Pasar al contenido principal

Amazon recurre formalmente la adjudicación a Microsoft de 10.000 millones del proyecto JEDI del Pentágono alegando un "sesgo claro" en la decisión

Jeff Bezos
Jeff Bezos, CEO de Amazon. Reuters
  • Amazon ha presentado su primera protesta formal contra la victoria de Microsoft en la batalla por el contrato de 10.000 millones de dólares del Pentágono para llevar datos a la nube.
  • El Pentágono seleccionó a Microsoft el 25 de octubre para trasladar datos sensibles del Departamento de Defensa de los Estados Unidos a la nube.
  • La decisión ha sido un revés para Amazon Web Services, líder del mercado, y para Jeff Bezos en particular.
  • El proceso de licitación para el contrato fue polémico e incluyó la participación de titanes de la tecnología como Oracle y se rumorea que Donald Trump llegó a interferir personalmente.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Amazon ha presentado una protesta ante el Tribunal de Reclamaciones Federales de los Estados Unidos en la primera acción formal de la empresa con sede en Seattle contra la victoria de Microsoft en la feroz batalla por el contrato de 10.000 millones de dólares con el Pentágono sobre computación en la nube.

Microsoft fue seleccionada el 25 de octubre para el controvertido acuerdo, denominado contrato Joint Enterprise Defense Infrastructure (JEDI), para trasladar los datos sensibles del Departamento de Defensa a la nube. Tiene un valor de hasta 10.000 millones de dólares en un período de 10 años.

"AWS tiene una experiencia única y está capacitada para proporcionar la tecnología crítica que necesita el ejército de Estados Unidos, y sigue comprometida a apoyar los esfuerzos de modernización del Departamento de Defensa", afirmó un portavoz de AWS en un comunicado. "También creemos que es fundamental para nuestro país que el gobierno y sus líderes electos administren las licitaciones de manera objetiva y libre de influencias políticas. Numerosos aspectos del proceso de evaluación de JEDI contenían claras deficiencias, errores y un inconfundible sesgo; y es importante que estos asuntos sean examinados y rectificados".

Microsoft no ha respondido de manera inmediata a la solicitud de información por su parte sobre esta acción de Amazon.

Leer más: Cerco al secretismo de las tecnológicas: los ingenieros reclaman saber para qué se usarán sus proyectos

La decisión fue una sorpresa, ya que se consideraba a Amazon Web Services como la elección más probable para el contrato por razones como su posición dominante en el mercado y su alto nivel de seguridad. Los expertos consideraron que la decisión fue "un gran tanto a favor de Microsoft" y, en el otro extremo, "un ojo morado para Amazon y Bezos".

El proceso de licitación fue polémico e incluyó la participación de titanes de la tecnología como Oracle y, al parecer, la interferencia personal del presidente Donald Trump, que se ha peleado públicamente con el CEO de Amazon y propietario del Washington Post, Jeff Bezos.

Trump quería "minar" el proceso de licitación de JEDI por temor a que Amazon Web Services ganara, según la CNN, y un inminente libro también afirma que Trump ordenó el año pasado al ex secretario de Defensa James Mattis que "arruinara las opciones de Amazon" para el acuerdo.

Oracle impugnó formalmente el proceso de licitación de JEDI, argumentando que estaba "plagado de irregularidades" que favorecían en gran medida a Amazon —incluyendo ofertas de empleo y gratificaciones encubiertas a funcionarios del Departamento de Defensa— y que el Pentágono establecía criterios injustos.

Un juez federal finalmente rechazó la protesta de Oracle y rechazó el intento de la compañía de ser reconsiderada para el contrato, al considerar que "los conflictos de intereses individuales no afectaron el proceso de adjudicación". Es decir, el juez del caso reconoció que hubo problemas, pero determinó que no inclinaron injustamente el terreno de juego.

IBM también pujó por el contrato. Google se retiró de la disputa antes de hacer una oferta formal, alegando posibles conflictos de intereses con su política de ética corporativa, así como una posible imposibilidad de cumplir con los términos del acuerdo.

Y además