Pasar al contenido principal

Las almohadas de Airbnb son el mejor síntoma del cambio a peor de la compañía

Airbnb is changing, and it may not be for the better.
  • He sido un leal usuario de Airbnb, el popular servicio de alquiler de viviendas, durante casi una década, usando la plataforma para visitar más de 30 países.
  • En los últimos años, he notado un cambio en la plataforma donde se ha pasado de gente normal alquilando sus propios apartamentos y habitaciones de sobra a un servicio más profesionalizado con propietarios que tienen múltiples pisos.
  • Desde mi punto de vista, el cambio ha significado que los apartamentos están equipados de una forma más básica y económica.
  • Mi mayor queja es que muchos de los propietarios profesionales equipan las camas con almohadas baratas de mala calidad, haciendo que pase una mala noche sin apenas dormir.
  • Si Airbnb o los propietarios no ponen remedio, terminaré pos usar cada vez menos Airbnb en el futuro.

Desde que empecé a viajar al inicio de la veintena, he visitado más de 30 países. Mientras que antes viajar tanto habría tenido un precio prohibitivo gracias a Airbnb, el popular servicio de alquiler de viviendas, ahora viajar es más asequible.

Las ofertas de la plataforma cuestan generalmente una fracción de lo que valen los hoteles, mientras que te ofrecen más espacio y una especie de perspectiva local.

Durante mucho tiempo ha sido una opción genial. Pero en los dos últimos años, he notado un cambio que puede terminar por echarme de la plataforma para siempre. Todo se reduce a las almohadas.

Sé que probablemente estés pensando: ¿almohadas?¿Se está quejando por las almohadas? Déjame explicarme.

Cuando empecé a usar Airbnb en 2011 — alrededor de tres años después de su lanzamiento — la mayoría de las ofertas en el sitio web eran para entrar en el apartamento de alguien. Ya fuera porque estuviera alquilando una habitación que sobrara o porque el anfitrión estuviera pasando unos días fuera.

Era un sentimiento de comunidad en el que sentías que un auténtico intercambio estaba teniendo lugar: Estabas ayudándoles a pagar su renta y ellos te decían cuáles eran sus restaurantes y bares favoritos de la zona.

Pero en algún momento de los últimos años, la dinámica cambió. Ahora, bajo mi punto de vista, la gente está alquilando casas en Airbnb para vivir de ello de forma profesional.

Normalmente, ellos tienen — o alquilan, dependiendo de lo estrictas que sean las leyes de la ciudad — múltiples propiedades que destinan a Airbnb. En efecto, están operando un negocio de hospedaje por toda la ciudad.

Mientras que Aribnb no ha hecho públicas estadísticas oficiales, un informe de 2017 de CBRE Hotels' Americas Research averiguó que el crecimiento de la empresa en Estados Unidos se debe a propietarios que alquilan múltiples habitaciones o casas enteras. El estudio averiguó que los ingresos de los propietarios con múltiples viviendas eran los que más rápido crecían en la plataforma y que un 64% de los propietarios de Estados Unidos alquilaban hogares enteros.

Como el informe se emitió por la asociación estadounidense de hoteles, hay que cogerlo con pinzas, pero también he visto el cambio hacia los propietarios profesionales en mi experiencia personal.

Solo en los últimos seis meses, he permanecido en 14 Airbnbs, desde Atenas a Seúl. Y lo que he visto no era un buen presagio.

Los Airbnb están perdiendo su encanto

El año pasado, Airbnb empezó a "empujar" según las palabras de uno de los propietarios, para estandarizar la experiencia de Airbnb.

Ahora la compañía está animando a usar su sistema de "reserva instantánea", estableciendo estándares de limpieza y recomendando que los propietarios ofrezcan "comodidades esenciales" como papel higiénico, toallas, jabón, toallitas y al menos una almohada por invitado.

Previamente este año, la compañía anunció que añadiría hoteles a la plataforma.

Airbnb is stuck between the standardization it needs to grow and the home-sharing ideal that made it what it is.
Airbnb is stuck between the standardization it needs to grow and the home-sharing ideal that made it what it is. Airbnb Airbnb

Esos dos cambios — Airbnb fomentando la estandarización y los propietarios volviéndose más profesionales — han modificado las raíces idealistas de Airbnb de su modelo de casas compartidas a un sitio web de hoteles, viviendas y posadas más baratas.

El cambio es necesario en muchas cosas. La gente está usando Airbnb para viajes de trabajo, yo incluido, y los usuarios menos frecuentes esperan un nivel de estandarización.

Mi problema con la profesionalización de Airbnb es desde una perspectiva de usuario. A medida que un mayor número de las propiedades ofrecidas en Airbnb provienen de propietarios profesionales (gente que utiliza la vivienda solo como una vivienda de Airbnb u operando con varias a la vez) las propiedades comienzan a parecerse más y más entre ellas.

Solo son negocios después de todo.

Puedes ver las señales que dejan ese tipo de propiedades: muebles baratos, decoraciones espartanas, unos pocos posters o cuadros, una cocina con el equipamiento justo. Por supuesto, las luminosas y profesionales fotos del apartamento lo hacen parecer un sitio de ensueño.

Pero en el proceso, se pierde mucho del encanto de Airbnb — de quedarse en una casa local, mirar las estanterias — y de su función — como acceder a una cocina abarrotada de especias o usar su elegante champú de aceite de Argán.

Sobre esas almohadas

Y lo cierto es que, para mí, todo eso estaría bien... si no fuera por las almohadas.

Déjame explicarlo de esta manera: mucha gente no compra almohadas incómodas para sí mismos. Le dan importancia a una decente noche de placentero sueño. Por lo que si te quedas en el Aribnb de la casa en la que alguien vive, puedes estar seguro de que tendrás almohadas decentes para dormir.

No es el caso de las propiedades profesionales de Airbnb.

 

I've been doing a lot of traveling this year, and slept on a lot of bad pillows at Airbnbs.

Las propietarios de viviendas profesionales de Airbnb piensan sobre todo en el negocio, intentan equipar la propiedad de la manera más barata y eficiente posible. Eso por lo general significa que estás pagando por una cama barata y almohadas baratas que podrían describirse mejor como unas pocas piezas de relleno envueltas en ropa. No sirven para dormir de manera adecuada.

Mientras viajaba para Business Insider Estados Unidos en los últimos seis meses, usé Airbnb un montón al principio. En muchas cosas, es mi forma ideal de viajar.

Pero como cada propiedad de Airbnb tras propiedad de Airbnb que alquilaba tenía almohadas incómodas, lo iba dejando. Levantarse noche tras noche cansado por una velada de insomnio no es divertido.

Recientemente, empecé a reservar hostales o albergues muchos de los cuales tienen un precio parecido a un Airbnb porque saben que tienen que competir.

Y al menos con un hotel o un hostal sé que tendrán buenas almohadas.

De alguna forma, las almohadas son una metáfora de en lo que se ha convertido Airbnb como plataforma ahora mismo: atrapado entre la profesionalización y la estandarización hacia la que tiene que tender mientras intenta mantener la esencia de casas compartidas que le ha hecho ser lo que es.

Llevar a la plataforma a un extremo o al otro resolverá probablemente el problema. Pero hasta entonces, lo esteré usando cada vez menos y menos.

Te puede interesar