Pasar al contenido principal

Un alto ejecutivo de GSK predice un cambio enorme en la industria farmacéutica

jack bailey presidente GSK US
Jack Bailey, presidente de GSK US farmaceútica. GSK
  • La asistencia sanitaria en EEUU ha pasado por muchos cambios en los últimos años, desde el método de pago hasta los distintos medicamentos que se han aprobado. 
  • La manera en la que se adapten las compañías a estos cambios será crucial para su futuro, le dijo a Business Insider el presidente de GlaxoSmithKline US pharmaceuticals, Jack Bailey.
  • "Creo que si ahora te mantienes expectante a la espera podrías quedarte atrás", dijo Bailey.

Han sido unos años emocionantes, y en ocasiones difíciles, para la industria sanitaria

Especialmente en relación con los tratamientos innovadores que controlan el cuerpo, y la manera en la que estas terapias de una sola aplicación se presentan como un reto al sistema estándar del pago de medicamentos. A medida que las compañías y los pacientes se enfrenten a precios más altos, hará falta plantear maneras de cubrir esos costes.

"La asistencia sanitaria está sometido a un cambio sin precedentes", dijo Jack Bailey, presidente de GlaxoSmithKline US pharmaceuticals, a Business Insider. "Creo que los ganadores serán aquellos que entiendan donde tiene que ir, contribuyan a un cambio positivo y motiven parte del cambio ellos mismos". 

En parte el cambio es el resultado de algunos de los desarrollos científicos más importantes del último año. Por ejemplo, en agosto la administración de alimentación y medicamentos aprobó un nuevo tratamiento para el cáncer que saca células del cuerpo de un paciente con cáncer, los reprograma y los vuelve a insertar dentro del cuerpo para que vayan a por el cáncer. En diciembre se aprobó también la primera terapia genética para revertir una ceguera genética.

También cabe mencionar los cambios procedentes del Affordable Care Act, y los posteriores intentos para desmantelarlo.

No es la primera vez que vemos periodos de cambios enormes en la asistencia sanitaria, dijo Bailey. En 1990 hubo una reforma sanitaria bajo la presidencia de Bill Clinton que cambió las cosas para las compañías farmacéuticas, empezaron a formarse organizaciones de cuidados centradas en reducir el coste de la asistencia sanitaria, y se aprobaron nuevos medicamentos de forma masiva. Por aquel entonces no ser parte de ese movimiento no suponía un problema. No será así en esta ocasión.

"Creo que en los 90 cuando tuvo lugar el último periodo de cambio podías mantenerte a un lado y esperar, y no salías perjudicado. Creo que si ahora te mantienes expectante a la espera podrías quedarte atrás", dijo Bailey.

Simplemente no es el caso en el campo científico con nuevos enfoques con la terapia genética o celular, pero tampoco con el método del pago. Las compañías farmacéuticas y las aseguradoras sanitarias tienen que pensar en nuevas maneras de pagar esos tratamientos que muchas veces tienen un elevado pago único - hasta 85.000 dólares - en vez de un precio mensual por la prescripción.

Básicamente estamos pasando de pensar en una asistencia sanitaria que se paga según lo que lo uses, a un sistema que se basa más en cómo de saludable podrías estar como resultado de un tratamiento o programa, dijo Bailey. Aún está por ver lo que durará esa transición.

"Si creo que esta nueva innovación va a ser un mecanismo de cambio porque si estás hablando de ceguera y de curar cáncer la gente va a querer eso", dijo Bailey. "No podemos usar modelos antiguos para nuevas innovaciones". 

Te puede interesar