Pasar al contenido principal

Amazon está expulsando a todos aquellos que abusan de su política de devoluciones

Amazon estaría castigando a sus clientes por devolver demasiados paquetes, según la compañía.
Amazon estaría castigando a sus clientes por devolver demasiados paquetes, desde el punto de vista de la compañía. AP
  • Amazon está expulsando a los clientes que cree que hacen demasiadas devoluciones, según ha informado The Wall Street Journal.
  • Cientos de clientes de Amazon fueron expulsados de la web a finales de marzo y principios de abril en una ola de prohibiciones aparentemente relacionadas con un posible fraude a la empresa.
  • Best Buy, Home Depot y Victoria's Secret, entre otras empresas de distribución, también están haciendo un seguimiento de la frecuencia con que los clientes devuelven los productos y castigando a los sospechosos de abusar de sus políticas de devolución.

Amazon está expulsando a los usuarios que considera que han devuelto demasiados artículos.

El diario económico The Wall Street Journal publicó el martes 22 de mayo un información donde recogía las quejas de clientes a los que el gigante del comercio electrónico había expulsado de su web. Amazon, aparentemente, no les avisó de que habían devuelto demasiados artículos antes de las prohibiciones.

El diario habló con dos personas y citó a docenas más que explicaron en las redes que habían sido expulsados de Amazon, y también a otros que recibieron correos electrónicos de la empresa tras devolver algunos productos.

En el tweet anterior se puede leer: "Wow, ¡qué gran atención al cliente, tan personal y cuidada! ¿Habéis leído mis motivos para hacer esas devoluciones (como seis en el último año... ¿son muchas?) y un cambio? Nunca os recomendaré". El mensaje va acompañado de una captura de pantalla a un correo electrónico de Amazon que advierte de que el cliente ha realizado demasiadas devoluciones en el último año, y adjunta las políticas de devoluciones de la compañía.

Las dos personas que hablaron con el diario parecen ser parte de una ola de cientos de personas que fueron expulsadas de Amazon entre finales de marzo y principios de abril, como publicó anteriormente Business Insider.

Al parecer, el cierre de estas cuentas está relacionada con las preocupaciones de la compañía porque se esté cometiendo fraude en las opiniones sobre los productos.

Algunas personas que fueron expulsadas de Amazon admitieron en grupos de Facebook haber violado las políticas de la empresa, por ejemplo dejando buenas críticas a un producto a cambio de una recompensa, como tarjetas de regalo. Otros dijeron que podrían haber publicado opiniones de productos que recibieron gratis o con descuentos, y que no se dieron cuenta de que no estaba permitido. Por último, otros no recordaban haber violado las políticas de la compañía.

Las devoluciones pueden crear problemas a los vendedores. Además de costarle dinero a la compañía, algunos clientes de Amazon también pueden estar comprando artículos y luego devolviéndolos a cambio de un pago, inflando las valoraciones que el cliente encuentra en la web sobre ese producto.

"Queremos que todos puedan usar Amazon, pero a veces alguien abusa de nuestro servicio durante un largo periodo de tiempo", ha explicado un portavoz de Amazon al diario económico. "Nunca tomamos estas decisiones a la ligera, pero con más de 300 millones de clientes en todo el mundo, tomamos medidas cuando es necesario para proteger la experiencia de todos nuestros clientes".

Leer más: Críticas a Amazon por vender su tecnología de reconocimiento facial a la policía de Estados Unidos

Amazon no está sola en esto. Best Buy, Home Depot, Victoria's Secret y muchos otros vendedores online están rastreando discretamente la frecuencia con la que sus clientes devuelven sus compras y, en algunos casos, castigando a los sospechosos de abusar de sus políticas de devolución.

En marzo, The Wall Street Journal publicó que la empresa The Retail Equation mantiene "informes de las devoluciones" de clientes asiduos desde hace varios años. Si encuentra algún tipo de actividad que considera fraudulenta, puede castigar a los clientes.

Según sus datos, el fraude cuesta a los minoristas hasta 17.000 millones de dólares anuales en Estados Unidos.

"En lugar de obligar a los minoristas a imponer políticas de devolución más estrictas, como 'sin el ticket original, no se realizará ninguna devolución' o límites de 14 días como máximo a las devoluciones, este sistema permite a los minoristas ofrecer al otro 99 por ciento de los consumidores políticas de devolución más indulgentes y flexibles", dice la empresa en su sitio web.

Te puede interesar