Pasar al contenido principal

Fuentes de Amazon revelan que su misterioso robot doméstico Vesta podría costar más de 1.000 dólares, pero los propios empleados se muestran escépticos con el producto

El CEO de Amazon, Jeff Bezos, maneja un robot en la conferencia de Mars
Twitter/JeffBezos

  • Amazon está pensando poner un precio superior a los 1.000 dólares a su nuevo robot doméstico Alexa en desarrollo, cuyo nombre en clave  es Vesta, según personas familiarizadas con el tema.
  • El alto precio sería un cambio en la estrategia de hardware de Amazon, que normalmente lanza productos asequibles para un público más amplio. 
  • El equipo de Vesta ha estado lidiando con retrasos en el lanzamiento, lo que ha llevado a muchas salidas del proyecto de altos directivos. 
  • Algunos empleados están cuestionando la lógica de invertir en un dispositivo de nicho con poco atractivo para el público principal. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

El próximo gran producto disruptivo de Amazon podría tener un alto coste. 

Amazon está pensando poner un precio superior a los 1.000 dólares a su nuevo robot doméstico Alexa que está en desarrollo, según personas familiarizadas con el tema. A ese precio, el dispositivo dirigido al hogar todavía por lanzar, cuyo nombre es clave es Vesta, se convertiría en el producto de hardware más caro de Amazon hasta la fecha, dirigido al público de mayores ingresos.

El mercado premium sería un nuevo territorio para el negocio de hardware de Amazon, que típicamente hace productos asequibles que atraen a los usuarios con menos presupuesto. La mayoría de los dispositivos de hardware de Amazon, incluido el popular altavoz inteligente Echo, tienen un precio de 100 dólares o menos para que estén disponibles para todos. Incluso su altavoz Echo, lanzado el año pasado, cuesta solo 200 dólares, menos que el HomePod de 300 dólares de Apple.

El proyecto de Vesta, dirigido por Gregg Zehr, el presidente de la unidad de hardware Lab126 de Amazon, es una de las principales prioridades y áreas de inversión de la compañía, según estas personas. El CEO de Amazon, Jeff Bezos, también está directamente involucrado, y ha realizado frecuentes viajes a la oficina de Lab126 en Sunnyvale, California.

Leer más: La jefa de Amazon en España cree que es una buena noticia que Google y Facebook se adentren en la guerra del comercio electrónico: "Cuánta más competencia, más innovación".

Pero el equipo de Vesta, que ha crecido significativamente en los últimos dos años, se ha enfrentado a constantes retrasos en el lanzamiento que han provocado en parte una alta rotación últimamente, según la gente. Internamente, algunos empleados se preguntan por qué Amazon está invirtiendo en un producto nicho con poco atractivo en un momento en que el equipo necesita averiguar cómo monetizar su amplia base de usuarios.

Un portavoz de Amazon ha rechazado hacer comentarios.

Se espera que el dispositivo alimentado por Alexa llegue a la altura de la cintura de un adulto y tenga la capacidad de moverse por la casa mediante comandos de voz, según las personas familiarizadas con el producto. Una persona lo describe como una "aspiradora Roomba en forma humana" y señala que la idea básica era similar a una foto que Bezos compartió en Instagram hace dos años, que mostraba el altavoz de Echo pegado a la Roomba de iRobot. Bloomberg fue el primero en informar de la existencia del proyecto.

Las discusiones internas todavía no están cerradas, y tanto el precio como el diseño podrían cambiar cuando se acerque el lanzamiento, advierten las fuentes. El precio podría bajar, ya que el equipo está buscando formas de aprovechar la tecnología existente en otras áreas de Amazon, como los robots de almacén de Kiva que adquirió en 2012. Más avances en la tecnología de voz de Alexa podrían compensar la necesidad de una pantalla, que se está considerando para el dispositivo de Vesta, lo que podría rebajar costes.

No está claro cuándo se lanzará el producto. El equipo de hardware de Amazon suele celebrar un evento de prensa anual alrededor de septiembre para mostrar sus productos más recientes, pero es poco probable que anuncie el producto de Vesta este año, aseguran las personas. 

Leer más: La responsable de Amazon en España reconoce que esta es la mayor crisis a la que se ha tenido que enfrentar en la empresa: de las protestas de sus sindicatos a la prohibición de vender productos no esenciales

¿Perdiendo su brillo?

Los empleados que hablaron con Business Insider aseguran que el proyecto de Vesta ha perdido parte de su brillo internamente después de haber atraído a los mejores talentos de ingeniería al equipo durante los últimos dos años. El equipo ha mostrado un lento progreso debido a desacuerdos sobre la estrategia más amplia del producto, lo que ha llevado a un calendario de lanzamiento más largo de lo esperado y a perder a las personas que se habían unido contando con una llega más rápida al mercado.

Estos empleados han cuestionado la lógica de entrar en un mercado no probado con un producto caro que podría limitar la adopción por parte de los consumidores. La estrategia de hardware de Amazon se ha centrado históricamente en ampliar su base de usuarios añadiendo el asistente de voz Alexa a productos de uso más común, como auriculares o microondas, a precios asequibles.

El segmento de los robots domésticos sigue siendo un nicho de mercado. Aunque se espera que se convierta en un mercado de 9.100 millones de dólares para 2024, según la empresa de investigación Markets and Markets, los intentos anteriores de otros gigantes de la tecnología, como Sony y SoftBank, han fracasado en gran medida al intentar ganar mucha tracción. El rango de precios de otros robots domésticos en el mercado llegó hasta los 3.000 dólares con el perro robot de Sony, Aibo, hasta unos pocos cientos de dólares por Vector de Anki.

Leer más: Amazon invirtió 6 años y decenas de millones de dólares en un nuevo juego que fracasó y fue retirado de las tiendas semanas después de su lanzamiento

En los últimos meses, el equipo de Vesta se ha enfrentado a una salida de empleados "superior a la media", según las personas familiarizada con el tema. Algunos de los directivos de alto perfil que se han ido en los últimos 18 meses incluyen: Aaron Bromberg, el antiguo jefe de producto que anteriormente reportaba directamente a Zehr; Christine Anderson, la antigua directora de producto principal; y Tiger Lan, exdirector del proyecto que se unió a Facebook en 2018. Max Paley, que ayudó a desarrollar la tecnología de visión del equipo, también se fue en 2019.

Aunque las proyecciones de ventas internas son bajas, Amazon podría beneficiarse con el lanzamiento de un costoso robot, creen las fuentes. Por ejemplo, podría probar el mercado de gama alta y ver si hay voluntad de comprar dispositivos más caros de Alexa. Dado que el dispositivo es una amalgama de la tecnología que se encuentra en los anteriores dispositivos de Alexa, como la visión por ordenador y la inteligencia artificial, también podría ayudar a mostrar la capacidad tecnológica de Amazon a sus competidores. El equipo también espera un efecto de "goteo" que inspire otros productos de Alexa para el hogar también.

Una persona señala que el mayor beneficio de lanzar un robot doméstico es la recopilación de datos. Un robot que se mueva por toda la casa podría ayudar a Amazon a entender mejor la distribución de la vivienda y dónde se utilizan los comandos de voz con más frecuencia en un hogar. Pero la preocupación por la privacidad de Alexa en los últimos años, incluyendo las informaciones de que la compañía controla ciertas conversaciones de los usuarios, han causado que el equipo sea mucho más cauteloso al enfrentarse a esos temas, reflexiona esta persona. 

El proyecto Vesta está liderado por un grupo de ejecutivos de hardware de Amazon de mucha experiencia. Charlie Tritschler, uno de los primeros miembros del equipo de Kindle, es uno de los vicepresidentes de más alto perfil del proyecto, reportando directamente a Zehr. También participan Chris Green, vicepresidente de diseño industrial; Ken Kiraly, tecnólogo jefe de productos digitales de Amazon; y Gloria Whitaker-Daniels, ingeniera de Apple durante mucho tiempo.

Y además