Alternativas a los planes de pensiones para invertir y planificar tu jubilación

Alternativas a los planes de pensiones
Getty Images
  • Alternativas a los planes de pensiones para invertir a largo plazo y preparar tu jubilación
  • Hay vida más allá de los planes de pensiones para invertir a largo plazo.
  • Los fondos de inversión son la principal alternativa a los planes de pensiones, pero no la única. 
  • PIAS, PPA y Unit Linked son las opciones a los planes de pensiones del sector asegurador.
  • A la hora de elegir hay que valorar la rentabilidad, el riesgo, la liquidez y la fiscalidad de cada opción.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Es fácil que si piensas en un producto de ahorro para la jubilación te vengan a la cabeza los planes de pensiones. A fin de cuentas, hasta su nombre incluye el término pensión, que todos relacionamos con la pensión pública.

Sin embargo, la realidad es diferente. Hay otras alternativas a los planes de pensión para invertir a largo plazo y planificar la jubilación. Dependiendo de tus objetivos, tu edad y cuánto necesitas para jubilarte como quieres, hay productos diferentes a los planes que encajarán mejor con tu estrategia.

A la hora de elegir, debes valorar cuestiones como la rentabilidad, las comisiones o la fiscalidad, porque todas ellas afectan al dinero que tendrás a largo plazo cuando te jubiles. 

Esto es lo que obtendrás con cada una de las alternativas a los planes de pensiones:

Plan de Previsión Asegurado o PPA

Los PPA son el producto más parecido a un plan de pensiones. De hecho, disfrutan de sus mismas ventajas fiscales y fiscalidad en general. Esto quiere decir que también puedes desgravar las aportaciones que realices al PPA, pero que a cambio el rescate tributará como renta del trabajo, igual que un plan. 

Lo que diferencia a los PPA de los planes es que se trata de un producto asegurador. Cuando contratas un PPA en realidad firmas un seguro de ahorro. Esto tiene implicaciones en el funcionamiento interno del PPA y, sobre todo, en que este producto debe garantizar un tipo de interés técnico mediante técnicas actuariales. Dicho de otra forma, es capaz de garantizar una rentabilidad y un ahorro mínimo al jubilarte.

Fondos de inversión

Es muy habitual enfrentar planes de pensiones y fondos de inversión. Una de las razones es que un plan invierte el dinero de los ahorradores a través de un fondo de pensiones, que no deja de ser muy similar a un fondo de inversión.

Los fondos de inversión han ido ganando terreno a los planes de pensiones en los últimos años y según los datos de Inverco ya suponen el 13,3% de los activos de las familias españolas.

Los fondos de inversión cuentan con una fiscalidad ventajosa, que también permite diferir el pago de impuestos hasta el rescate. En este caso no podrás desgravar por ellos en la renta, pero a cambio tampoco tendrás que hacer tantos cálculos para que Hacienda no se quede con buena parte de tus ahorros para la jubilación.

La ventaja de los fondos es que no tendrás que pagar impuestos en el IRPF por las ganancias que acumules si las reinviertes en otro fondo. Esta posibilidad de retrasar el pago de impuestos puede marcar la diferencia en las inversiones a largo plazo.

Leer más: Cuánto dinero dejarás de ganar por los impuestos a largo plazo si no sabes con qué productos invertir

A esto se suma la liquidez, una de las desventajas de los planes de pensiones. Con un fondo de inversión, como con la mayoría de alternativas a los planes de pensiones, podrás recuperar tu dinero cuando quieras, sin esperar a la jubilación o a alguna de las otras causas por las que podrás rescatar el plan antes de tiempo

Inversión en bolsa

Es la fórmula clásica de invertir para la jubilación y una de las primeras rutas de contacto con la inversión para muchos ahorradores. 

La bolsa siempre es una opción para invertir a largo plazo, tanto para el inversor particular como para los propios planes de pensiones y fondos de inversión. Tanto es así que un fondo de renta variable lo que hace es invertir en bolsa, entre otras cosas.

La transparencia, la liquidez y las comisiones son las ventajas de la inversión bursátil frente a los planes de pensiones. Al invertir directamente en el mercado eres tú quien elige las acciones concretas que compondrán tu cartera y no las que estén en el fondo. 

En términos de liquidez, igual que puedes comprar una acción en cualquier momento de forma inmediata a través de tu bróker, también puedes venderla igual de rápido, aunque puede que con pérdidas. Esta volatilidad o riesgo es el principal inconveniente de las acciones frente a los planes de pensiones, así como lo que tiene que ver con su fiscalidad.

En bolsa no existe diferimiento fiscal, por lo que cada vez que vendas una acción pagarás impuestos por ella y Hacienda se quedará entre un 19% y un 23% del beneficio.

A partir de ahí, la bolsa ofrece infinidad de estrategias de inversión. Puedes seguir el value investment e invertir en valor a largo plazo, apostar por estrategias buy&hold o invertir por dividendo, una fórmula que se usa para generar rentas periódicas y que también puede implementarse a través de fondos de inversión y ETFs. 

Plan Individual de Ahorro Sistemático o PIAS

Los PIAS son un producto asegurador. Se trata de un seguro de vida diseñado para ahorrar a largo plazo. La mayor parte de los PIAS funciona con un sistema de aportaciones o primar periódicas que son las que crearán el colchón de ahorro que después disfrutarás al jubilarte. 

Su principal ventaja como opción a los planes de pensiones es la liquidez, ya que podrás recuperar tu dinero en cualquier momento, sin esperar a la jubilación.

En el plazo negativo, los PIAS no permiten desgravar en la declaración de la renta, aunque sí cuentan con ventajas fiscales en el rescate si recuperas el dinero en forma de renta vitalicia. 

Los PIAS nacieron inicialmente como un producto con perfil conservador, pero han ido evolucionando y hoy hay PIAS para todos los perfiles. 

Leer más: Así se comen las comisiones a tu rentabilidad a largo plazo

Unit Linked

Otra alternativa a los planes de pensiones que surge dentro del sector asegurador. De nuevo, se trata de un producto estructurado en torno a un seguro de vida. Un unit linked invierte en una esta de fondos de inversión y, dependiendo del producto concreto, podrás decidir parte de su composición. 

Al invertir en fondos, el capital del unit linked no está asegurado y la inversión será tan arriesgada como la cartera que contrates. 

La principal característica de los unit linked es su fiscalidad en caso de fallecimiento, algo que comparte con los PIAS. Y es que, al tratarse de un seguro, puedes elegir quién recibirá el dinero, sea o no tu heredero legal. Esto es algo que no sucede con las acciones o los fondos de inversión, pero que sí permite un plan de pensiones. 

Invertir en vivienda

La inversión inmobiliaria es otra opción a los planes de pensiones. La forma tradicional de hacerlo es comprar un piso para alquilar, de forma que esa vivienda genere una renta mensual. 

Hoy en día hay otras formas de invertir tus ahorros en vivienda sin comprar casa como los fondos de inversión inmobiliarios, las socimis o el crowdfunding inmobiliario.

Leer más: 15 consejos que debes conocer para comprar un piso para invertir

Renta vitalicia e hipoteca inversa: opciones para mayores de 65 años

Para terminar, hay dos opciones a los planes de pensiones para quienes están ya cerca de la jubilación: las rentas vitalicias y la hipoteca inversa

La primera es una póliza de seguros que se compromete a pagarte una renta periódica de por vida. La cuantía de esa renta depende de tu edad al contratar y del dinero que tengas ahorrado. Cuanto más joven seas, menor será la renta porque más tiempo deberá durar el ahorro o prima inicial.

Por su parte, la hipoteca inversa es una forma de aprovechar tu vivienda actual para generar una renta que complemente la pensión. Básicamente es un préstamo o crédito con garantía hipotecaria. Así, hipotecas de nuevo tu casa y mientras puedes seguir viviendo en ella. 

Al fallecer, los herederos podrán devolver el préstamo más los intereses y recuperar la casa o cobrar lo que resta del préstamo si no se entregó todo en su momento.

Así es como puedes planificar tu jubilación sin un plan de pensiones o con uno para desgravar y otros productos que lo complementen.

LEER TAMBIÉN: La regla del 4% para saber cuánto necesitarás para jubilarte

LEER TAMBIÉN: 9 claves para ahorrar dinero para tu jubilación aunque hayas empezado tarde

LEER TAMBIÉN: 5 fórmulas para estirar tus ahorros pensando en la jubilación y mantener unas finanzas saneadas

VER AHORA: Los 3 escenarios que maneja el grupo hotelero Palladium en 2021 tras la debacle turística por la pandemia

    Más:

  1. Jubilación
  2. Dinero
  3. Bolsa
  4. Finanzas personales
  5. Inversión
  6. Ahorro