrestres sólo se toman su tiempo y tienen una estrategia, sugieren los autores.

"Si no se tiene en cuenta el movimiento de las estrellas cuando se trata de resolver este problema, básicamente se tiene en cuenta solo una de dos posibles soluciones", dice Jonathan Carroll-Nellenback, científico informático y autor principal del estudio, a Business Insider. "O nadie abandona su planeta, o somos la única civilización tecnológica de la galaxia."

Las estrellas (y los planetas que las rodean) orbitan el centro de la galaxia en diferentes trayectorias a diferentes velocidades. Cuando lo hacen, ocasionalmente se cruzan, señala Carroll-Nellenback. Así que los extraterrestres podrían estar esperando a que su próximo destino se acerque a ellos, dice su estudio.

En ese caso, las civilizaciones tardarían más tiempo en viajar a través de las estrellas de lo que Hart pensaba. Así que puede que no hayan llegado a nosotros todavía, o tal vez sí, mucho antes de que los humanos evolucionaran.

Leer más: La idea más loca (y estúpida) de internet: más de un millón de personas se preparan para asaltar el Área 51 para ver si hay extraterrestres

Una nueva posibilidad sobre los viajes interestelares

Several antennas that are part of the Allen Telescope Array, radio telescopes that search for signals from alien life.
Varias antenas que forman parte del Conjunto de Telescopios Allen, buscan señales de vida alienígena. SETI Institute

SETI Institute

Los investigadores han tratado de responder a la Paradoja de Fermi de varias maneras: los estudios han investigado la posibilidad de que todas las formas de vida alienígena tengan su origen en los océanos debajo de la superficie de un planeta y han postulado que las civilizaciones pueden desaparecer por su incapacidad para sobrevivir antes de realizar cualquier viaje interestelar. También está la "teoría del zoológico", que imagina que las sociedades de la Vía Láctea han decidido no contactarnos por las mismas razones por las que tenemos reservas naturales o mantenemos protecciones con algunos pueblos indígenas aislados.

Un estudio de la Universidad de Oxford de 2018, mientras tanto, sugiere que hay una probabilidad de 2 de 5 de que estemos solos en nuestra galaxia y una probabilidad de 1 de 3 de que estemos solos en todo el cosmos.

Leer más: Los alienígenas inteligentes podrían vivir a 33.000 años luz de la Tierra: un estudio explica por qué no los hemos encontrado todavía

Pero los autores del reciente estudio señalan que la investigación previa no ha tenido en cuenta un hecho crucial de nuestra galaxia: se mueve. Así como los planetas orbitan las estrellas, los sistemas estelares orbitan el centro galáctico. Nuestro sistema solar, por ejemplo, orbita la galaxia cada 230 millones de años.

Si las civilizaciones surgen en sistemas estelares lejos de los demás (como la nuestra, que está en los límites de la galaxia), podrían hacer el viaje más corto esperando hasta que su trayectoria orbital los acerque a un sistema estelar habitable, dice el estudio. Entonces, una vez establecidos en ese nuevo sistema, los alienígenas podrían esperar de nuevo una distancia de viaje óptima para hacer otro salto, y así sucesivamente.

Proxima Centauri, the closest star to our sun, is 4.25 light-years away from Earth.
Próxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro sol, está a 4,25 años luz de la Tierra.. ESA/Hubble/NASA

ESA/Hubble/NASA

En este escenario, los extraterrestres no están paseándose por la galaxia. Sólo están esperando lo suficiente para que su estrella se acerque a otra estrella con un planeta habitable.

"Si el tiempo suficiente es de mil millones de años, entonces esa es una solución a la paradoja de Fermi", dice Carroll-Nellenback. "Los mundos habitables son tan raros que hay que esperar más de lo que se espera que dure una civilización antes de que otra llegue a su alcance."

Leer más: Vivir en Marte pero reproducirse en la Tierra, la única solución a la colonización del planeta rojo

La Vía Láctea podría estar llena de sistemas estelares establecidos

Para explorar los escenarios en los que podrían existir los alienígenas, los investigadores utilizaron modelos numéricos para simular el movimiento de una civilización a través de la galaxia. Tenían en cuenta una variedad de posibilidades para la hipotética proximidad de una civilización a nuevos sistemas estelares, el alcance y la velocidad de sus sondas interestelares, y la velocidad de lanzamiento de esas sondas.

An illustration of NASA's Voyager spacecraft drifting through space. Voyager 2 launched in 1977 and reached interstellar space in 2018.
Una ilustración de la nave espacial Voyager de la NASA a la deriva por el espacio. El Voyager 2 fue lanzado en 1977 y alcanzó el espacio interestelar en 2018. NASA

NASA

El equipo de investigación no intentó adivinar las motivaciones o políticas de los alienígenas, una tendencia que algunos astrónomos ven como un fallo en otras soluciones de la Paradoja de Fermi.

"Tratamos de crear un modelo que incluyera el menor número de supuestos sobre sociología que pudiéramos", explica Carroll-Nellenback.

Aún así, parte del problema con el modelo del avance galáctico de las civilizaciones alienígenas es que sólo estamos trabajando con un extremo de los datos: el nuestro. Así que todas nuestras predicciones se basan en nuestro propio comportamiento.

Pero incluso con esta limitación, los investigadores han encontrado que la Vía Láctea podría estar llena de sistemas estelares establecidos que desconocemos. Eso se mantenía cuando se utilizaban estimaciones conservadoras de la velocidad y frecuencia de los viajes interestelares de los alienígenas.

"Todos los sistemas podrían ser habitables y podrían establecerse, pero no nos visitarían porque no están lo suficientemente cerca", dice Carroll-Nellenback, aunque añade que el hecho de que eso sea posible no lo hace probable.

Earth-like planets have varying sizes and compositions.

Hasta ahora, hemos detectado cerca de 4.000 planetas fuera de nuestro sistema solar y ninguno ha demostrado albergar vida. Pero no hemos buscado tanto: hay al menos 100.000 millones de estrellas en la Vía Láctea, e incluso más planetas. Un estudio reciente estima que hasta 10.000 millones de esos planetas podrían ser similares a la Tierra.

Así que los autores del estudio escribieron que concluir que ninguno de esos planetas tiene vida sería como mirar una cantidad de agua del tamaño de una piscina y no encontrar delfines, y luego decidir que el océano entero no tiene delfines.

Leer más:  La ciudades flotantes en las que la NASA imaginó la vida después de la Tierra

Los extraterrestres podrían haber visitado la Tierra en el pasado

Otro elemento clave en los debates sobre la vida alienígena es lo que Hart llamó "Hecho A": no hay visitantes interestelares en la Tierra ahora, y no hay evidencia de visitas pasadas.

Pero eso no significa que nunca hayan estado aquí, señalan los autores del nuevo estudio.

A group of protesters march in front of the General Accounting Office (GAO) in Washington, D.C. on March 29, 1995 to raise awareness about an examination being conducted by the GAO for documents about a weather balloon crash at
Un grupo de manifestantes marcha frente a la Oficina de Contabilidad General en Washington DC elm 29 de marzo de 1995. Joshua Roberts/AFP/Getty Images

Joshua Roberts/AFP/Getty Images

Si una civilización extraterrestre vino a la Tierra hace millones de años (la Tierra tiene 4.500 millones de años), puede que no queden señales de su visita, escriben los autores. Apuntan a investigaciones previas que sugieren que tal vez no seamos capaces de detectar pruebas de visitas alienígenas pasadas.

Es incluso posible que los extraterrestres hayan pasado cerca de la Tierra desde que estamos aquí, pero decidieran no visitarla. El artículo lo llama el "efecto Aurora", llamado así por la novela Aurora de Kim Stanley Robinson.

Es más, es posible que los extraterrestres no quieran visitar un planeta que ya tiene vida, dicen los autores. Asumir que tienen interés en hacerlo, añaden, es una "proyección ingenua" de una tendencia humana a equiparar la expansión con la conquista.

El estudio toma en cuenta todas estas consideraciones: los cálculos asumían que las civilizaciones alienígenas sólo se asentarían en una fracción de los mundos habitables que encontraron. Aún así, los investigadores dicen que si hay suficientes mundos habitables, los extraterrestres podrían haberse propagado fácilmente a través de la galaxia a estas alturas.

Leer más: Cómo vivirán los primeros humanos en Marte, según Elon Musk

Todavía queda mucho que aprender

Por ahora, los investigadores no creen que debamos desanimarnos por cualquier silencio percibido del universo.

"Eso no significa que estemos solos", dice Carroll-Nellenback. "Sólo significa que los planetas habitables son raros y difíciles de alcanzar".

En los próximos años se espera que nuestra capacidad para detectar y observar otros planetas potencialmente habitables mejore drásticamente a medida que se construyan nuevos telescopios y se lancen al espacio.

The primary mirror of NASA's James Webb Space Telescope consists of 18 hexagonal mirrors.
NASA/Chris Gunn

El telescopio Kepler consiguió grandes avances en la búsqueda de planetas que pudieran albergar vida en nuestra galaxia. En la órbita de la Tierra hoy en día, el Telescopio Espacial Hubble y el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS) continúan la búsqueda. La NASA también está construyendo el Telescopio Espacial James Webb, que puede ser capaz de ver tan lejos a través del espacio y el tiempo como el Big Bang. Su lanzamiento está previsto para el año 2021.

Por supuesto, lo que realmente mejoraría la capacidad de los científicos para estimar la probabilidad de que estemos solos en el universo serían más datos sobre la velocidad o los rangos de las sondas interestelares. Un mejor sentido de cuánto tiempo duran las hipotéticas civilizaciones alienígenas también sería útil.

"Necesitamos desesperadamente algunos datos", concluye Carroll-Nellenback.

Y además