Pasar al contenido principal

Álvarez (Santander) alerta de que cambios relevantes en la fiscalidad reducirán la competitividad

José Antonio Álvarez, CEO de Banco Santander.
José Antonio Álvarez, CEO de Banco Santander. Santander

El consejero delegado de Banco Santader, José Antonio Álvarez, ha advertido de que cambios relevantes en la fiscalidad del sector bancario pueden hacer que la banca española pierda competitividad y oportunidades de crecimiento.

Así lo ha transmitido durante su intervención en la Comisión de investigación del Congreso relativa a la crisis financiera de España y el programa de asistencia financiera, en la que ha asegurado que Santander pagó el año pasado 1.130 millones de euros en impuestos y es el banco con mayor carga fiscal de Europa (36%, frente a la media europea del 25%).

"Cambios relevantes en la fiscalidad o estigmatizar a la banca no ayudan a generar un buen ambiente de inversión. Competimos en la atracción de inversión con países con fiscalidad menor a la nuestra, lo que nos puede hacer perder competitividad y oportunidades de crecimiento", ha avisado.

En cualquier caso, Álvarez ha pedido que los debates sobre fiscalidad en España sean "racionales". "El tipo del IS de la banca es del 30%, mientras que para el resto de sectores es del 25%", ha recordado.

El consejero delegado de Banco Santander ha recordado que el sector financiero español tiene que competir con el resto de bancos globales, por lo que elevar su carga fiscal, en un contexto en el que ya cuenta con "la más alta", "no ayudará a que la banca haga mejor su labor".

Según ha afirmado, la economía española "tiene recorrido" para continuar creciendo por encima de la media europea, pero para ello es necesario que continúe atrayendo inversión y creando "un marco estable" de inversión a largo plazo.

Leer más: Los hogares españoles destinan el 11,6% de su renta a pagar deuda: el nivel más bajo desde 1999

"Hay riesgos que nos hacen ser responsables y prudentes en la toma de decisiones, por ello es necesario no generar incertidumbres en los inversores internacionales y mantener la competitividad de las empresas", ha argumentado.

1.130 millones en impuestos y 6.000 millones en las cajas

Álvarez ha indicado que Santander contribuyó a las finanzas públicas el pasado año con 1.130 millones de euros, de los que 403 millones correspondieron a IVA que no puede repercutir, 455 millones a pagos a la Seguridad Social por cuenta del empleador, 60 millones a la prestación sobre los activos fiscales diferidos (DTAs) monetizables, 80 millones a impuestos sobre depósitos y 130 millones a otros impuestos.

Asimismo, ha asegurado que la entidad contribuyó con 400 millones de euros al Fondo Único de Resolución y al Fondo de Garantía de Depósitos, al margen de que sus 36.877 empleados, que cuentan con contratos "de alta calidad", también contribuyen con sus aportaciones a la Seguridad Social e IRPF.

Por otro lado, el directivo ha resaltado que Santander invirtió más de 6.000 millones de euros en rescatar las cajas quebradas y que la compra de Popular ─cuyo proceso de resolución se hizo con capital privado─ ahorró al Estado entre 28.000 y 36.000 millones de euros.

Te puede interesar