Pasar al contenido principal

Huawei lleva años desarrollando su propio sistema operativo como "plan B" para esquivar el posible veto de Android y Windows

Guo Ping, presidente rotativo de Huawei, durante una conferencia de prensa en Shenzhen, China.
Guo Ping, presidente rotativo de Huawei, durante una conferencia de prensa en Shenzhen, China. AP/Kin Cheung

Huawei lleva años trabajando en desarrollar su propio sistema operativo, diseñado para poder reemplazar a Android o Windows en el caso de que la empresa tecnológica china no pudiera utilizar los productos desarrollados por las empresas tecnológicas estadounidenses, como Google o Microsoft, según una información adelantada por el periódico alemán Die Welt.

"Hemos creado nuestro propio sistema operativo. Si alguna vez pasara que nu pudiéramos utilizar estos sistemas estaríamos preparados", explicó al diario alemán Richard Yu, director de la división de consumo de Huawei. "Ese es nuestro plan B. Pero, por supuesto, preferimos trabajar con los ecosistemas de Google y Microsoft", apuntó.

Este domingo la agencia Reuters adelantaba en exclusiva que Google ha suspendido los negocios con Huawei que requieran de la transferencia de productos de hardware y software, excepto los cubiertos por licencias de código abierto.

En la práctica eso significa que los futuros móviles de Huawei no contarán con ni con Google Play ni con los Servicios de Google, vitales para acceder a millones de aplicaciones Android como Gmail o Google Maps.

Leer más: Intel, Qualcomm y otras empresas de tecnología de Estados Unidos han dejado de proveer software esencial para Huawei tras la lista de negra de Trump

Además, salvo sorpresa los móviles actuales no recibirán directamente las actualizaciones de seguridad por parte de Google ni el salto a la nueva versión de Android. De todas formas, si tienes un móvil Huawei lo podrás seguir utilizando con normalidad: Huawei proporcionará actualizaciones de seguridad a sus móviles —incluyendo los de Honor— actuales, aunque está por ver si eso acabará afectando a la certificación de seguridad de Google Play Protect.

La medida se produce como resultado de la última maniobra de la Administración Trump, que hace unos días incluyó a Huawei en una lista negra comercial por ser "poco fiable". De fondo un conflicto por la supremacía tecnológica entre China y Estados Unidos en el que hay dinero y poder en juego.

Estados Unidos acusa a Huawei de espiar en nombre del gobierno chino a través de sus equipos de telecomunicaciones, algo que de momento no ha podido probar con claridad, de ahí que Europa haya decidido —en mayor o menor medida— mantener su confianza en Huawei para el desarrollo de las redes 5G.

Huawei lleva trabajando en desarrollar su propio sistema operativo desde el año 2012 según el South China Morning Post. El resultado de ese trabajo era una completa incógnita hasta el reportaje de Die Welt.

El gigante tecnológico chino es el segundo fabricante de móviles a nivel mundial y es líder en España en número de unidades vendidas. Huawei utiliza Android como sistema operativo en sus móviles, a los que añade una capa de personalización propia llamada EMUI, mientras que utiliza Windows como sistema operativo en algunas de sus tablets y en sus ordenadores portátiles.

Y además